TEMAS DE LA JUSTICIADiciembre 22, 2017

Recuperar el orgullo de ser judicial

Por Eduardo Quattropani
Imagen anterior Imagen siguiente

v De algo estoy seguro, porque dialogo con ellos, la inmensa mayoría de los magistrados, fiscales, defensores, asesores y la, también, inmensa mayoría del personal judicial, quiere sentirse orgulloso de serlo, quiere formar parte de un sistema prestigioso y prestigiado.

v La explicación es bastante simple y sencilla, también la inmensa mayoría de ellos –de todos- no han aportado, casi, en nada para el desprestigio, sino, más bien, son otras víctimas del no sistema, del inmovilismo, de los beneficios ajenos.

v Tengo la absoluta certeza, lo verifico en Flagrancia, sentir orgullo de lo que se hace es o constituye motor imparable del éxito.

v Siempre digo que me gustaría mostrar públicamente el grupo de WhatsApp de los miembros del Ministerio Público en Flagrancia, para que verifiquen el sentido de pertenencia que los convoca, la solidaridad, el “avísame si necesitás algo…” cuando un ayudante fiscal se dirige al lugar del hecho, el “… hay equipo…” con el que se saludan, el agradecimiento de uno a otro por el aporte hecho en un determinado caso.

v Cada uno proviene de un lugar distinto, tienen su propia personalidad, los une el orgullo de estar haciendo historia, de sentirse respetados, los cobija el agradecimiento de la gente con la que se relacionan, pues ellos, como mínimo, no se convierten en un nuevo problema para las víctimas sino que lo son para los victimarios.

v De eso se trata, no de mandar ni de presentar jinetas, se trata de conducir gente inteligente y digna. Fácil, muy fácil cuando no se tiene temor a la competencia.




Cumpleaños:

Pablo Plana Castano

Vulnerability Scanner