TEMAS DE LA JUSTICIANoviembre 3, 2017

Abriendo las puertas del infierno

Por Eduardo Quattropani
Imagen anterior Imagen siguiente

* Creo, así lo siento, ni al mundo de los hombres y mujeres del Derecho, ni al de los ciudadanos en general, hemos logrado hacerle entender de qué se habla cuando nos agraviamos por la aplicación del Art. 59 inc. 6 del Código Penal, esto es de la extinción de la acción penal por reparación integral del daño.

* ¿De qué se trata hablando en criollo? Se trata de que quien comete un delito (no importa cual), puede extinguir la acción (es decir el “acá no pasó nada”) reparando integralmente el daño causado.

* ¿A qué delito se aplica? En San Juan sería a todos, absolutamente a todos, sea contra las personas, ejemplo homicidio, contra la integridad sexual, contra la libertad, contra la propiedad, etc., etc. No habría límites.

* ¿Quién puede hacer uso de ese privilegio? Cualquiera, no importa si tiene condena anterior o no, si tiene antecedentes, etc., basta ser imputado, ello sería así en nuestro querido San Juan.

* ¡Cuántas veces puede un sujeto hacer uso de ese privilegio? Tampoco hay límite, mientras tenga plata vamos por una más, San Juan por mis venas.

* ¿Cuánto tiempo debería pasar entre un beneficio y otro? Ninguno, si tiene dinero puede venir todos los días, hasta -a lo mejor- se terminan recibiendo tarjetas de crédito.

* ¿Quién dice cuando una reparación es integral? ¿La víctima?, ¿el juez?, nadie lo sabe, a lo que quiera el que decide.

* ¿Cuál es el papel de la víctima? ¿Es vinculante o no? Nadie lo sabe.

* ¿Quién debe abrir la puerta a la negociación? ¿Dónde y bajo que parámetros debería formalizarse? Tampoco se sabe.

* Nada se sabe pues no está vigente, no está reglamentado.

* Se puede instalar la impunidad para adinerados y apretadores.

* Se están abriendo las puertas del infierno para las víctimas y sus familias.




Cumpleaños:

Alfredo Zimmermann

Comerciante
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios