ALGO DE ALGUIENDiciembre 8, 2017

El romance de cada día

Por Gustavo Ruckscholss
Imagen anterior Imagen siguiente
Dibujo: Miguel Camporro

Conozco apenas, un poco de muchas personas y, sin embargo, me animo a escribir sobre ellas; sobre sus cosas, sus vidas y demás. Y tal vez sea por eso que me doy libertad. Sabré apenas el barniz de cada cual y tal vez nunca sepa el contenido y menos el total de cada uno. No importa; mejor quizás. Así puedo imaginar a mi gusto, lo que se me pase en ese momento por mi cabeza. Sin ataduras ni precisiones, nada que ponga definiciones. No soy un fotógrafo ni un escribano; soy un tipo que ve cosas, personas, hechos o lo que sea y escribe.

Me permito licencias que las biografías o las fotos no tolerarían. No hay números, cifras, medidas ni certezas. Simplemente es el producto de lo que veo y me imagino; de lo que se me ocurre y lo relaciono. A veces, hasta tienen sentido... No es una crónica ni tiene fechas: lo único genial que tiene es el dibujo con el que el maestro Camporro acompaña mis ocurrencias.

A medida que a un tema se le abrochan precisiones se emparienta con lo cierto, con lo posible, con la verdad. Todas cosas muy valiosas para otras disciplinas pero contraindicadas para los que volamos entre el cielo y la tierra; entre la imaginación y los cascotes. Un día será un niño o un amanecer y al otro Churchill o De Vida. Eso es librepensador o anárquico, o poeta o científico, no sé; lo que menos me importa es etiquetarme o formar parte de alguna nómina. No soy importante, no quiero serlo y menos, parecerlo. Tengo el enorme privilegio de vivir de mi trabajo y de escribir lo que se me ocurre. Siempre me incomodaron las formalidades en el pensar y en el sentir. Suficiente con acatar, por creerlas útiles, las normas y reglamentos. Tengo todo el día para almidonar mi actuar en sociedad. Este ratito de escribir es mi libertad; es el tiempo de soltar grilletes y abrir ventanas, esas que traen perfumes y colibríes. Hay que tener cuidado porque, tal vez, ese aire pueda traer sonidos ,aromas, nostalgias y nos intoxique la realidad, nos empuje a la tierra, esa que el agua preña de brotes y alegrías y que de tanto mirar "realidades de plástico y metal" nos olvidamos que es de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Ese aire de ventana abierta y libertad, corresponde que tenga perfume de tilo.

Esa tierra debe parir descanso y alegrías. Lo romántico existe, es cierto. No hace falta una poesía o el balcón de Julieta.

Sería lindo que aprendiéramos a encontrarlo en cada vivencia diaria.




Cumpleaños:

Nello Tomás Raffo

Arquitecto

Fallecido:

Luis Armando Angel Rojas

El sepelio se realizará hoy, a las 17 horas, en el cementerio de...
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.