Dudas sobre hacer deporte en verano

Cuál es la temperatura ideal para entrenar, qué actividades se adaptan mejor al calor y la importancia de regular cantidad e intensidad.

Imagen anterior Imagen siguiente

Los días de sol y buen clima son un aliciente para los amantes del entrenamiento al aire libre. Pero también invitan a ejercitarse a aquellos que son más sedentarios y que buscan el momento ideal para arrancar con una rutina de ejercicios. Pero tanto a quienes están habituados a la actividad física como aquellos que buscan ponerse en movimiento deben seguir una serie de recomendaciones para evitar que el saludable hábito pueda acarraear algún problema.

El doctor Jorge Franchella, jefe del Programa de Actividad Física y Deporte del Hospital de Clínicas de Buenos Aires, resolvió dudas frecuentes sobre el deporte en verano y erradicó algunos mitos sobre el tema.

-¿Qué actividades o deportes conviene elegir en verano?

En primer lugar, las acuáticas. Y todas las realizadas al aire libre respetando horarios y temperaturas. Teniendo en cuenta que la mayoría de las plazas son de cemento, conviene realizar deportes en el agua, donde el cuerpo pierde 25 veces más calor. De no ser posible, se recomienda buscar lugares que sean frescos, donde corra brisa o viento. Si se realizan actividades en gimnasio, la ventaja es que generalmente están climatizados

-¿En épocas de altas temperaturas, el cuerpo "quema" más rápido o en más cantidad calorías?

No, no existe ninguna relación entre la temperatura del ambiente y quemar calorías.

El especialista explica que “el 75% de energía que emite el cuerpo aumenta su temperatura y el 25 % se convierte en movimiento. Por lo tanto se deben realizar adaptaciones como la sudoración para mantener su equilibrio. Lo que además puede llevar a la deshidratación”.

¿Se queman más calorías? Y otras dudas frecuentes sobre el deporte en verano

La actividad en el agua es la más aconsejable.

-¿Cuáles son los horarios y el rango de temperaturas óptimos para entrenar?

Son adecuados los horarios más frescos, especialmente por la mañana temprano o por la tarde, luego de la caída del sol. Y la temperaturas óptimas entre los 21 y los 24 grados.

-¿Cómo se realiza una correcta hidratación?

Es muy importante mantenerse hidratado, sobre todo en verano. Se deben tomar líquidos antes, durante y después del ejercicio. Deben ingerirse alrededor de 120 a 150 ml de líquido cada 15 a 20 minutos aproximadamente. El mecanismo de la sed es un signo tardío de falta de líquido en el cuerpo.

-Si no se está habituado a la actividad física ¿con qué conviene empezar?

Con actividades simples como caminar, bicicleta, trotar o nadar suavemente. Y es aconsejable ir incrementando la intensidad y la duración de manera gradual a medida que nuestro organismo se va adaptando.

-¿Hay alguna actividad o deporte que estén desaconsejados en esta etapa del año?

Todas las que consistan en esfuerzos extenuantes especialmente en temperatura de más de 30 grados centígrados. El entrenamiento debe ser individual, adecuado a la edad y estado de salud de la persona. Los objetivos elegidos tienen que ser posibles y no implicar riesgos para la salud. La cantidad e intensidad de entrenamiento deben incrementarse en forma progresiva: primero se aumenta la frecuencia semanal, luego el volumen y finalmente, la intensidad.

Por último, sobre la vestimenta recomendada para días de calor, Franchella destaca que “es preferible usar ropa liviana, de colores claros y telas que retengan la humedad. No es bueno salir sin remera y no se debe olvidar la protección de la piel ante los rayos nocivos del sol”.




› Encuesta

Cumpleaños:

Ernesto Laspidus

Ingeniero
Vulnerability Scanner