AGENDAFebrero 10, 2017

Justicia por mano propia

Por Juan Carlos Bataller
Imagen anterior Imagen siguiente
Ladrones

De pronto la gente se cansa.

Y ante un hecho delictivo quiere hacer justicia por su propia mano.

Algunos – los más exaltados- llegan a decir: “¡Hay que matarlo!”, “¡quebrale las piernas!”.

Digámoslo claramente: alentar el “linchamiento” es criminal y suicida.

Pero no actuar ante el problema y creer que estamos ante un debate filosófico entre intelectuales alentado por políticos y periodistas, es también criminal y suicida.

Más aun en el caso particular de nuestra provincia donde el accionar delictivo –salvo contados casos – se circunscribe a delitos menores y no tiene la violencia que es común en otras ciudades.

Recuerdo hace un par de años una nota que escribí para mi columna La Ventana. La titulé “Piensen también en Claudia”

El tema sirve para ilustrar perfectamente la idea que quiero exponer. Decía así

“El hecho todavía vive en Claudia.

Cada vez que cuenta lo que sintió en el preciso momento en que un grandote intentó robarle la cartera, los recuerdos vuelven a su memoria.

Lo que le ocurrió a Claudia se repite por miles cada día a lo largo y lo ancho del país.

Pero siempre es diferente para las víctimas.

Para la ley puede tratarse de un robo o una simple tentativa.

Un hecho de los tantos que ni siquiera se investigan ni se procesa al delincuente. Sí, ya se. Un absurdo si consideramos las secuelas que pueden dejar en las víctimas.

Entre otras, esa película que se repite por las noches a gran velocidad en la mente de Claudia, con el grandote tomando su cartera, la reacción instintiva de no dejarse robar, el delincuente que la arrastra varios metros por la vereda, el dolor, las heridas, la intervención de su novio golpeando al ladrón, las tremendas patadas que le propinaron al delincuente circunstanciales testigos, los gritos de algunos diciendo “mátenlo, mátenlo!!!”

Pero lo peor es el temor que quedó clavado en algún rincón de Claudia.

Un temor, a veces parecido al pánico, que renace cada vez que debe caminar sola por alguna calle, cuando ve a un desconocido con apariencia de ladrón o cuando siente ruidos en los alrededores de su casa a mitad de la noche.

Y lo que es peor, saber que el delincuente quedó libre a los pocos días mientras su rehabilitación demandó meses.

Recordaba a Claudia a raíz de este debate que se viene desarrollando en el país ante lo que algunos denominan “linchamientos” y otros “justicia por mano propia”.

Yo quisiera al menos por una vez, dejar de lado los argumentos que he escuchado centenares de veces en estos días en labios de legos y profanos, de legisladores y jueces, de abogados y albañiles, de políticos y funcionarios.

Basta. Este es un tema que no admite militantes, sectarios ni fanáticos.

Ellos son también parte del problema.

Un problema que debe dejar los prejuicios y las emociones de lado y analizarse con la razón sino queremos que la bestia nos coma a todos

Dicho esto, hay algunas reflexiones que es necesario hacer.

1 – La primera es que en cualquier hecho traumático –robo, accidente, agresión- es hora de repensar aspectos que los hombres de leyes no llegan a valorar. Uno de ellos es el de las víctimas y la calificación del hecho. Un choque o la caída de un avión puede dejar heridos y muertos pero también víctimas que no participaron directamente del hecho. Pensemos: un niño de dos años que queda huérfano es una víctima que va a pagar durante toda su vida lo acaecido en un hecho del que no participó. La madre que pierde un hijo es también una persona que llevará un luto por vida.

Una mujer arrastrada cincuenta metros por un delincuente puede tener secuelas físicas y psíquicas para toda la vida. Y esto influirá en toda su familia. No puede considerarse un caso de robo o tentativa.

2 – La sociedad ya no acepta que cuando un delincuente entra armado en un negocio, un lugar público o un domicilio privado, si es detenido –durante el hecho o un mes más tarde, no importa-, la justicia pueda dejarlo libre por “falta de antecedentes” o porque es menor o porque la cárcel no tiene más capacidad o por la poca repercusión de un robo sin muertos o porque los abogados de delincuentes son más hábiles que los fiscales. Si entra armado, está dispuesto a matar. ¿Qué esperamos? ¿Que mate para interesarnos en el caso?.

Aunque el robo sea menor o no llegue a concretarse, la intención debe ser valorada. ¿Quién escucha a la víctima que se vió de pronto con una pistola en la sien o un cuchillo en el cuello? Los jueces tienen mil argumentos ´para justificar sus decisiones. Pero esto es lo que piensa gran parte de la sociedad que no tiene por qué intoxicarse con debates filosóficos y argumentos de biblioteca.

3 – Finalmente está el tema de la justicia por mano propia. Este es un tema gravísimo. Y está respondiendo a una cultura que se origina es un descreimiento del accionar del Estado –entiéndase Justicia- para garantizar seguridad, para aplicar penas y para trabajar en la rehabilitación de quienes delinquen. Un juez que trabaja de lunes a viernes y se toma 45 días de feria mientras las causas se acumulan, o una policía que no se maneja con criterios y tecnología del siglo XX, son también parte del problema.

Alentar la “justicia” por mano propia es suicida. Pero no actuar ante el problema y creer que estamos ante un debate filosófico entre intelectuales es realmente criminal.




Cumpleaños:

Andrea Romina Ontivero

• Noticias breves

GRATUITAS

Clases de apoyo para alumnos de la secundaria

Desde la Dirección de la Juventud informaron que se retomarán las clases de apoyo gratuitas para alumnos del secundario en distintas materias.
Los estudiantes interesados pueden inscribirse en la sede de la Dirección ubicada en Santa Fe 321 Este, Capital. Para informes el teléfono es 4222629.

HORA DEL PLANETA

Argentina se suma al apagón global contra el cambio climático

Este sábado, entre las 20.30 y 21.30 hora argentina, se llevará a cabo una vez más "La Hora del Planeta", una iniciativa que busca generar conciencia de la importancia de tomar acciones contra el cambio climático.

Vulnerability Scanner