TEMAS DE LA JUSTICIAAgosto 25, 2017

Paso a Paso

Por Eduardo Quattropani
Imagen anterior Imagen siguiente

v Pasaron las PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) y, antes y después de ello, se discutió sobre la conveniencia o no de su sostenimiento.

v Dejo dicho que, tengo para mí, la intención que se tuvo al legislar ese instituto fue, realmente, la de fortalecer la vida interna de los Partidos Políticos, promover la democracia interna, fortalecer la participación democrática lo que, junto a fijar fechas inamovibles para los actos electorales, transparentan la participación ciudadana.

v En efecto, creo, las PASO tanto en el orden provincial como en el orden nacional, han servido para obstaculizar o, como mínimo, dificultar la competencia interna, se han constituido, en general, en una molestia para el Gobierno, oposición, ciudadanos, etc.

v Tengo para mí, también, que institutos como las Primarias, útiles para otras culturas políticas, no lo son tanto para la nuestra; creo que, más bien, no existiendo verdaderos sistemas de Partidos Políticos y Electoral, las Primarias en análisis se han convertido en una especie de parche sin sentido práctico alguno.

v Reitero lo ya dicho, en cuanto no resultan siempre exitosos; sino que más bien, de ordinario, suelen fracasar la traspolación de institutos de una cultura a otra, máxime cuando se pretende pasar del no sistema al sistema.

v Bueno es decirlo, somos extraordinarios en burlar las finalidades tenidas en vista por los legisladores. No hay con que darnos en ese aspecto.

v Creo, así lo entiendo, deberíamos darnos a la tarea de rediscutir total o parcialmente el instituto de las PASO, la Ley de Partidos Políticos, el Sistema de Alianzas, etc.; de modo tal de dar certidumbre y frutos democráticos a uno de los pilares del sistema democrático. Creo.




Cumpleaños:

Nilda Adriana Rodríguez De Espínola

Vulnerability Scanner