POLITICANoviembre 10, 2017

La unión permitió salvar la vitivinicultura

Por Juan Carlos Bataller Plana
Imagen anterior Imagen siguiente
Los gobernadores Sergio Uñac y Alfredo Cornejo se reunieron con el ministro Francisco Cabrera

Desde hace diez días hay una fuerte pulseada entre la Nación y los gobernadores. Hay que recaudar más, hay que bajar algunos impuestos, hay que darle una enorme cantidad de dinero a la provincia de Buenos Aires para que pase a ser viable tras años de desmanejo de todo tipo y parte de todo esto deberá ser soportado por las provincias. Y gran parte de este tema no entra en la negociación al ser decisión tomada por el Gobierno Nacional.


San Juan y Mendoza peleaban su propia batalla. Sin emargo, el anuncio del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne de gravar con el 17% al vino y considerarla perjudicial para la salud a la altura de la cerveza, hizo que salieran unidos los gobiernos de San Juan y Mendoza junto a productores, bodegueros, industriales y trabajadores de la viña. Con una caída del consumo a niveles mínimos -23 litros per cápita al año- y con un mercado tan competitivo, el impuesto iba a tener que ser asumido por la cadena vitivinícola y poco y nada iba a poder trasladarse al precio final. Eso hizo que Sergio Uñac y Alfredo Cornejo junto a las fuerzas vivas se trasladaran a la Capital a negociar la quita del impuesto anunciado. Se dejó la rivalidad provinciana de lado y se pusieron a diagramar estrategias en conjunto para revertir la situación.


Con el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, pudieron hablar mejor que con Dujovne pero no consigueron respuesta positiva. Tuvieron que esperar hasta el jueves al medio día, en la reunión con el presidente Mauricio Macri, para obtener el compromiso que el proyecto de ley no iba a llegar al Congreso. No era fácil explicar en Buenos Aires lo que sucede cuando se deja trabajar una tierra al no ser más redituable. Al poco tiempo el campo pasa a ser loteado, el dueño de la propiedad busca trabajo en el Estado y el trabajador de viña se va a la ciudad buscando que le den una casa del IPV y trabajar de lo que pueda.
Se calcula que la industria vitivinícola cuenta con 55 mil a 60 mil puestos de trabajo estables, a quienes se suman entre 45 mil y 50 mil que lo hacen de manera temporaria, como son los cosechadores. Y gran parte de ellos están en una situación de precariedad importante.


Argentina es el quinto productor mundial de vino y el décimo exportador, con una participación del 2,6% del comercio mundial.También es el segundo exportador mundial de mosto, con una participación del 17% en el comercio mundial. En Mendoza está el 76% de lo producido y en San Juan, un 18%. Hay cultivadas más de 224 mil hectáreas distribuidas en 25 mil viñedos y 1.284 bodegas, muchas de las cuales son de pequeña o mediana escala.
El 92% de la uva cultivada se destina al vino, correspondiendo un 54% a variedades tintas, un
26% a rosadas y el 20% restantes a blancas. Del vino elaborado, el 64% corresponde a vino genérico y el 36% a vino con certificación varietal. El 80% de la producción total de vinos se destina al mercado doméstico.


La superficie cultivada con viñedos en San Juan es de 47 mil hectáreas y el 71% son variedades que se transformarán en vino. Hay 5.119 viñedos, 204 bodegas y 6 mosteras.
Las exportaciones provinciales en 2015 fueron de US$ 120 millones, representando una disminución
interanual del 19%. El 57% de las exportaciones correspondieron a vino fraccionado, el 39% a mosto
y el 4% a otros vinos (espumosos). Con este impuesto peligraban las fuentes de empleo de 30.000 trabajadores, por lo que se había pedido al Gobierno que reconsiderara la propuesta. Por Mendoza, el ex vicepresidente Cobos, había salido a subrayar la inconsistencia del Gobierno de promocionar al vino como la bebida nacional para luego tasarlo por "no saludable".
Finalmente todo se tranquilizó y por ahora no hay impuesto que grave a la vitivinicultura, la industria madre de la provincia.





Cumpleaños:

Aída Vanesa Giampietro

Odontóloga
• Noticias breves

Convocan a jóvenes sanjuaninos a unirse a la Armada Argentina

Están abiertas las inscripciones para la Escuela de Suboficiales (dura 2 años y cierra la inscripción el 6 de octubre) y Escuela Naval Militar de la Armada Argentina (dura 5 años y cierra la inscripción el 10 de noviembre). Los requisitos son: -Aprobar exámenes médicos, de perfil laboral, físicos y de aptitud militar. -No tener más de 24 años -Secundario completo (se pueden inscribir cursando el último año) -Exámenes académicos en San Juan en octubre o diciembre. Ingreso en febrero de 2018. Se facilitan programas, bibligrafía, etc. Cabe destacar que la inscripción, alojamiento, vestuario, material de estudio y cobertura médica gratuita. Percibe una remuneración mensual mientras estudia equivalente al salario mínimo vital y móvil (actualemnte 8.060 pesos). Aquellos que quieran averiguar más datos personalmente a Alem 487 Sur, de 8 a 14 o por teléfono 4223744 o por mail a ingresosanjuan@ara.mil.ar

Vulnerability Scanner