POLITICAOctubre 13, 2017

Elecciones 2017 A qué juega cada uno

Por Juan Carlos Bataller Plana
Imagen anterior Imagen siguiente
Votar

Sólo quedan días para las elecciones del 22 de octubre próximo y en San Juan no hay lugar para las sorpresas. El Frente Todos que preside el gobernador Sergio Uñac se llevará dos senadores -Rubén Uñac y Cristina López- y dos diputados -Walberto Allende y Daniela Castro. El Frente Cambiemos obtendrá los votos necesarios para que Roberto Basualdo pueda ser por otros seis años senador y Eduardo Cáceres, por otros cuatro años diputado nacional.


No hay lugar para sorpresas. Y eso se nota en la campaña. Todos los candidatos bajaron el perfil tras las PASO y prácticamente la campaña pasó desapercibida, sin sobresaltos, como que los candidatos tienen en claro los votos que obtendrán y están conformes.
Más allá que no habrá sorpresas entre los electos, cada fuerza política tiene su propio juego, algunos pensando en estas elecciones y otros pensando en 2019.


En el Frente Todos, Sergio Uñac compite más en lo interno que con las otras fuerzas. En sus primeras elecciones decidiendo los candidatos y manejando la campaña, el gobernador necesita un claro apoyo en su gestión partidaria y en su gestión de gobierno. Teniendo en cuenta que el año próximo se comenzará a hablar de candidaturas departamentales y comenzarán a perfilarse quienes aspiren a participar en 2019, Uñac necesita demostrar un buen resultado electoral para seguir siendo quien comande el armado de listas y de las bendiciones correspondientes. El peronismo buscará recuperar seis municipios -Santa Lucía, Rivadavia, Zonda, Ullum, 9 de Julio y Caucete- en los que sus candidatos necesitarán el apoyo provincial ya que no están en el poder. Además en cuatro municipios sus intendentes no podrán presentarse nuevamente por estar transitando su segundo mandato -Albardón, Rawson, Pocito y Angaco- y se abre el juego para quienes aspiran el cargo. En estos diez casos, la opinión de Uñac respecto al candidato será determinante. Por lo que no es lo mismo conseguir un 40% de los votos que superar el 50%. No será lo mismo triunfar en los departamentos que salir segundos. Y Uñac quiere ganar en los 19 departamentos. Sabe que Capital puede mejorar respecto a agosto pero dificilmente den vuelta el resultado y es muy probable que en Santa Lucía y Rivadavia terminen imponiéndose los actuales jefes comunales.


Tanto Roberto Basualdo como Eduardo Cáceres quedaron conformes con el resultado final de agosto pero buscan recuperarse en algunos departamentos.?Además de buscar dar vuelta el resultado de Rivadavia y Santa Lucía y confirmar lo de Capital, el principal objetivo es achicar diferencias en Rawson. Buscan potenciar a Gimena Martinazzo para ser la candidata a intendente, más con el espacio dejado por Mauricio Ibarra, pero deben achicar distancias.
El tema de fondo es otro. Ya no cierra a nadie mantenerse entre el 25 y el 30% de los votos como tiene desde 2003 Basualdo. Esta vez, siendo oficialismo nacional, lo mismo no superaron esta barrera por lo que el propio Basualdo ya avisó que no será el candidato a gobernador. La gran apuesta para para el 2019 del oficialismo pasa por Marcelo Orrego como candidato a gobernador. Son conscientes que Sergio Uñac tiene una imagen positiva muy alta pero apuestan a un escenario dentro de dos años con un peronismo sin referentes nacionales y un Macri fortalecido.
Eduardo Cáceres está expectante. Si bien hoy no le alcanza para ser el candidato a gobernador, no lo descarta si bien depende absolutamente de la imagen de Macri y la posibilidad de trasladar votos.
Si Cáceres no logra ser la opción de Uñac en 2019, a nivel nacional Cambiemos pasaría a medir otros candidatos.


En ese escenario pasa a ser clave quién se queda con el tercer lugar. Mauricio Ibarra debe asimilar todavía el golpe de las PASO en todos los niveles. En su tierra -Rawson- y con un cómodo tercer lugar a nivel provincial. A eso se suma un Sergio Massa en picada libre. Es por eso que ya se habla del regreso de Ibarra al peronismo pero no es lo mismo “volver a la casa de los viejos” silbando bajito y con la cabeza gacha que representando un sector importante del electorado. No es lo mismo ser tercero que cuarto.


Y esa es la gran apuesta de ADN. El gran objetivo de Martín Turcumán es llegar al podio. Para eso cuenta con sumar votos que en las PASO estuvieron con Dignidad Ciudadana. Si consigue superar a Ibarra, aunque sea por un voto, pasa a armar para 2019 como la alternativa de Basualdo y Cáceres para liderar la oposición. Tiene una estructura demasiado pequeña pero un techo más alto que sus rivales. El mayor problema de Turcumán es que es desconocido todavía para una importante cantidad de votantes.


El Socialismo y el PTP, con Benjamín Kuchen y Alberto Agüero, buscan recuperar el terreno perdido en las PASO. Son los únicos representantes de la izquierda moderada pero se quedaron sin referentes nacionales de peso. Con Margarita Stolbizer con Sergio Massa y los socialistas en picada libre, no tienen un referente en elecciones de medio término con gran discusión de los temas nacionales. Dan mucha ventaja y eso se vio traducido en menos votos de los esperados. Mary Garrido y la izquierda es más una candidatura testimonial, levantando las banderas antineoliberalismo, antiminería y anti multinacionales.


Sin debates, sin grandes actos, y todos pensando en el 2019, las elecciones de legisladores pasarán sin sobresaltos.





Cumpleaños:

Flavia Cantoni Dibella

Vulnerability Scanner