HISTORIA CONTADAS CON 2 DEDOSMarzo 3, 2017

La tortuosa historia de la CAVIC

Por Juan Carlos Bataller
Imagen anterior Imagen siguiente
1979 Votación en la CAVIC. Esta foto fue tomada a fines de la década del 70 y constituye toda una curiosidad. Un viñatero da vuelta un tonel utilizado como urna en una votación de la entidad. Al fondo se ve al presidente de la corporación, Faustino Cattáneo. Su gestión fue calamitosa.
En la primera gobernación de Leopoldo Bravo fue creada la Corporación Agroeconómica Vitícola y Comercial (CAVIC). La base de operaciones de la firma que reunía a más de 10 mil viñateros de la provincia fue la antigua Bodega del Estado creada por Cantoni en los años ‘30 y refaccionada durante el gobierno de Américo García. En esta foto, tomada en 1964, aparece el gobernador durante una recorrida que hiciera a la bodega.

CAVIC nació para ser polémica. En estos días es centro de debate por el traslado de la Justicia. Aunque a decir verdad, no es la CAVIC sino lo que fue la Bodega del Estado a donde irían jueces, empleados y abogados.

Pero comencemos con una historia.

La anécdota merecería ser contada en una novela de García Márquez. Pero es real y habla mucho de nosotros, los sanjuaninos.

Entre idas y venidas y residencias en Buenos Aires y Roma, estuve seis años fuera de San Juan.

Durante muchos años fui un fiel habitué del café de la Galería Estornell. Precisamente, una de las cosas que extrañé cuando estuve fuera, fue esas charlas matutinas con amigos de siempre.

Pues bien, después de seis años fui al café. Y allí estaba el grupo de siempre. Me incorporé a la charla, como uno más.

Habrá pasado media hora y uno de los amigos exclamó:

-Pero… ¿vos no estabas en Italia?

Allí estaban, los amigos de siempre. Y hablando de los temas de siempre.

>>>

Uno de los temas inevitables de abordar en aquellos años era la CAVIC.

Fue sin duda una de las obras más discutibles de la primera gobernación de Leopoldo Bravo. Un absurdo monumental que en sus cinco letras, CAVIC, sintetizaba a la Corporación Agroeconómica Vitícola y Comercial.

La iniciativa surgió porque en 1963 los excedentes vínicos prometían una temporada desastrosa para los precios del vino y la CAVIC fue la respuesta de Bravo al problema.

Para ponerla en marcha el gobierno usó como base la vieja estructura de la Bodega del Estado -que 30 años antes había creado Cantoni en las calles Benavides y Tucumán y había sido refaccionada por Américo García. Y en sólo dos meses la transformó en una bodega industrializadora.

CAVIC no sólo fue una bodega sino también una oficina de empleos. Como que se contrataron 1.200 operarios.

Claro, yo venía de otras experiencias. Había estado en Villalonga, el pueblo de mis abuelos, productor de la famosa naranja valenciana. Allí todos producen naranjas, en mayor o menor escala.

Toda la producción la levanta, clasifica, embolsa y exporta a distintas regiones españolas y a todo el mundo, una cooperativa. Hasta a San Juan llega la naranja valenciana, igual que a Moscú o Nueva York. ¿Cuántos empleados tiene la cooperativa? Uno. El resto es personal temporario contratado para tareas específicas como la recolección y embolsado.

>>>

Pero estábamos en San Juan. El Estado conducido por Bravo instaló cuatro moliendas con fermentadores continuos con una capacidad de 750.000 litros cada uno y la bodega comenzó a funcionar.

Fue entregada a los viñateros para que se ocuparan de su administración y conducción. Don Eusebio Baltasar Zapata fue su primer presidente y más de 3.000 pequeños productores se inscribieron para participar y ellos mismos eligieron a sus autoridades.

Para la temporada 63/64, la CAVIC comenzó a comprar uva estableciendo un precio rentable para los productores. Y al entrar en el mercado con volúmenes tan fuertes, el resto de las bodegas tuvieron que amoldar sus precios a los establecidos. Los bodegueros se quejaron en vano de esta política que distorsionaba el libre juego de la oferta y la demanda.

>>>

Las internas en sus directorios hicieron que en años posteriores la CAVIC fuera varias veces intervenida. Su conducción fue acusada de crear problemas económicos y graves irregularidades que derivaron en causas judiciales y arresto para algunos de sus directivos e incluso de sus interventores.

Juan Carlos Yanello, fiscal de primera instancia, en marzo de 1980 expresó que el interventor detenido ese año “comprometió el patrimonio de CAVIC en un lapso menor a 4 meses por un monto aproximado a los 55 millones de dólares, lo que equivale casi al costo de la presa de Ullum o al presupuesto de la provincia”.

>>>

Para salvar la empresa, en julio de 1980 los viñateros decidieron en asamblea por 1.846 votos a favor y 6 en contra la transformación de la corporación en una cooperativa sin participación estatal. El sufragio fue secreto y en cuartos oscuros. La empresa se entregó saneada de deudas por 78 millones de dólares y con gran cantidad de vinos.

En 1986 surgieron los primeros interrogantes sobre un contrato de concesión de explotación industrial entre la cooperativa y la firma Viñedos y Bodegas Regionales San Juan SA, debido a que el documento revelaba que los vinos que el gobierno había depositado en el establecimiento estaban en mal estado. El gobierno intimó al Consejo de Administración de la CAVIC por supuestas irregularidades, sustituciones y ventas fraudulentas en las partidas de vino de propiedad del Estado.

Una nota de El Nuevo Diario decía: Uno de los informes de los fiscalizadores indicaría que faltan la friolera de 17 millones de litros de vinos, de los cuales 11 pertenecerían a los maquileros. Las fuentes aseguran que ese faltante tampoco figura como despachado, pero aparece en los libros en calidad de vino en depósito. Las irregularidades, según se estaría advirtiendo, se registran especialmente en las operaciones de canje, por las cuales CAVIC entregaba vino bueno y recibía vino no apto para el despacho para su posterior reparación. La mayor de esas operaciones se habría concretado con una bodega de Caucete, por un total de dos millones de litros.

Por entonces la falta de credibilidad ganada en el ambiente vitivinícola, más la imposibilidad de acceder a créditos para refinanciar el enorme pasivo acumulado, terminaron de liquidar a la agonizante CAVIC. Ya ni siquiera podía despachar vino porque no tenía caldos de su propiedad.

>>>

Recuerdo que en la edición número 15 de El Nuevo Diario del 22 de agosto de 1986 escribí una Ventana con el título “Estoy harto de CAVIC”. Allí decía:

“Confieso que estoy rompiendo una promesa: no hablar ni escribir más sobre la CAVIC. Es uno de esos temas que me agobian. Pero –como dijo Pablo- “aunque este sea el último dolor que ella me causa y estos sean los últimos versos que yo le escribo”, desde esta ventana pretenciosa voy a decir mi verdad, para que muchos digan que no es la verdadera.
EI gran drama de los sanjuaninos no es el monocultivo. El gran drama es que nos estamos transformando en monotemáticos. Quizás alguna vez, cuando la provincia vivía de la vitivinicultura, era insoslayable. Pero ya, por la complejidad que va adquiriendo nuestra sociedad, porque somos más de medio millón de sanjuaninos y –también- porque el futuro lo tenemos que construir entre todos, con todos y para todos, no es posible continuar atados a esta noria temática.

Hemos llegado a tal extremo que hasta tenemos nuestros profesionales del tema. Sí, es así. Hay gente que sólo puede hablar de la vitivinicultura y de la CAVIC. Pasan por las entidades, por la política, por la función pública, por la vida y el tema está ahí, siempre. Va, viene, gira, salta. Hasta que el sueño los vence. Y entonces sueñan que Baco ordena construirles una estatua pequeñita, sobre una de sus rodillas.
No importa que en el mundo haya irrumpido la informática, la telemática, la electrónica. No importa que aparezcan nuevos oficios y mueran antiguas artesanías. No interesa que la brecha tecnológica entre países se agrande y cada vez tengamos menos que repartir entre los nuestros. A lo sumo preguntarán: ¿Podremos conducir la CAVIC con la informática?
Si dejamos que sigan en su empeño, si seguimos por este camino, el día que se sequen las parras, quedaremos todos viudos.

Mi hartazgo con el tema CAVIC comenzó hace ya varios años. La vida y este oficio me obligaron más de una vez a radicarme fuera de la provincia. Y la historia siempre se repetía. Me iba, volvía, “vivía” San Juan a través de diarios que me enviaban o por relatos de amigos que me visitaban, y el tema era recurrente: siempre CAVIC envuelta en algún escándalo; que si debe ser cooperativa, que si es mejor que sea corporación, que… Era el tema, siempre, persistentemente siempre, mientras en el conjunto de la sociedad sucedían mil cosas y no cambiaba nada. Todos hablaban de CAVIC y CAVIC nos decía: “Bravo por San Juan…”
Por eso en estos días, cuando todos vuelven al tema recurrente, cuando algunos abogados andan con juicios bajo el brazo tratando de salvarse de la crisis, cuando otros profesionales comienzan a gastar a cuenta de futuras sindicaturas, cuando ciertos políticos hacen cálculos sobre los réditos que pueden significar conducir la empresa en la etapa electoral, yo rompo mi promesa de no hablar ni escribir más sobre la CAVIC. Porque creo que –como Joan Manuel- no nos dará mañana lo que no nos dio ayer, porque creo que los sanjuaninos merecemos depositar empeños en cuestiones más trascendentes, porque estoy convencido, en definitiva, que es un tema legítimo para unos pocos. Pero no para todos.
Por eso y consciente del riesgo de transformar esta ventana en la balsa de un solitario náufrago, rompo mi promesa y digo: Estoy harto de CAVIC”

>>>

En 1991 la cooperativa se declaró en quiebra.

A partir de ese momento fue clausurada y cesó definitivamente su actividad comercial. Finalmente en noviembre de 1994 los bienes fueron rematados para pagar a los acreedores.

Hoy la marca CAVIC es propiedad de una bodega mendocina – RPB, de la familia Baggio, que la comercializa como una segunda marca.

En pocas palabras, nuestra famosa CAVIC es ahora la marca de un vino mendocino.




Cumpleaños:

Rodolfo Mó Güell

Escribano

Fallecido:

Facundo Nicolás Speso Rodríguez

Falleció el 21/03-2017. Sus restos son velados en cocherías San...
• Noticias breves

Inscripciones para teatro en la Franklin

El 27 de marzo a las 19 en Biblioteca Franklin habrá reunión informativa para quienes deseen hacer teatro. Para niños (desde los 5 años) adolescentes, jóvenes y adultos prescripción en Biblioteca Franklin o al 2645041696 Flavia Dominguez.

Ya podés tramitar tu DNI

El camión fábrica del Registro Nacional de las Personas (RENAPER) estará en la provincia de San Juan desde el martes 14 de marzo hasta el jueves 23 en el horario de 9 a 17 hs.
* 14 al 17 de marzo: en el Jockey Club, República del Líbano 1799, Rawson.
* 18 al 20 de marzo en Pocito (calle Atencio y Proyectada s/n), barrio Bella Vista II.
21 al 23 de marzo en Chimbas, calle 11 de septiembre S/N, lote hogar nro 7 (Asociación Francisco I).
.El documento tiene un valor de $60

HASTA EL 31 DE MAYO

En Capital prorrogaron la renovación de Obleas de Discapacidad

Desde la Municipalidad de la Ciudad de San Juan, a través de la dirección de Tránsito y Transporte dependiente de la secretaría de Planificación Urbana informan la prórroga en renovación de obleas para aquellos usuarios que poseen el beneficio de Obleas de Discapacidad.
Las mismas se han prorrogado hasta el 31 de mayo del corriente año.

Vulnerability Scanner