TEMAS DE LA JUSTICIAAgosto 18, 2017

Hay equipo

Por Eduardo Quattropani
Imagen anterior Imagen siguiente
Poder Jucial. Flagracia

v Resulta realmente sorprendente verificar, en los hechos, cómo reaccionan las personas cuando reciben un estímulo positivo, cuando se sienten parte importante –junto a otros- de un proyecto, de una misión.

v Resulta, también, llamativo observar cómo personas, funcionarios, integrantes de diferentes instituciones logran, casi naturalmente, compartir esfuerzos en busca de una finalidad común.

v Lo primero se exterioriza en el ámbito de fiscales y ayudantes fiscales quienes, por vez primera, hacen trabajo de campo, unos a otros apoyándose, ofreciéndose colaboración, dándose consejos respecto a procedimientos, trasladándose, fuera de sus respectivos turnos, al lugar del hecho.

v No existe impedimento alguno en decir, en términos futbolísticos, que se ha instalado cierta “mística en el ejercicio de la función”, cada uno siente orgullo de lo que hace y de su resultado.

v Lo segundo se hace realidad cuando se observa a fiscales y policías uniendo esfuerzos, respetándose, aprendiendo uno del otro, tolerándose, sintiéndose apoyados y apoyando al otro.

v Todo ello tiene un principio, la voluntad política y tiene un instrumento, un sistema razonablemente instalado. Flagrancia.

v La enseñanza, entre otras, es asumir que solo dentro de un sistema ordenado, razonable y efectivo el trabajo rinde, se puede valorar a las personas en el ejercicio de la función y se exterioriza, o no, el compromiso con el servicio.

v La enseñanza es, debe ser, que sin sistema todo es o parece ser igual; no existe, por lo general, parámetro para valorar la prestación ni al recurso humano, es más, sin sistema no hay equipo, no se da esa mística de la que hablamos, sin sistema solo hay anarquía.




Cumpleaños:

Juan Carlos Turcumán

Abogado, Juez del Tribunal Oral Federal
Vulnerability Scanner