ALGO DE ALGUIENNoviembre 17, 2017

Ensoñación

Por Gustavo Ruckscholss
Imagen anterior Imagen siguiente
Dibujo Miguel Camporro

Tengo un rinconcito de la noche en el que oigo música que me alegra y transporta. Me voy ensoñando un tiempo sin medida. Tal vez, un simple ratito, que es suficiente para flotar, y qué se yo.... Leo algo, abro la boca; pienso, imagino y vuelo. La noche cobija ese micromundo, ese largo instante, ese elevarse despacio hacia el sueño, sin alcanzarlo, pero casi. Ese lugar tan íntimo que me sirve para estar conmigo; para desentenderme de aquí y para entenderme con lo de allá. El ruido del día se transforma en suaves sonidos de la noche; el pensamiento en ilusiones ambiguas y, sin saber cómo ni por qué, pero ahí llegan y dan vueltas hasta que el rinconcito se va llenando, muy despacio, de sueño, en singular, ese que le da al cuerpo, no aquellos de la imaginación, que son varios. Y se mezclan y no tienen ni por qué ni por dónde; se mezclan y de a poco, de tanto mezclarse, se hacen uno; se hacen ese sueño del cuerpo, ya no es del alma; y entonces, ahí me voy durmiendo despacio, casi sin darme cuenta. A veces, ese tiempo lo acompaña un poco de Malbec, lo suficiente como para inspirarme y acompañar el rinconcito. Allí se agranda la imaginación y se achica el tiempo. El sueño del cuerpo llega casi antes de que se acaben los sueños de la música y el ensoñamiento leve y tranquilo que trae esa paz que tanta falta le hace al día. Esa es la palabra justa: ensoñado; es ese estado inefable que encuentro en ese lugarcito de algunas jornadas. No sé cómo es la magia pero eso debe ser lo más parecido que pueda pasarme. Son partes de mí que fluyen al sentarme y soltar esas durezas que uno va juntando en el día. Esas que por suerte le temen a las pesadillas de la noche y huyen, se van, dejándome livianito y ensoñado.

En algún instante de lucidez, veo la hora y comienzo a trajinar para llegar a la cama y darle un lugar adecuado a esa sensación de sueño, descontrol y de sentir que estoy más de Dios que de nosotros. Primero silencio la suave música y, ya ahí, se opaca todo mi rinconcito; luego, si he podido parame, apago luces y allí desaparece aquel lugarcito de ensoñación. Camino hacia el baño primero y luego hacia la almohada después. Ella es la cómplice de la noche; me acepta como sea que llegue. No pregunta y recibe. No sé si sabe todo lo que pasa por mi cabeza...; y si lo sabe, lo calla con toda prudencia. Se amolda a mí; no complica nada, más bien ayuda a ensoñarme, me fomenta el volar, ya más en reposo. No voy a decir que aporta un granito de arena; no, aporta sus burbujas de tranquilidad, esas que dan alas para imaginar; para la ensoñación.




› Encuesta

Cumpleaños:

Nano Rodriguez

Músico
• Noticias breves

Concierto solidario “Un juguete una sonrisa”

El sábado 29 de septiembre y desde las 21.30 en la Sala UPCN ubicada en Sarmiento 471, Sur se realiza el Concierto solidario “Un juguete una sonrisa”, el mismo es en beneficio de la Escuela Virginia Moreno de Parkes, ubicada en Carpintería. Participan Ensamble de Percusión de San Juan, Orquesta Escuela San Juan y Grupo percusión Valparaiso, de Chile. La entrada consiste en donar juguetes para la escuela mencionada.

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.