VITIVINICULTURAJulio 21, 2017

Fraccionamiento en origen: precio y mercado

Por
Imagen anterior Imagen siguiente

En notas anteriores he explicitado mi opinión acerca de lo que debe entenderse por calidad del vino, cuando el tema se sitúa en el trasluz de la actual coyuntura de nuestra industria.
En mi experiencia de muchos años en el quehacer de esta actividad, me ha tocado dialogar con no pocos románticos de nuestro medio, que con escaso conocimiento de la real condición del mercado, suponen que, si se llevará a los centros de consumo el vino de la calidad que ellos acá aprecian, el mercado experimentaría algo así como un colapso ocasionado por un desmesurado crecimiento de la demanda. Quizá sea responsable de esta ingenua parcialidad la conseja generalizada de que en los centros de consumo no se venden más que vinos no genuinos y fraudulentos.
Y lo más grave no es que algunos lugareños, menos informados piensen así y lo digan en alta voz y lo pregonen como cosa cierta y comprobada. Más grave es, indudablemente, que otros lugareños —periodistas algunos de ellos— piensen lo mismo y lo digan, sin cuidar de evitar las generalizaciones, casi siempre injustas, siempre agraviantes y de ninguna manera favorables a la promoción de nuestros producto en el mercado. Siempre será verdad que es más fácil blandir adjetivos que presentar pruebas.
Pero, las cosas en el mercado no son tan espectaculares. Aún suponiendo una calidad excepcional no suele ser tan decisiva para monopolizar el mercado. Existen otras variables que influyen en la demanda.

Refirmo mi convicción de que existe un concepto de calidad que puede considerarse universal, pero sólo es aplicable a los grandes vinos originarios de varietales finos y de factura y crianza artesanales.
Pero ese concepto no es aplicable a vinos producidos industrialmente, con uvas de un cepaje colecticio —como el nuestro— donde abundan las variedades rústicas, con cuyos caldos es posible obtener vinos genuinos, muy del gusto del consumidor medio, pero extraños al concepto de calidad aludido anteriormente.
Y no debe desairarse al consumidor que sustenta esta otra calidad de perfil más multitudinario y democrático. De existir el poder adquisitivo de otros tiempos, este público y no el exquisito es el que ayudaría a solucionar el problema vitivinícola.




› Encuesta

Cumpleaños:

César Eugenio Aguilar

Ingeniero civil, diputado provincial

Fallecido:

Simona Sabina Mercado

El sepelio se realizará hoy, a las 10 horas, en el cementerio Pa...
Vulnerability Scanner