DOCUMENTALAgosto 15, 2017

Con sala llena, arrancó la reproducción de "Las últimas voces del terremoto"

El documental de la Fundación Bataller y Solaura, se exhibe en el Auditorium del Teatro del Bicentenario. Mirá el adelanto.

Adelanto de Las últimas voces del terremoto

Imagen anterior Imagen siguiente
Presentación de Las últimas voces del terremoto
Reproducción de Las últimas voces del terremoto
Terremoto en San Juan
Reproducción de Las últimas voces del terremoto




Fueron 10 mil muertos, 9 mil heridos graves, 4 mil heridos leves. El 90% de la ciudad quedó destruida. Pasaron poco más de 73 años de la mayor tragedia natural de Argentina.

El martes 15 de agosto se presenta un nuevo trabajo de la Fundación Bataller junto a la productora Solaura: una película –documental que rescata las últimas voces del terremoto. El testimonio de personas que vivieron la tragedia y cuentan lo que ocurrió aquel fatídico 15 de enero de 1.944.

La película-documental buscó el testimonio de quienes sobrevivieron a la tragedia que contaron diferentes situaciones vividas. Además, relataron cómo era San Juan en esos años, cómo fue la reconstrucción, qué pasó con los niños huérfanos y fuertes testimonios de vida, mezcla de tragedia y de proezas.

Para la realización de la película-documental, se contó con el aporte del Fondo Argentino de Desarrollo Cultural y Creativo del Ministerio de Cultura de la Nación y el apoyo de instituciones y empresas.

El terremoto de 1.944 marcó una profunda ruptura en la sociedad sanjuanina. Fue, sin duda, la mayor catástrofe de la historia argentina.

Han pasado ya más de siete décadas de esa tragedia y pocos son los sobrevivientes que pueden dar un testimonio de lo que en esta ciudad ocurrió.

En pocos segundos murieron 10 mil personas, más de 15 mil resultaron heridas y casi el 90 por ciento de la edificación, diseminada en una superficie de 200 kilómetros cuadrados, quedó reducida a escombros o inutilizable. Demasiado para una ciudad de ciento cincuenta mil habitantes donde la vida ya nunca sería igual.

Con el terremoto no sólo sucumbió la ciudad colonial sino que todo fue distinto. Hubo una gran emigración, quedó gravemente afectada la economía tradicional, durante años imperó un sentimiento colectivo de precariedad, temas tan elementales como evitar las epidemias, comer, tener un techo bajo el cual dormir, pasaron a ser prioritarios.

A los efectos del terremoto, se agregaron los del posterremoto.

La Nación invirtió durante dos décadas cuantiosas sumas en la reconstrucción de la ciudad; el Estado, hasta entonces casi ausente en el desarrollo de la sociedad, pasó a tener un rol fundamental. Aparecieron negocios, profesiones, trabajos, pocas veces relacionados con el aparato productivo, los que durante años suplieron el estancamiento del viejo modelo. Surgió así una nueva cultura.

La premisa de aquellos años fue “hay que sepultar tanto dolor y comenzar de nuevo”.

Así fue como se derrumbaron edificios que podrían haberse rescatado, nació un verdadero culto de “lo nuevo”, se acentuó el éxodo de la zona rural a la ciudad y el inmigrante ganó su derecho definitivo a ser considerado sanjuanino, dejando de lado sus originales identidades culturales, con el consiguiente cambio de los hábitos sociales.

Durante medio siglo los sanjuaninos obviaron toda referencia al terremoto.

Una prueba de ello es que no hubo un sólo testimonio -un monumento, una plaza, una calle, una simple placa- que recordarán la gran tragedia ni tampoco la tremenda epopeya que significó reconstruir la ciudad en el mismo sitio.

Hoy la provincia de San Juan tiene 700 mil habitantes, más de la mitad de los cuales vive en el Gran San Juan, en aquellos 200 kilómetros cuadrados que destruyó el sismo.

No más de 10 mil sanjuaninos pueden guardar en su memoria recuerdos de lo que fue este sitio antes del terremoto.

Los niños sanjuaninos -y lo mismo ocurrió con sus padres- han crecido sin observar testimonios edilicios de su pasado pues las calles, las iglesias, las escuelas, los edificios públicos de su ciudad, no son los que existían antes de 1.944. Aunque en muchos casos ocupen el mismo lugar que los originales, todos fueron construidos en la segunda mitad del siglo XX.

No sólo los edificios son otros

Ya no existen los bancos que surgieron a principios del siglo XX con el esfuerzo y los capitales sanjuaninos; dejó de producir la mayor parte de las grandes bodegas de aquella época; el nieto del inmigrante dejó de trabajar la tierra, desaparecieron los diarios que entonces se editaban y recién ahora el terremoto comienza a ocupar un capítulo en los libros de historia. En esta nueva ciudad, reconstruida bajo normas sismos resistentes, con amplias avenidas y anchas veredas, casi todo es posterior al terremoto. Desde las universidades hasta el arbolado público. Desde las instituciones y clubes hasta las empresas.

Es como si la vida hubiera comenzado después del terremoto

No hay testimonios edilicios que permitan mostrar a las nuevas generaciones o a los visitantes, los lugares donde se gobernó, se oró, se educó, se divirtió o se trabajó.

Las raíces quedaron sepultadas. Por los escombros primero. Y por las capas de hormigón armado después.

Y junto con esas raíces, evidentemente, quedaron enterradas pautas culturales que hoy muchos sanjuaninos extrañan al ver adormecido aquel espíritu pionero que doblegó al desierto transformándolo en un vergel y generó uno de los sitios más prósperos de la Argentina.

En ese contexto surge la película de la Fundación Bataller. Entre investigar, realizar las entrevistas, filmaciones, la edición y producción, la postproducción, llevó más de un año de trabajo. No fue fácil conseguir los testimonios de gente mayor, algunos cerca del siglo de vida, hubo que tener mucha paciencia y se consiguieron voces maravillosas que relataron lo sucedido como ellos lo vivieron, con heridas que en algunos casos aún no cicatrizan. Es un documental que emociona, que nos transporta a lo sucedido.

Se trabajó sobre la base de un guion de la Fundación Bataller que ya realizó otros trabajos sobre el tema como San Juan tres momentos y Aquí nos quedamos.

Un numeroso equipo actuó en la película con la dirección y edición de Mariano Eiben.

La cita es el 15 de agosto, con entrada libre y gratuita, a las 19 horas, en el Auditorium del Teatro del Bicentenario.




Cumpleaños:

Gema Mareca González

Directora del Centro de Arte “Jelú”

Fallecido:

Miguel Esteban Rodriguez

Sus restos serán trasladados hoy, a las 11 horas al Crematorio M...
• Noticias breves

EL 19, 20 Y 21

Fiesta Provincial de la Punta de Espalda

El 19, 20 y 21 de agosto se llevará a cabo esta celebración que tendrá lugar en el ex Estadio Abierto Parque de Mayo.
Habrá números artísticos, artesanos, un espacio de promoción de las Rutas del Vino y del Olivo y una exposición de dinosaurios.
La entrada general será de $50, jubilados y niños abonarán $20.
La venta anticipada de las entradas es en Data 2000 y en Puerto Madero (Av. Libertador 625 Oeste).

DOCUMENTAL

Las últimas voces del terremoto

El martes 15 de agosto, a las 19 en el Auditorium del Teatro del Bicentenario, se presenta un nuevo trabajo de la Fundación Bataller junto a la productora Solaura: una película –documental que rescata las últimas voces del terremoto. El testimonio de personas que vivieron la tragedia y cuentan lo que ocurrió aquel fatídico 15 de enero de 1.944.

Convocan a jóvenes sanjuaninos a unirse a la Armada Argentina

Están abiertas las inscripciones para la Escuela de Suboficiales (dura 2 años y cierra la inscripción el 6 de octubre) y Escuela Naval Militar de la Armada Argentina (dura 5 años y cierra la inscripción el 10 de noviembre). Los requisitos son: -Aprobar exámenes médicos, de perfil laboral, físicos y de aptitud militar. -No tener más de 24 años -Secundario completo (se pueden inscribir cursando el último año) -Exámenes académicos en San Juan en octubre o diciembre. Ingreso en febrero de 2018. Se facilitan programas, bibligrafía, etc. Cabe destacar que la inscripción, alojamiento, vestuario, material de estudio y cobertura médica gratuita. Percibe una remuneración mensual mientras estudia equivalente al salario mínimo vital y móvil (actualemnte 8.060 pesos). Aquellos que quieran averiguar más datos personalmente a Alem 487 Sur, de 8 a 14 o por teléfono 4223744 o por mail a ingresosanjuan@ara.mil.ar

Vulnerability Scanner