POLITICASeptiembre 8, 2017

El peligroso juego de apostar a la violencia

Por Juan Carlos Bataller Plana
Imagen anterior Imagen siguiente
Los incidentes en Buenos Aires y la Patagonia crea una preocupación en quienes no creen en la violencia para solcucionar conflictos

Más allá de cualquier crítica que se le pueda hacer a la clase política de los últimos 34 años -y hay cosas para criticar- se debe rescatar que tuvieron en claro siempre que las diferencias debían dirimirse en un ámbito pacífico.
Tras la década de los ‘70 signada por la violencia de grupos que se arrogaban ser representantes de la voluntad popular y posteriormente de un Estado emborrachado de odio y prepotencia, el país entendió que esos errores no debían volver a cometerse. No fue fácil, Raúl Alfonsín vivió dos alzamientos de militares que creían que con las armas podían imponer condiciones pero el líder radical tuvo un apoyo masivo para reafirmar la voluntad de vivir en democracia. También la clase política estuvo a la altura de las circunstancias tras la crisis del 2001 y el pedido que se vayan todos.

Tras los acontecimientos de los últimos días y las repercusiones que hay en las redes sociales, hay un clima de violencia que pasa a ser preocupante. Y no sólo por lo sucedido ya que siempre hay grupos radicalizados dispuestos a taparse la cara y tirar piedras.
Lo más preocupante es que no hubo reacción de los principales referentes de toda la clase política para bajar los niveles de violencia. Se está pensando más con una urna en la cabeza que con el raciocinio.
No reaccionaron en un primer momento los dirigentes sindicales convocando a un paro en momentos en que no pueden manejar sus bases ni tampoco pueden controlar a los movimientos sociales y de izquierda que les iban a copar las calles. Tras la respuesta dura de Mauricio Macri tocando a los funcionarios que manejaban las cajas de los sindicatos, el miedo a perder el manejo de dinero los hizo recapacitar a los líderes sindicales.

Tampoco hubo reacción del mismo Gobierno que, durante más días que lo prudente, buscó defender a Gendarmería respecto a la desaparición de Santiago Maldonado. Lo primero que tendría que haber dispuesto la ministra Patricia Bullrich hubiese sido investigar a todo gendarme que estuvo en esa zona durante el periodo comprendido entre fines de julio y principios de agosto.
Si después se prueba que no tuvo que ver Gendarmería en lo que le pudiera suceder a Maldonado, mejor. Eso sí, ante la mínima posibilidad que hubo participación de gendarmes, debe actuarse con más severidad que si lo hizo desaparecer un grupo radicalizado.

En San Juan no se vive ese clima de violencia. La semana pasada se produjeron movilizaciones pidiendo por Maldonado en un clima de tranquilidad. En esto tiene que ver que los políticos en San Juan priorizan el clima de tranquilidad antes que algún rédito político.?Un tema que no es menor es que gobierna una fuerza política diferente que en la Nación por lo que a ninguno le conviiene el caos.
Y con sus declaraciones, la gran mayoría de los dirigentes pidieron tranquilidad más allá de las posturas de cada uno sobre el caso Maldonado.

La tranquilidad social es un elemento importante que hay que saber vender. Seguramente debió ser un elemento determinante a la hora de tomar la decisión por parte de los propietarios de Tía Maruca a la hora de invertir en la Fábrica de Galletitas. Podrían haberse quedado con la otra fábrica de Pepsico en Buenos Aires en donde tienen todo cerca, menos costos de flete pero un clima complicado. A veces no alcanza con el clima pacífico. La fábrica de mazos de cable, las cerámicas, las empresas de colectivo de larga distancia que están con serios problemas económicos son una muestra que hay pérdidas de trabajo en la industria. Y hay reclamos de los trabajadores que no saben qué van a ser con 50 años y sin trabajo, pero lo hacen sin violencia.

Para que no haya violencia se necesitan dirigentes que no piensen en el rédito político. Hace falta una fuerza policial que actúe en forma inteligente. No sirve que nunca actúen como tampoco sirve que sólo sea la represión la forma de controlar a grupos violentos. Una negociación a término, el diálogo e incluso acuerdos de convivencia para que se pueda protestar minimizando el impacto a quienes desean circular, es eficiente para
evitar desmanes.

La violencia beneficia a muy pocos y perjudica a todos. La sociedad tendrá que aprender a repudiar a quienes buscan con la prepotencia lo que no consiguen dialogando...




Cumpleaños:

Jorge Alberto Rodrigo Moreno

Músico

Fallecido:

Medestino Adelmo Illanes

El sepelio se realizará hoy a las 15:30 horas en el cementerio d...
• Noticias breves

Convocan a jóvenes sanjuaninos a unirse a la Armada Argentina

Están abiertas las inscripciones para la Escuela de Suboficiales (dura 2 años y cierra la inscripción el 6 de octubre) y Escuela Naval Militar de la Armada Argentina (dura 5 años y cierra la inscripción el 10 de noviembre). Los requisitos son: -Aprobar exámenes médicos, de perfil laboral, físicos y de aptitud militar. -No tener más de 24 años -Secundario completo (se pueden inscribir cursando el último año) -Exámenes académicos en San Juan en octubre o diciembre. Ingreso en febrero de 2018. Se facilitan programas, bibligrafía, etc. Cabe destacar que la inscripción, alojamiento, vestuario, material de estudio y cobertura médica gratuita. Percibe una remuneración mensual mientras estudia equivalente al salario mínimo vital y móvil (actualemnte 8.060 pesos). Aquellos que quieran averiguar más datos personalmente a Alem 487 Sur, de 8 a 14 o por teléfono 4223744 o por mail a ingresosanjuan@ara.mil.ar

Vulnerability Scanner