Diciembre 6, 2017

El Gobierno quiere firmar el libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea

Europa pondría un cupo bajo de ingreso de productos agrícolas sin aranceles, algo que crispa a los empresarios. Pero para el Ejecutivo, la clave está en que el tratado traerá inversiones para la industria. Brasil quiere que un acuerdo en quince días.

Imagen anterior Imagen siguiente
El Gobierno quiere firmar el libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea

El presidente Mauricio Macri quiere que el Mercosur y la Unión Europealleguen a un acuerdo de libre comercio antes de fin de año. Al Gobierno le entusiasma la idea de anunciarlo la semana próxima, en la que Argentina recibirá a ministros y altos funcionarios de 164 países integrantes de la Organización Mundial de Comercio. Pero el convenio podría rubricarse una semana más tarde, el 21, en Brasilia. Según trascendió, Europa no está dispuesta a levantar la barrera a los productos agrícolas de la región. Pero al Ejecutivo no es algo que lo tenga muy preocupado.

Un acuerdo de libre comercio entre Europa y el Mercosur implicaría el ingreso paulatino, de acá a quince años, de casi toda la producción europea a arancel cero. Y también facilidades para exportar al bloque europeo sin aranceles... con excepción de los commodities alimenticios, que hoy explican buena parte de las ventas al exterior de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Las negociaciones entre los dos bloques comerciales vienen estancadas desde hace años. Las discusiones siempre se traban en el mismo punto: los países sudamericanos (Argentina y Brasil, en particular) son reticentes al ingreso de productos industriales a arancel cero porque perjudican a las industrias locales. Los europeos (sobre todo, Francia) sostienen que eliminar los aranceles a los productos agropecuarios perjudicaría a sus propios agricultores.

Pero los gobiernos de Macri y Michel Temer viraron en el último tiempo y se propusieron avanzar en las negociaciones. Incluso a pesar de que Europa no modificó su reticencia al ingreso de las exportaciones agropecuarias. La propuesta europea incluiría, por ejemplo, el ingreso sin arancel de un cuarto de la cantidad de azúcar que Brasil exporta a ese continente y 70.000 toneladas de carne vacuna para que se repartan entre Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, cuando hace más de una década -sí, las negociaciones llevan más de diez años- había puesto 100.000 toneladas a bajo arancel sobre la mesa.

Sin embargo, para la Casa Rosada, la oportunidad está en otro lado. Uno de los funcionarios que está involucrado en las negociaciones lo planteó de esta manera: "Una cuota (global) de carne de 10.000 millones de dólares más, ¿qué le cambia a Argentina? Si no la vendés a Europa, la vendés a China". El razonamiento que subyace es que tanto la carne como la soja, como commodities, tienen otros mercados y no dependen de lo que pueda negociarse con la Unión Europea. ¿Entonces? "El verdadero beneficio está en el impacto en la inversión, en la transformación productiva y tecnológica que puede llegar con el acuerdo", se entusiasmó.

"El beneficio es que Europa abre el 92 por ciento de sus productos a arancel cero, para que les vendamos desde acá. La oportunidad no pasa por el agro", continuó. Según la mirada oficial, las principales multinacionales del mundo podrían invertir en Argentina o en Brasil, que ya tienen un tejido industrial importante, a sabiendas de que sus productos entrarían en el mercado europeo sin arancel. Más allá de las discusiones por el costo argentino, "Europa tiene salarios cuatro veces más caros" que los de la región, explicó el funcionario consultado.

De acuerdo con esta lectura, es algo que podrían aprovechar las automotrices ya radicadas en la región -Toyota, por ejemplo- y hasta empresas más comprometidas por la avalancha asiática, como las textiles. El sector textil no puede competir contra las manufacturas asiáticas en prendas de bajo costo, pero podría exportar valor agregado a un mercado de buen poder adquisitivo.

La mayoría de los empresarios industriales no hace la misma lectura. Con algunas excepciones, como el titular de Fiat, Cristiano Rattazzi, consideran que la apertura comercial los perjudicaría. "No me parece cauteloso abrir el mercado porque competimos contra países con tasas ultrabajas y costos muy bajos. Argentina no está preparada para competir de igual a igual", resumió Teddy Karagozian, CEO de la textil TN Platex, la semana pasada, durante la Conferencia Anual de la UIA.

Diego Coatz, director ejecutivo y economista de la UIA, lo planteó en estos términos. El déficit comercial industrial de Argentina con los países de la Unión Europea es de 10.000 millones de dólares al año. El déficit total de la industria llegará en 2017 a los u$s 35.000 millones, una cifra récord. Es señal de un mercado lo suficientemente abierto, considera. Para equipararlo, Argentina debería poder exportar más alimentos, algo que choca con las restricciones que pone Europa.

La apertura comercial, con todo, será paulatina. Si bien Argentina se entusiasma con que los países firmen el entendimiento la semana que viene en Buenos Aires, Brasil espera hacerlo el día 21, en Brasilia, donde se desarrollará la próxima cumbre del Mercosur. Si los bloques llegan al acuerdo, la burocracia para ponerlo en marcha (la aprobación de los países, la traducción de los documentos, etcétera) tardaría un año y medio o dos años. Y luego habrá aperturas graduales, según canastas de productos. La apertura definitiva puede demorar hasta 15 años, según el secretario de Industria, Martín Etchegoyen.



FUENTE: TN

Cumpleaños:

Vanesa Yornet Ventura

• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.