TEMAS DE LA JUSTICIAMarzo 13, 2017

Un país serio

Por Eduardo Quattropani
Imagen anterior Imagen siguiente

v Traigo a colación, en esta columna, un tema motivo de discusión y tratamiento la semana próxima pasada en una cena con amigos, con esos amigos que, por su cultura, hacen de gimnasio del cerebro, ejercitan la capacidad de pensar y razonar.

v Frecuentemente sostenemos cuando abordamos un tema puntual: “…es que no somos un país en serio, pues en uno que si lo es, esto no ocurre…”, e inmediatamente ejemplificamos como es en ese determinado país el asunto.

v El problema, creo yo, está dado en creer o postular que se puede traspolar –como en un quirófano- una institución, una conducta, una legislación, un modo de actuar, un modo de ser de una cultura a otra, de una sociedad a otra.

v El problema mayor es que se tiene una idea mágica del asunto, esto es, se pretende que, sin tocar el fondo o las raíces culturales, simplemente se actúe como lo harían en una sociedad con una cultura, una organización y una escala absolutamente distinta.

v Así, queremos analizar la Justicia sin analizar las facultades de Derecho, los programas, los concursos y las carreras en ellas, el modo de reclutamiento, etc.; así queremos analizar las medidas gremiales sin analizar las organizaciones sindicales, así queremos hablar del Estado sin analizar la organización y funcionamiento de los partidos políticos; pues, al parecer, tenemos capacidad o tendencia a solo abordarlas desde lo superficial, a vuelo de pájaro que se dice.

v Así en Educación, en Salud, en materia impositiva, en control de Policía, en Seguridad, postulamos modelos a adoptar sin tener la cultura y la formación ciudadana que los avale y les de viabilidad.

v Lo mágico no existe (salvo en el mundo de los niños), un país en serio es en el que vivimos; ahora bien, si lo que pretendemos es vivir en un país serio debemos comenzar a ponernos de acuerdo en cuestiones básicas, hasta hoy irresolutas, para peor, sin vislumbrarse posibilidad alguna que ello ocurra.

v En verdad bueno es nos preguntemos si en verdad nos gustaría ser distintos y, en su caso, qué estamos dispuestos a hacer para que ello ocurra, en qué consistiría nuestro aporte.




Cumpleaños:

Eugenia Beatriz Cortez

Vulnerability Scanner