ALGO DE ALGUIENNoviembre 3, 2017

Inefable

Por Gustavo Ruckscholss
Imagen anterior Imagen siguiente

Soy un enamorado, entre otras cosas, del lapacho rosado cuando florece, tan elegante, vestido de rosa solamente, sin siquiera empezar a verdear. Es un rosa tan rosa que es imposible no quererlo.

Sobre el boulevard de la avenida Córdoba tengo agendado uno, que está en todo su esplendor. Regresando, precisamente, me paré a cortar un racimo de exquisitas flores, tan exuberantemente rosadas e ingenuas al mismo tiempo como una bebota a la que queremos apretar. Así estaban las flores, cubriendo completa y profusamente el árbol que, desde lejos, se lo distinguía entre la fila de comunes verdes.

Empinándome, logré alcanzar un ramillete, el más bonito y a punto. Cuando en eso estaba sentí una voz que me decía que por eso se había sentado allí, en aquel banco de cemento que yo ni advertí. Era una mujer que no miré muy bien, por el apuro de que no aplicaran la nueva ley de flagrancia conmigo, por la sorpresa; porque era una dama y porque alcancé a relojear un bastón que, imaginé, justificaba su descanso en el boulevard, Automáticamente, le alcancé aquellas flores y se le llenó la cara de alegría. Me dí vuelta y vi que las que quedaban no estaban tan lindas como aquel ramo ofrecido... No tenía tiempo para elegir, mientras los automóviles pasaban impiadosos a centímetros de mi acto de equilibrista, actividad para la que no tengo la menor habilidad. Tras conseguir un racimo, ramo o cogollo (no sé cómo se denomina a ese manojo de flores que caben justo en mi mano), paré y recompuse mi estampa, le deseé que disfrutara el descanso y las flores, nos saludamos, y seguí mi camino... Pensaba que yo, en cualquier momento, podría cometer otro ilícito en un próximo lapacho; en cambio ella, no. Vi, entonces, que las que yo llevaba estaban suficientemente lindas. Para completar mi regreso, me acompañó un hermoso perfume de tilo, que se escapaba de algún fondo de casa, para levantarme el ánimo al máximo. Es mi preferido y sufro al pensar que cada día hay menos tilos en mi ciudad. Con unas hermosas flores en una mano y con un perfume exquisito en el ánimo, caminé más despacio para saborear ese instante. Era una linda mañana normal, simple, sin pretensiones y ahora tenía más alegría por dentro y por fuera. Despacio, me decía, que esto me pasa aquí, ahora y casi, casi ni existe. En unos instantes más, sería pasado.

Por más que ahora lo recuerde y hasta lo escriba, fue aquel momento.....inefable.




Cumpleaños:

Silvia Lucero De Daneri

Docente
• Noticias breves

Convocan a jóvenes sanjuaninos a unirse a la Armada Argentina

Están abiertas las inscripciones para la Escuela de Suboficiales (dura 2 años y cierra la inscripción el 6 de octubre) y Escuela Naval Militar de la Armada Argentina (dura 5 años y cierra la inscripción el 10 de noviembre). Los requisitos son: -Aprobar exámenes médicos, de perfil laboral, físicos y de aptitud militar. -No tener más de 24 años -Secundario completo (se pueden inscribir cursando el último año) -Exámenes académicos en San Juan en octubre o diciembre. Ingreso en febrero de 2018. Se facilitan programas, bibligrafía, etc. Cabe destacar que la inscripción, alojamiento, vestuario, material de estudio y cobertura médica gratuita. Percibe una remuneración mensual mientras estudia equivalente al salario mínimo vital y móvil (actualemnte 8.060 pesos). Aquellos que quieran averiguar más datos personalmente a Alem 487 Sur, de 8 a 14 o por teléfono 4223744 o por mail a ingresosanjuan@ara.mil.ar

Vulnerability Scanner