MITOS Y VERDADESMarzo 6, 2017

Cómo viven los gitanos en San Juan

Conviven con nosotros pero solo los conocemos por las leyendas y rumores que se cuentan sobre ellos. Ante las noticias que generan mayor rechazo hacia este pueblo, El Nuevo Diario visitó a las familias que habitan en Rawson para saber cómo son y cómo viven. Un informe que muestra a una cultura que intenta integrarse y adaptarse al siglo XXI.

Imagen anterior Imagen siguiente
Cómo viven los gitanos en San Juan

El caso del “ángel rubio”, la pequeña María que fue encontrada en un campamento gitano en Grecia con una familia que no era la suya, llamó la atención internacional hacia el modo de vida de un pueblo, que sigue despertando misterio, sorpresa y hasta rechazo. Perseguidos durante siglos por su cultura nómade y rebelde, que lleva su patria a cuestas, los gitanos constituyen una de las comunidades que mayor fascinación genera en los occidentales, que desde chicos aprendemos a guardar distancia ante las advertencias de nuestros padres: “no te acerques a los gitanos porque te pueden secuestrar”; “cuidado con esas mujeres que te engañan con adivinanzas para robarte”…

Con ganas de conocer la verdad sobre estos mitos pero aún con algo de temor al rechazo que pueda provocarles la llegada de periodistas, recorrimos las zonas de Rawson en las que hoy viven más de 10 familias gitanas. A diferencia de épocas anteriores, en las que se los reconocía por las carpas que habitaban, hoy los identificamos por los autos que tienen en la puerta para vender a precios muy bajos. En el primer lugar, nos atiende un grupo de mujeres que está a punto de almorzar en una de las pocas carpas gitanas que quedan en San Juan. Cuando les explicamos el motivo de la visita, se niegan rotundamente. -No nos importa lo que piensen sobre nosotros. Dicen que robamos niños pero no es cierto porque tenemos chicos de sobra” dice ofendida una gitana de tez morena. Así nos retiramos a ver a otra familia gitana que vive en una casa. Nos recibe un grupo de jóvenes de entre 15 y 25 años. Son hombres que visten jeans y zapatillas y hablan sin problema. Nos dicen que las mujeres están adentro jugando a la Play y ante nuestra sorpresa, se ríen y aclaran que los tiempos cambiaron mucho. “Escuchamos reggeaton, tenemos Internet y usamos celular igual que ustedes” nos dicen con confianza, pero explican que “solo los hombres pueden dar información a los criollos”. En esas dos direcciones se mueve nuestro diálogo: entre el descubrimiento de que son muchas (más de las que pensamos) las cosas que nos unen y la sorpresa que nos generan las grandes diferencias que todavía existen. La más notoria es la lengua con la que se comunican entre sí: el romanés o romaní.

Los gitanos de Rawson y los “voyage”

A lo largo de su historia, los gitanos soportaron prohibiciones, persecuciones y matanzas pero se negaron a la asimilación y mantuvieron vivas sus costumbres. En la actualidad, existen unos 6 millones de gitanos en el mundo. En la Argentina hay más de 300 mil y aunque muchos se encuentran en situación de precariedad, la mayoría vive en casas y empieza a echar raíces, aunque no deja de viajar por negocios.

En San Juan, los gitanos están concentrados en Rawson. La familia Yancovich cuenta que esto se debe a que “es un lugar más tranquilo y si pasa algo, están todos comunicados”. Al hablar sobre su cultura distinguen entre dos tipos: los gitanos, a los que ellos pertenecen, y los “voyage”, que “no viven en San Juan y se dedican tanto a sacar fotos con los ponys como a cometer delitos y drogarse”.

Escolarización de 1 semana

Cuando llegamos a sus casas en un día de semana, vemos varios niños que juegan junto a los autos. Los mayores cuentan que los chicos no van a la escuela.

-Van un tiempo para aprender a leer y escribir pero después no los obligamos- explican.

Un chico de 8 años dice que solamente asistió una semana, el mismo tiempo de escolarización que tuvo Ariel Juan, que hoy tiene 18.

-Todavía quedan gitanos que no saben leer y escribir- dice.

Más allá de esto, la familia recibe la Asignación Universal por Hijo y no muestra demasiada preocupación por el incumplimiento. En la escuela, los niños suelen ser víctimas de algún tipo de discriminación, que se extiende hasta la edad adulta. -Empiezan a sobrarte, te dicen que no servís y te discriminan- dice Ariel.

Aunque la discriminación los aleja de la escuela, los especialistas en integración cultural sostienen que la deserción escolar profundiza la separación y la intolerancia. Más allá de esto, las familias que viven en Rawson aseguran que tienen una buena convivencia con los vecinos.

Casarse por una dote de 30 mil pesos

La unión matrimonial es uno de los temas que más marca las diferencias culturales con el pueblo gitano. Ellos lo explican con total naturalidad: para casarse, el hombre debe pagar un precio por la mujer. En tono de broma, Ariel dice: -las mujeres valen plata pero a los hombres se los pueden llevar tranquilos-. Cuando les preguntamos qué precios se manejan, explican que en San Juan se paga 30 mil pesos por la dote. Este acto no se realiza con ningún papel como tampoco la unión en sí. -No pasamos por civil sino que directamente hacemos una joda en las casas o en clubes- explica Alfredo, que señala que después del matrimonio la mujer debe usar un pañuelo en la cabeza.

-¿Cómo es el rito del casamiento?

-Ponés la plata y la llevás. Si después se quieren separar, pueden hacerlo pero no te devuelven la plata. Igual no nos separamos tan fácilmente porque nos duele, como a todos. Se trata de conservar la virginidad en la mujer porque es el orgullo del padre de familia. A los varones se les permite más casarse con criollas pero para la mujer es más difícil porque las protegemos más. Además el noviazgo casi no existe porque las parejas deben casarse a los 2 o 3 días y si pasa más de una semana te ponen una multa.

Venta de autos, a precios muy bajos

-Vendemos de todo, desde sábanas y cortinas hasta vehículos, baterías y aluminio- cuenta uno de los jóvenes. En la actualidad casi todos los gitanos se dedican a la venta de autos, que es lo que más dinero genera. Desde niños, aprenden las habilidades de comerciante y alrededor de los 12 años comienzan a trabajar. Ariel dice que a los gitanos no les gusta trabajar en relación de dependencia.

-El único jefe es el padre de familia- asegura.

Ariel dice que este modo de vida les permite manejar sus tiempos. Así se impone un esquema inverso, en el que los fines de semana son días de mucho trabajo y el lunes de descanso. Las mujeres venden artículos menores casa por casa o se dedican a las tareas del hogar.

De perseguidos a católicos y evangelistas

En la religión primaria del pueblo gitano reinaba el misticismo y el trato con Dios era directo y personal y no hacía falta dirigirse a templos especiales. Al cuestionar la autoridad eclesiástica, los gitanos fueron rechazados por la Iglesia Católica. Sin embargo hoy queda muy poco del antiguo credo y en la actualidad hay muchos gitanos católicos mientras que un porcentaje considerable se ha volcado hacia el evangelismo. En la familia Juan hay lugar tanto para los católicos como para los evangélicos y de hecho una tía dirige una iglesia de esta clase. Así, esta familia festeja tanto Navidad como Año Nuevo y celebra con gran algarabía el Día de la Virgen, el 8 de diciembre.

Una cultura de clan dominada por el hombre

“La familia es lo más importante de todo” dicen los jóvenes de las familias Juan y Yancovich. Siguiendo la tradición de familia numerosa y patriarcal, los gitanos imponen límites a las mujeres, aunque a la luz del siglo XXI han comenzado a reconocerles ciertas libertades. Sin embargo, admiten que esta estructura ha llevado a muchas mujeres a huir de la comunidad.

-Si quieren irse pueden hacerlo porque alguien que te falla no puede estar acá- explican.

Sin embargo, si la mujer acepta vivir como gitana debe soportar el “reto” del hombre si infringe las normas. Cuando les preguntamos si alguna vez se las reprime con golpes, aseguran que este tipo de castigos ya quedó en el pasado.

-Hombres de jean, mujeres con ropa gitana: Mientras los hombres usan jeans y la última remera de moda, las mujeres se visten con las típicas polleras largas, a partir de los 7 u 8 años.

-La mujer no puede andar de pantalón porque es una falta de respeto al hombre y a la comunidad- dice Gustavo.

-Las tareas del hogar: Los trabajos en la casa siempre quedan a cargo de la mujer, que empieza a realizarlos desde niña “apenas puede con la escoba”.

-Salidas hasta las 21 hs: Entre los “permisos” que ellas tienen se encuentra la posibilidad de salir a pasear, ir a comprar o ir a tomar mate con las vecinas. Sin embargo, siempre deben pedir permiso al hombre y sus salidas no pueden extenderse hasta más allá de las 21 ni salir a boliches como ellos.

“Todos trabajamos para una sola caja”

-La búsqueda de la independencia: En la estructura de la familia gitana, los hijos viven en la misma casa con sus respectivas familias y entregan el producto de su ganancia al padre.

-Todos trabajan para una sola caja pero en algún momento quieren independizarse- dice Daiana.

-Métodos anticonceptivos: La mayoría de las parejas tiene hasta 10 hijos, hasta que la mujer tiene unos 28 años, y no usan métodos anticonceptivos sino hasta después de tener esta cantidad de niños.

-La muerte de un familiar: Cuando algún gitano fallece, la familia lo entierra en un cementerio común pero a los 2 o 3 meses se reúne para celebrar una especie de misa.

-Vamos a una cancha o un camping y ponemos un mantel grande sobre la tierra con muchas frutas y comida. Se ponen velas y damos vueltas alrededor cantando y recordando al fallecido- cuenta Alfredo.

Votar sin saber a quién

Están conectados con el mundo a través de la tecnología pero no manifiestan interés por las cuestiones sociales y políticas.

-El domingo cuando fui a votar agarré cualquier papelito para no perder mucho tiempo. Vamos porque es obligatorio- cuenta con sinceridad Alfredo Yancovich.

Cuando les preguntamos si saben quiénes ocupan los cargos de presidenta y de gobernador de San Juan, algunos guardan silencio y miran con cara de duda pero Ariel responde con mayor seguridad: -Sé que Gioja está accidentado y sabemos de Cristina por la tele-. Sin embargo, reconoce el mismo desinterés de su grupo: -no nos interesa lo que hacen ellos-.

“Nos estafan porque confiamos en la gente”

No tienen un código de leyes escritas sino que se rigen por normas transmitidas por tradición oral. Sin embargo, con el avance de los tiempos debieron apelar a contratos más fiables que la palabra. -Nos han estafado muchas veces porque tenemos confianza en los otros- dice Gustavo, quien asegura que -al revés de lo que se cree, son más las veces que los criollos estafan a los gitanos que viceveresa-.

Antiguamente los gitanos tampoco guardaban su dinero en los bancos pero ahora sí apelan a estas instituciones porque dicen que “ya no se puede tener la plata en la casa y la gente no se fija si sos criollo o gitano para robarte”.

Sin cuotas ni obra social: la cultura de la inmediatez

“Nosotros queremos todo rápido” dice Ariel Juan para explicar el porqué de muchas decisiones que nos resultan sorprendentes. En el área de los negocios, venden autos a precios mucho más bajos, con tal de concretar la operación rápidamente. -Si en una semana no lo vendemos acá, vamos a otra provincia porque queremos el dinero rápido- explica Ariel. Además, le huyen a los sistemas de cuotas, que alargan los planes inmediatos que tienen.

Las vacaciones constituyen otro de los aspectos que nos diferencian ya que ellos manejan sus propios tiempos y no dedican un período del año para descansar. La cultura de la inmediatez también influye en la salud y determina que los gitanos prefieran las clínicas en vez de los hospitales públicos. -No tenemos obra social y si hay alguna urgencia, vendemos todo y pagamos de contado- dice Pablo Yancovich.

Los mitos y el miedo que persiste hacia los gitanos

Hace varios años, la telenovela “Soy gitano” puso el foco en esta cultura pero provocó las denuncias en el Inadi de miembros de esta comunidad, que se sentían ofendidos ante una representación que los pintaba “con los peores estereotipos: mafiosos, ladrones, promiscuos, hechiceros, estafadores, conspiradores y asesinos”. Más allá de la ficción, muchas de estas conductas forman parte del imaginario popular y aunque a veces las crónicas policiales los incluyen en distintos delitos, ellos se defienden:

-Si hay un gitano que roba, hay 100 criollos que roban y matan- dice Ariel Juan.

-Los que roban, matan y se drogan ya no son gitanos porque si alguno hace eso, lo echamos- dice el joven.

Las familias Juan y Yancovich dieron su versión sobre los delitos de los que se los acusa:

-Autos “mellizos”: Alfredo Yancovich afirma que -tal vez haya gitanos que venden autos duplicados pero esto no sucede en provincias como San Juan. Además son más las veces que nos engañan a nosotros con autos robados o que tienen deuda de patente-.

-Secuestro de niños: Ante esta acusación, los gitanos aseguran: no robamos niños, nosotros tenemos muchos hijos- dicen mientras aclaran que estas ideas llevan a una gran discriminación hacia su gente.

-El robo y la quiromancia: Son comunes las historias del robo de relojes u otras pertenencias por parte de gitanas que se acercan a la gente con la excusa de “leer la mano”. Los Juan aseguran que la quiromancia es una costumbre en desuso, que “queda solo en algunas mujeres mayores” e indican que la ley gitana prohíbe el robo y repiten que esto pasa solo en las grandes ciudades.


NOTA PUBLICADA EL 1 DE NOVIEMBRE DE 2013 EN EL NUEVO DIARIO.




Cumpleaños:

Marcela Podda

Periodista, Conductora de Radio y Televisión

Fallecido:

Carlos Amadeo Tello

El sepelio se realizará hoy, a las 09:00 horas, en el cementerio...
• Noticias breves

GRATUITAS

Clases de apoyo para alumnos de la secundaria

Desde la Dirección de la Juventud informaron que se retomarán las clases de apoyo gratuitas para alumnos del secundario en distintas materias.
Los estudiantes interesados pueden inscribirse en la sede de la Dirección ubicada en Santa Fe 321 Este, Capital. Para informes el teléfono es 4222629.

UNSJ

Testeos gratuitos de VIH, sífilis y hepatitis

Desde el Ministerio de Salud informaron que en las facultades pertenecientes a la Universidad Nacional de San Juan y en la Escuela de Música se realizarán de manera gratuita análisis para conocer si tienen VIH, Sífilis o hepatitis.
El testeo se realizará desde el lunes 24 de abril al 17 de mayo y los resultados estarán en una hora. Los únicos análisis que llevarán más tiempo será el del Hepatitis C, que los resultados serán entregados a un mes de ser realizados.

HORA DEL PLANETA

Argentina se suma al apagón global contra el cambio climático

Este sábado, entre las 20.30 y 21.30 hora argentina, se llevará a cabo una vez más "La Hora del Planeta", una iniciativa que busca generar conciencia de la importancia de tomar acciones contra el cambio climático.

HASTA EL 31 DE MAYO

En Capital prorrogaron la renovación de Obleas de Discapacidad

Desde la Municipalidad de la Ciudad de San Juan, a través de la dirección de Tránsito y Transporte dependiente de la secretaría de Planificación Urbana informan la prórroga en renovación de obleas para aquellos usuarios que poseen el beneficio de Obleas de Discapacidad.
Las mismas se han prorrogado hasta el 31 de mayo del corriente año.

Vulnerability Scanner