ALGO DE ALGUIENDiciembre 22, 2017

...a pedalear

Por Gustavo Ruckscholss
Imagen anterior Imagen siguiente
Dibujo Miguel Camporro

Mi abuelita decía que el amor es como un avión a pedales: si se deja de pedalear, se viene abajo, y es absolutamente cierto. No es automático ni funciona por inercia, hay que sustentarlo todos los días. No solo con los sentimientos, que es su principal combustible; sino también, con hechos, con demostraciones, con resultados. No solo con declamaciones, poemas o firmas en los papeles. Se necesita saber transmitirlo; debe ser recibido y no adivinado por el destinatario. Debe ser expresado de cuánta forma nos gusta recibirlo. En palabras, y si se puede, explicitar; nadie tiene que andar adivinando si lo quieren o no: si se ama, se expresa, como se hace un rezo, como nos brota cuando nos encamotamos.

Se lo expresa con hechos; caricias, besos, presencia, y apoyo, estímulo y orgullo. Con un beso en el cuello cuando pasamos al lado; con un apretón cuando está a nuestro alcance; con una mirada al partir, esa mirada que acompaña el gesto de despedida. Con esa mano tendida para cruzar con más confianza. Con ese pedir suave que es correspondido con un dar espontáneo. El acudir sin que nos llamen; el pensar en el otro al unísono y darse cuenta y reírse por ello. El alcanzar el pañuelo cuando brota la angustia o el dolor. El respirar el mismo aliento de noche y cobijarse del mismo frío por las mañanas. Estimular a seguir en la ruta elegida a sabiendas de los obstáculos. Elegir la fruta más rica para convidársela. Robar unas flores para perfumar un ánimo decaído. Tomarse del brazo y danzar tres pasos cuando suena aquella canción, donde sea y porque sí, sin importar quién los mire. Arrimarle un cucurucho de helado esa tarde que no aprobó el examen. Mirarse como tontos a esos ojos después de años de saber cuántas pecas hay en la cara más querida. Acordarse de llevar lo que sabemos que a ella le gusta. No cansarnos de agradecer todo y lo mucho que nos gusta. No solo lo que nos da, sino, clara y explícitamente decirle qué nos gusta y que solo esa persona nos lo puede dar.

Acompañar, en las buenas y las otras. Saber que contamos con ella sin que nadie lo diga. Sentir que está. Saberse juntos. Compartir lo que sea y que se note, que se sepa.

Todo esto y mucho más implican estar enamorado. Y supongo que es el ideal de cualquiera, de todos, porque debe ser el mejor estado en el que se pueda vivir.

Me referí ahora al amor, porque es época en que todo el mundo habla de amor y paz y cosas parecidas. Soy partidario de que esa predisposición sea no solo para estas fechas, sino para cada día del año; y no solo con las estrellitas y los regalos, sino con el actuar común, de cada persona, en cada pareja, para cada familia.

Entiendo que el amor no sabe de fechas ni de protocolos y, sabiamente, se sabe repartir hasta en el ser más humilde, por suerte. Por eso me gustaría que no solo nos lo regalen para una fecha; sería lindo que lo pedaleáramos todos los días del año.

¡¡¡ Seamos felices!!!




Cumpleaños:

Nello Tomás Raffo

Arquitecto

Fallecido:

Hilda Esther Sierra

El sepelio se realizará hoy, a las 8.30 horas, en el cementerio ...
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.