HISTORIAS CONTADAS CON 2 DEDOSAgosto 25, 2017

Reflexiones tras la presentación de las Ultimas voces del terrmoto: Oiga… ¿está cómodo en su sillón?

Por Juan Carlos Bataller
Imagen anterior Imagen siguiente
El sanjuanino Salvador María del Carril, fue el único argentino que llegó a presidir los tres poderes del Estado Nacional.
Las hamburguesas -Mc Donlads, Burguer- son más populares entre los chicos que las empanadas o el asado.
El terremoto de 1944, dejó un saldo de 10 muuertos y 13 mil heridos además sus edificios y gran parte de su cultura transformados en escombros

Este mundo nos puede gustar o no.

Es más, si de algo podemos estar seguros es que esto no lo inventamos nosotros. Ni usted ni yo.

Y aunque nadie nos pidió una opinión antes de ponerla en marcha, es innegable que vino para quedarse.

El fenómeno de llama globalización.

Y aunque nos cueste mucho ser parte de ella y sea cada vez menor nuestro poder de decisión, lo concreto es que tampoco podemos quedarnos afuera del acelerado proceso.

La globalización es el proceso por el que la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo unifica mercados,

sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global.

Uno de los resultados es que los modos de producción y de movimientos de capital se configuran a escala planetaria, mientras los estados nacionales y sus gobiernos van perdiendo atribuciones ante lo que se ha denominado la "sociedad en red".

De pronto y sin que buena parte de la sociedad lo advierta, la cultura global entra en nuestras vidas.

Las mentes más jóvenes son el campo más propicio para lograr esa culturización acelerada que se expresa a través de las comidas, el deporte, el cine, los contenidos de las redes sociales y hasta las formas de producir y trabajar.

Y acá viene la primera reflexión.

No llegamos a entender que la cultura es la representación de lo mejor y más valioso de nuestro patrimonio, un legado que es necesario conservar, que pertenece a todos y que por ello debe ser transmitido, aprendido e interiorizado.

Le doy algunos datos:

>El cinco por ciento de los países produce el 95 por ciento de los contenidos culturales que todos consumimos. Ese cinco por ciento de países que van imponiendo sus culturas –sin necesidad de armas ni guerras como hacían antiguamente los conquistadores- van cambiando rápidamente nuestra forma de vida, nuestros hábitos, nuestras costumbres.

>Pero hay más: de cada 10 mil habitantes, sólo uno produce contenidos culturales y 9.999 sólo consumen.

>El 40 por ciento de la población sanjuanina no tiene acceso a la televisión sanjuanina. La televisión satelital, manejada desde los Estados Unidos, no sube los programas locales.

>Hay gente que no lee diarios, ve televisión satelital y no escucha radios o escucha las emisoras foráneas. ¿Consecuencias? Ni siquiera sabían quiénes eran los candidatos locales en las recientes elecciones legislativas.

>La ausencia de televisión local y la fuerte penetración foránea, hasta han cambiado el idioma en muchos niños más pequeños. Términos como nevera, carro y el tratamiento de tu son cada día más comunes.

>Pocos son los menores de 25 años que leen libros, diarios o revistas. Tampoco ven televisión abierta o escuchan radios AM. Para ellos las vías de comunicación se llaman Instagram, Twitter, Facebook, Whatsapp, Youtube, Snapchat, Spotify, youtube, Pinterest, badoo o Google.

>Los partidos de la NBA tienen más seguidores que el básquet argentino. Muchísimo más que el básquet sanjuanino.

>El fútbol español, el italiano, el inglés y el francés compiten con el futbol local. Nuestros niños saben cómo forma el Barcelona pero no conocen a la mayoría de los jugadores de Boca, River o San Martín.

>Las hamburguesas –Mc Donalds, Burger- son más populares entre los chicos que las empanadas o el asado.

>Los personajes de Disney están en las mochilas y cuadernos de casi todos nuestros hijos y nietos.

>Los celulares se han transformado en objeto de culto –indispensable- para todas las edades. Están más presentes en las mesas familiares que los diálogos con padres y abuelos.

>Igual que HBO, Movicity y Fox y Disney desplazaron a los videos clubes, hoy plataformas como Netflix o youtube están desplazando a las salas de cine.

>El deporte nacional está siendo cooptado rápidamente por las grandes cadenas televisivas internacionales, las que los transformarán en espectáculos pagos de consumo hogareño.

Junto con esos cambios vienen otros como son las marcas de ropa que usamos, los celulares que compramos, los lugares donde realizan sus “viajes de estudios” o de cumpleaños de 15 de nuestros jóvenes, los sitios donde veraneamos, las compras que hacemos por Internet o la música que consumimos.

Mientras el vino pasó de 90 litros por habitante por año a poco más de 20, cada día aumenta el consumo de gaseosas y cervezas, todas con marcas internacionales.

De a poco va entrando en nuestras casas el café en cápsulas (encapsulado en Europa o los EEUU).

En pocos años –apenas un par de décadas- hemos visto cómo nos acostumbrábamos a los bancos extranjeros, los hipermercados internacionales, los diarios digitales.

Ya es una realidad que crece día a día la teleeducación. Se viene ahora la telemedicina y todas las “tele” que usted pueda imaginar.

Y volvemos entonces al comienzo de la nota.

Este mundo nos puede gustar o no pero la globalización llegó para quedarse.

¿Qué hacemos? ¿Reservamos el mejor sillón de la casa, frente al televisor? ¿Nos vamos a comer a Mc Donalds una hamburguesa triple con la cajita feliz incluida? ¿Ponemos el parlante a todo volumen para escuchar la música que nos trae Spotify? ¿O nos conformamos con las cargadas vía whatsapp cuando River le gana a Boca?

Yo me resisto.

Me encanta este mundo moderno.

Me entusiasman todas las posibilidades que ofrece.

Utilizo la mayoría de las plataformas. Veo grandes películas en Netflix, me encanta ver un partido de la NBA, acepto que el Real Madrid o el Barcelona tienen mejores jugadores que San Martín o Sportivo Desamparados.

Pero también quiero que el mundo nos conozca, que sepa de nuestra cultura.

Nuestra cultura debe seguir siendo nuestra identidad. La globalización es un proceso que no está completo si ahoga a todas las expresiones en nombre de una homogenización de una punta a otra del planeta, olvidando todas las costumbres y tradiciones.

La Cultura es así, en mayúsculas, la representación de lo mejor y más valioso de nuestro patrimonio, un legado que es necesario conservar, que pertenece a todos y que por ello debe ser transmitido, aprendido e interiorizado.

¿Cómo podemos habernos olvidado nosotros, los sanjuaninos, de todo lo que nos fue conformando a esto que somos?

No sólo somos una de las ciudades más bellas de la Argentina. No sólo deben enorgullecernos nuestros diques, nuestro teatro, nuestro estadio, nuestro Auditorio, nuestro Museo de Bellas Artes.

No sólo tenemos bellezas naturales, lugares que hablan de los comienzos de la humanidad como Ischigualasto, sitios de fe, como la Difunta Correa…

También tenemos que mostrar al mundo nuestra historia.

>Decir que en esta tierra un joven de 24 años escribió una de las declaraciones de derechos humanos más adelantadas a su época, como fue la Carta de Mayo.

>Que ese joven, llamado Salvador María del Carril, fue el único argentino que llegó a presidir los tres poderes del Estado Nacional.

>Que en esta tierra nació un joven abogado llamado Francisco Narciso Laprida, que presidió el Congreso de Tucumán con 30 años.

>Que acá también, nació Domingo Faustino Sarmiento, la mente más brillante y progresista del siglo XIX.

>Que este lugar llamado San Juan entregó al general San Martín sus riquezas, bienes e hijos para que llegara a Chile en su campaña libertadora.

>Que un sanjuanino, Arturo Berutti, fue el autor de Pampa, la primera ópera argentina.

>Y que también vivió y caminó por estas calles una de las más importantes poetizas de América llamada Alfonsina Storni.

>Que acá, en este oasis que cada día lucha contra el desierto, las mujeres votaron 25 años antes que en el resto del país.

>Y que, como si todo esto fuera poco, acá, en esta ciudad se produjo la mayor tragedia que recuerde la Argentina: el terremoto de 1944, con sus 10 mil muertos, sus 13 mil heridos, sus edificios y gran parte de su cultura transformados en escombros.

>Pero que también, fue capaz de reconstruirse y con la solidaridad de todo el país logró la ser también sede de una verdadera epopeya como fue la reconstrucción en el mismo lugar de una ciudad infinitamente más bella.

Sí, mis amigos.

Tenemos todo para mostrarle al mundo lo que somos y lo que fuimos.

Pero esto no lo haremos cantando en inglés y creyendo que nuestra comida nacional es la hamburguesa de Mc Donalds, acompañada por una burbujeante Coca, mientras recibimos la última película de Netflix.

Bienvenidas todas las culturas del mundo.

Pero entendamos de una buena vez que no podemos ser simples espectadores de este mundo y todas sus increíbles ofertas.

Aprendamos también a transmitir al mundo nuestra cultura.

La globalización es un proceso de ida y vuelta.

Tenemos mucho para recibir. ¡Y tanto para dar!




Cumpleaños:

Jorge Alberto Rodrigo Moreno

Músico

Fallecido:

Yolanda Margarita Angelica Vda De Garcia Pareja

El sepelio se realizará hoy, a las 15:00 horas, en el cementerio...
• Noticias breves

Convocan a jóvenes sanjuaninos a unirse a la Armada Argentina

Están abiertas las inscripciones para la Escuela de Suboficiales (dura 2 años y cierra la inscripción el 6 de octubre) y Escuela Naval Militar de la Armada Argentina (dura 5 años y cierra la inscripción el 10 de noviembre). Los requisitos son: -Aprobar exámenes médicos, de perfil laboral, físicos y de aptitud militar. -No tener más de 24 años -Secundario completo (se pueden inscribir cursando el último año) -Exámenes académicos en San Juan en octubre o diciembre. Ingreso en febrero de 2018. Se facilitan programas, bibligrafía, etc. Cabe destacar que la inscripción, alojamiento, vestuario, material de estudio y cobertura médica gratuita. Percibe una remuneración mensual mientras estudia equivalente al salario mínimo vital y móvil (actualemnte 8.060 pesos). Aquellos que quieran averiguar más datos personalmente a Alem 487 Sur, de 8 a 14 o por teléfono 4223744 o por mail a ingresosanjuan@ara.mil.ar

Vulnerability Scanner