ANIVERSARIO GAMERNoviembre 22, 2017

Mortal Kombat: la llegada de la híper violencia a los hogares

Se cumplen 25 años del estreno del videojuego más violento, sádico y exitoso que supo dar la industria gamer. Polémica, censura, medios de comunicación y política son parte fundamental del fenómeno. Mirá los videos

Imagen anterior Imagen siguiente
Imagern promocional de Mortal Kombat

Los noventa fueron claramente "la década ganada" de los videojuegos de pelea. Con el éxito generado por los dos primeros capítulos de la saga Street Fighter (1987 y 1992), sumado a la aparición de actores reales digitalizados en Pit Fighter (1990) y el comienzo de la franquicia Fatal Fury (1991), la industria gamer ya contaba con el terreno propicio para construir una verdadera revolución a base de piñas y patadas. No tardarán en invadir las salas y los hogares infinidades de títulos nuevos de la talla de World Heroes (1992), Art of Fighting (1992), Eternal Champions (1993), Virtua Fighter (1993) y Tekken (1994), entre tantos otros.

Las cosas venían muy bien encaminadas, pero el verdadero golpe de efecto comercial y mediático llegaría en agosto de 1992 con el lanzamiento de Mortal Kombat: un juego que retomaba algunos principios básicos de títulos anteriores aunque los llevaba a una nueva dimensión gráfica, argumental y, sobre todo, una violencia explícita y realista nunca antes vista.


A pesar de las limitaciones técnicas de la época, la característica que lo transformó en un juego único -diferenciándolo de los demás más allá de sus mejoras en la gráfica y la jugabilidad- fue la posibilidad de asesinar a nuestro contrincante al final de cada pelea con una simple combinación de botones. El despiadado mensaje "Finish Him" (acaba con él), inducia a los jugadores a matar a su rival decapitándolo, quemándolo vivo o arrancándole el corazón. De esta forma las denominadas Fatalities (muertes) tomaron un protagonismo primordial siendo el sello original del
juego a nivel mundial.



En un principio solo fue comercializado en formato arcade, pero su gran éxito derivó en que dos de las más grandes empresas del momento -Nintendo y Sega- disputaran su licencia para llevarlo al formato de las consolas hogareñas.



En 1993 Nintendo lanza una versión "censurada" para su consola Super Nintendo. Acertada decisión de la empresa nipona si tenemos en cuenta que por aquellos se dedicaba casi exclusivamente a jugos con un perfil más infantil como Super Mario Bros. Además, al no existir una reglamentación legal sobre la "clasificación" de los contenidos de cada título, que ayudara a advertir a los padres sobre lo que le estaban comprándole a sus hijos, optaron por realizarle algunas modificaciones: se quitó la sangre y se la remplazó por sudor, las fatalities fueron eliminadas y se "limpiaron" los macabros y sangrientos escenarios donde se desarrollaban los distintos enfrentamientos.

Mortal Kombat
Obviamente los medios de comunicación jugaron un rol fundamental en este tipo de modificaciones, creando una paranoia generalizada en todos los padres. A la lista negra integrada por algunos discos, películas e historietas, ahora se sumaba a los videojuegos como el nuevo flagelo que corrompía a los más jóvenes hacia la glorificación de la violencia, el sadismo y la muerte.


No obstante, la "operación mediática" no dio el resultado esperado. Sega publicó para su consola Génesis la versión sin censura y, obviamente, fue todo un éxito de venta superando ampliamente la edición "light" de Nintendo.

Pero, finalmente, así fue como la política terminó involucrándose en todo esto. El jefe de gabinete del senador estadounidense Joe Lieberman le compró a su hijo una consola Génesis que venía con Mortal Kombat de regalo. Cuando experimentó en carne propia sus "terribles aberraciones", decidió llevar el caso al Senado.




Lieberman denunció "las influencias macabras sobre nuestros hijos" argumentando que "los llevaba a disfrutar de actos sádicos de tortura y crueldad nunca antes vistos". Finalmente, el Congreso creo un ente regulador para clasificar los contendidos de los videojuegos, la Entertainment Software Rating Board (ESRB), que aún sigue vigente, asignándole una categoría especial a cada título. De esta forma Mortal Kombat fue clasificado M (Mature / Maduro) prohibiendo su venta a menores de 17 años.


Entertainment Software Rating Board (ESRB)
Ya pasaron 25 años desde que dos jóvenes vientiañeros le cambiaron el rumbo a la industria del entretenimiento. Ed Boon y John Tobias consiguieron su merecido lugar en la historia de los videdojuegos a base de revolucionarla por completo.

Mortal Kombat
Sin duda estamos ante el título más violento y polémico que consiguió reflejar el lado más sádico de sus jugadores, aunque de nada serviría todo esto si no se fundamentaba en una propuesta tan jugable como divertida y bien realizada. Los números lo amparan claramente: con sus 10 entregas editadas hasta el momento, Mortal Kombat lleva vendidas más de 37 millones de unidades en todo el mundo.




Cumpleaños:

Pedro José Terenti

Presidente Colegio Bioquímicos
Vulnerability Scanner