DEGUSTACIÓN DE BODEGAS BÓRBOREOctubre 20, 2017

Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta

Imagen anterior Imagen siguiente
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Ricardo Yanzón, Beatriz Adela Sánchez, Catalina Uriburu, Guido Romero y su esposa Marcela Zegaib, Mauro Volpini y Laura Mazzitelli.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Pablo Berenguer, Eduardo Margarit y Pedro Ruiz Olalde degustaron algunos de los vinos de la bodega.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Julio Rosales, Laura Lliteras, Carolina Martín, Osvaldo Martín, Carolina Salguero, Gustavo Arias y Mario García.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Lola González Villanueva, María Elisa Salguero, Dolores Peñafort, Lisa Meglioli, Silvana Fernández y Corina Gallego.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Andrés Alvarez, Héctor Chiconi y José Luis Hagmann.
: Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Elida Hidalgo, Patricia Aguilar de Marún y Carlos Fagale.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Ana Salguero, Miguel Flores y Daniel Azcona.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Ana Salguero, Miguel Flores y Daniel Azcona.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . El presidente de la COVIAR, Ángel Leotta, junto a Damián Ventura, Eugenio Ferreyra y Enzo Lapetta.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Eduardo “Chiqui” Barceló junto a Mariano Bataller y su esposa Laura Clavijo.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Pepe Cano, Fabián Albarracín y Javier Moreno.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Paulisa Bussino, Saúl Saidel y Marcelo Magariños.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Osvaldo Martín, Fabián Martín y Juan Cruz Córdoba.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Miguel Sánchez, Roberto Corona, Rodolfo Serer y Marcelo Cáliz.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Federico Menegazzo, Federico Peñafort, Jorge Sales e Ignacio Achem.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Pablo Martín, el ministro de Producción, Andrés Díaz Cano, y Adriana de Frau.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Gail Berzenkovich y su esposo Tristán Yanzón junto a Polo Zamudio y Daniela Bustos.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Paula Hijano, Ana Salguero y Eduardo Hijano.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . Melodía Leiva acompañó la recepción con suaves melodías que interpretó en el violín.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . El presidente de Bodegas Bórbore, Andrés Berzenkovich, agradeció la importante concurrencia al encuentro de degustaciones “Senzazioni” y habló sobre los valores de la familia Berzenkovich Pulenta durante 5 generaciones de trabajo.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . María Inés Palomba de Graffigna, Elsa Teresita Sartori de Bravi y Carolina Balaguer de Plateo.
Presentaron un vino en honor a Aída Pulenta . El presidente de Bodegas Bórbore, Andrés Berzenkovich, el gobernador Sergio Uñac, el ministro de Producción, Andrés Díaz Cano, junto a otros funcionarios, familiares y miembros de la empresa realizaron un brindis tras la presentación del vino “Aída”, una edición limitada elaborada en honor a Aída Pulenta.
Imagen de archivo

“Una invitación a percibir la esencia de una empresa que ha recorrido un largo camino”, dijo el locutor del evento Senzazioni, la degustación que organizó Bodegas Bórbore para presentar tres nuevos vinos. Cientos de personas asistieron a la velada que se realizó en el salón Los Morrillos, ubicado en Santa Lucía. Empresarios vitivinícolas, autoridades provinciales, familiares, amigos e invitados vinculados a la industria vitivinícola participaron del primer encuentro de este tipo que realizará la compañía. El gobernador Sergio Uñac; el vicegobernador Marcelo Lima; el ministro de la Producción, Andrés Díaz Cano; el presidente de la COVIAR, Ángel Leotta, intendentes y otras autoridades del sector fueron algunos de los asistentes a la degustación.

La gran homenajeada de la noche fue Aída Pulenta de Berzenkovich. La mujer que heredó una larga tradición vitivinícola e impulsó ese legado en las nuevas generaciones, fue sorprendida con la presentación del blend “Aída”, una edición limitada y tope de gama del establecimiento, producto de la maceración de diversos varietales durante 10 meses en tanques de acero y 14 meses de crianza en barricas de roble francés o americano. Su hijo Andrés Berzenkovich, presidente de Bodegas Bórbore, fue el encargado de hacer el reconocimiento a su madre, en nombre de toda la familia. “Hoy los nietos de Aída están trabajando con gran entusiasmo en la bodega y ya son cinco las generaciones ligadas a esta industria”, remarcó después de la exhibición de un video con imágenes de la familia y la evolución histórica de la empresa. “Después de la crisis de 2001 decidimos seguir adelante y en honor a eso surgió el vino Avanti, que hoy es una de las marcas más fuertes. El norte que nos inculcó esos valores siempre fue mi mamá”, expresó.

Después de estas palabras, Aída recibió un obsequio de parte de sus hijos y nietos, que hoy se desempeñan en la empresa que fue adquirida por la familia Berzenkovich Pulenta en el año 2000.

Además del blend Aída, la bodega presentó otros dos vinos: Thank You, un malbec cosecha 2016, y el Avanti Cabernet Sauvignon Blanc. El enólogo y responsable del departamento técnico de la bodega, Abel Chiconi, brindó algunos aspectos técnicos de los vinos y señaló que el primero fue “muy trabajado en barricas de roble” y el segundo fue elaborado a partir de “una variedad blanca de uva, de complicada producción debido a las elevadas temperaturas en la provincia”.

Apostar a la industria madre

Además del agradecimiento a familiares y amigos, Andrés Berzenkovich hizo referencia a la difícil situación que atraviesa el sector, en virtud de “la caída de los despachos vínicos y la problemática de la importación de vinos”. El empresario aprovechó el encuentro con referentes de la industria para llamar la atención sobre la necesidad de trabajar de manera conjunta para recuperar el consumo de vino en la Argentina.

El gobernador Sergio Uñac también habló sobre la crisis vitivinícola actual y remarcó la importancia de “articular los disensos para encontrar el fortalecimiento de la actividad que no solo dio identidad a la provincia sino que también da trabajo a muchos sanjuaninos”. En este sentido, agradeció a la familia Berzenkovich Pulenta por “su amor a la tierra” y por seguir apostando al crecimiento local, aún en momentos complicados.

A continuación, autoridades, empresarios e invitados brindaron por los nuevos productos que se elaboran en la planta localizada en el departamento San Martín.







AIDA PULENTA

“Aspiramos a seguir creciendo, con el ejemplo de mi papá”

Hija de Augusto Pulenta y Filomena Meglioli, Aída creció en San Martín junto a sus hermanos Mario Augusto y Ernesto Enrique. Su abuelo Ángelo Antonio Pulenta fue el primero en incursionar en el mundo de los viñedos, tras llegar de Italia. Su papá, Augusto Pulenta, fue un incansable trabajador de las viñas y la elaboración de vinos y tuvo a su cargo las operaciones de Peñaflor en la provincia.

Aída se recibió de maestra jardinera en Buenos Aires y se casó con José Berzenkovich, con quien tuvo a Gail, Daniela, Carolina y Andrés.

Cuando Aída recibió la herencia por la venta de Peñaflor, fue quien impulsó a comprar Bodegas Bórbore. Por ese espíritu emprendedor, sus hijos la reconocieron poniéndole el nombre “Aída” al mejor vino de la empresa. La marca estaba registrada hace unos ocho años y ella sabía que algún día saldría al mercado. Pero la sorpresa fue grande esa noche cuando vio que el proyecto ya se había concretado. “El blend Aida saldrá con la mejor producción de cada añada”, aseguró Gail Berzenkovich.

Después de presentación de los vinos, Aída contó su historia y cómo vivió esa noche de emociones.

-¿Cómo fue su infancia en una familia dedicada a la vitivinicultura?

-Siempre estuve rodeada de viñedos. Nací en San Isidro, San Martín, y fui a una escuelita de campo. En San Isidro estaba la primera casa de mis abuelitos. Yo vivía en otra casa de adobe que después tiraron abajo. En mi casa siempre estuvo el tema de conversación de los vinos, el viñedo, los contratistas… mi papá iba a la finca hasta los domingos porque amaba ese trabajo. También tuve esas raíces por parte de mi abuelo Meglioli y su bodega sigue estando en manos de mi hermano en la zona de San Isidro. Cuando me casé, mi marido también se dedicó a las fincas, le gustaba muchísimo.

-Su padre debe haber sido el gran ejemplo de trabajo para la familia.

-Mi papá dejó una huella muy profunda en San Martín, era muy querido. Tengo infinidad de artículos de diarios y poesías que lo recuerdan porque hizo mucha obra de bien en el departamento, sobre todo en educación. La primera escuela secundaria y el Polideportivo de San Martín llevan su nombre. Hoy su ejemplo sigue siendo importante para nosotros y por eso ambicionamos a seguir creciendo. El proyecto de Bodegas Bórbore se fue haciendo más grande. Durante muchos años era recoger para que no quedara nada pero hoy está muy linda la bodega. Aspiramos a estar en la Ruta del Vino y para eso estamos haciendo remodelaciones. La gente que trabaja con nosotros es buena e idónea.

-Sus hijos destacan el rol que tuvo durante la crisis del 2001.

-Sí, por suerte habíamos recibido la herencia de Peñaflor, como todos mis primos. Cuando las generaciones van cambiando hay diferencias de criterio y somos muchísimos primos. La empresa no quebró pero aparecieron deudas bancarias y hubo que vender. Se vendió bien y todos recibimos una herencia. Apareció la oportunidad de comprar Bodegas Bórbore, que había quebrado. Los Bórbore siempre fueron una familia amiga y yo no lo dudé porque la bodega estaba en San Martín. Los primeros tiempos trabajé en lo que me gustaba, el mejoramiento edilicio y estético sobre todo. Ahora voy cada tanto a la bodega.

-Sus hijos hoy son fundamentales en el proyecto.

-Sí, todos tienen su profesión pero decidieron apostar al proyecto familiar. Mi hijo varón es ingeniero agrónomo así que su profesión se adapta perfectamente. Mi hija arquitecta hace las remodelaciones. La mayor es licenciada en Administración de Empresas y le encanta la dirección y relación con la gente. Y mi hija menor es profesora de Artes Plásticas y también se dedica a esto. Hace un tiempo también se sumó mi nieto Augusto Martín Berzenkovich, a quien le falta muy poco para recibirse de ingeniero industrial. Él fue quien organizó casi completamente el último evento.

-¿Cómo vivió el homenaje y la presentación del vino Aida?

-Hace mucho tiempo se conversó lo de este vino pero como yo soy perfil bajo, les dije que lo relacionaran con la ópera “Aida”, de Verdi. Me imaginaba una etiqueta con notas musicales. Gabriela Graffigna los asesoró y les dijo que era mejor no mezclar los temas así que lo hicieron solo con el propósito de que figurara mi nombre. La gente se emocionó mucho cuando apareció ese vino y tuvo muchísima aceptación. Todas las cajas se acabaron. También me gustó que presenten el vino Avanti porque el sauvignon blanc es mi preferido.




Cumpleaños:

Silvia Lucero De Daneri

Docente
• Noticias breves

Convocan a jóvenes sanjuaninos a unirse a la Armada Argentina

Están abiertas las inscripciones para la Escuela de Suboficiales (dura 2 años y cierra la inscripción el 6 de octubre) y Escuela Naval Militar de la Armada Argentina (dura 5 años y cierra la inscripción el 10 de noviembre). Los requisitos son: -Aprobar exámenes médicos, de perfil laboral, físicos y de aptitud militar. -No tener más de 24 años -Secundario completo (se pueden inscribir cursando el último año) -Exámenes académicos en San Juan en octubre o diciembre. Ingreso en febrero de 2018. Se facilitan programas, bibligrafía, etc. Cabe destacar que la inscripción, alojamiento, vestuario, material de estudio y cobertura médica gratuita. Percibe una remuneración mensual mientras estudia equivalente al salario mínimo vital y móvil (actualemnte 8.060 pesos). Aquellos que quieran averiguar más datos personalmente a Alem 487 Sur, de 8 a 14 o por teléfono 4223744 o por mail a ingresosanjuan@ara.mil.ar

Vulnerability Scanner