Descubrió una tribu perdida, volvió 30 años después y desapareció

El inglés Benedict Allen viajó hace un mes a Papúa Nueva Guinea para buscar a los Yaifo, una comunidad que no tiene contacto con el mundo exterior. Ahora temen por su vida.

Imagen anterior Imagen siguiente
Descubrió una tribu "perdida", volvió a visitarla 30 años después y desapareció

Un explorador inglés de 57 años se encuentra desaparecido desde hace tres semanas, cuando viajó a Papúa Nueva Guinea para reencontrarse con una remota tribu que había visitado por primera vez tres décadas atrás.

Se esperara que volviera a la civilización hace unos días. (@benedictallen)

Benedict Allen, quien grabó programas especiales para la BBC y escribió libros sobre exploración, se encontraba en una aventura para localizar a los Yaifo, una de las pocas tribus existentes que no tienen contacto con el mundo exterior. Se esperaba que el británico regresara el pasado domingo a Port Moresby, la capital del país, para volar a Hong Kong, donde tenía que dar una charla, pero no lo hizo.

Allen, casado, padre de tres hijos, quería grabar un documental sobre los Yaifo. Según el diario The Guardian, Katie, hermana del explorador, dijo horas atrás que "deseaba" haberle insistido que llevara un teléfono satelital: "Es horrible, pero no es la primera vez que pasa. Ya estuvo desaparecido durante tres meses cuando era joven, la vez que cruzó el Amazonas a pie".

En la última entrada publicada en su sitio web, titulada "Puedo tomarme un tiempo...", Allen escribió: "Los Yaifo, un grupo de gente con el que tuve contacto por primera vez hace 30 años, todavía viven en un área remota de la Cordillera Central de Papúa Nueva Guinea. Ningún extranjero los volvió a visitar desde aquel periplo que hice como un hombre joven. Esto los convierte en las personas más remotas de su país y una de las últimas comunidades en todo el planeta sin contacto con nuestro mundo interconectado".

En su último tuit, Allen avisaba que podía desaparecer un tiempo.

"En octubre alquilaré un helicóptero para que me deje en Bisorio, una estación abandonada. Sólo si parece ético, trataré de armar un pequeño grupo, como hice tantos años atrás, para meterme de lleno entre los Yaifo y su paraíso remoto. El objetivo es crear un relevamiento breve de sus vidas", agregó el explorador inglés en su texto.

"No se preocupen en llamarme o mandarme mensajes. Como en los buenos viejos tiempos, no llevaré teléfono ni GPS", advirtió Allen. Según su agente, Joanna Sarsby, el explorador tiene "mucha experiencia, es muy inteligente y sabe adaptarse a sobrevivir en los lugares más hostiles de la tierra", aunque, por la demora, su mujer está muy preocupada. "Que no haya vuelto es muy extraño", agregó.

Allen está casado y tiene tres hijos. (@benedictallen)

Si bien los Yaifo practican la decapitación y la última vez que Allen los vio desplegaban bailes intimidatorios con arcos y flechas, su familia no teme por ellos ni por la jungla repleta de cocodrilos por la que se iba a mover. El mayor peligro para el explorador, creen, son los narcotraficantes que controlan la zona.




Cumpleaños:

Vanesa Yornet Ventura

• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.