Engañó a una chica para convertirla en su esclava sexual y estuvo un día preso

Ignacio Cañete, de 81 años, fue detenido el viernes pasado en la zona de Hudson luego de que una joven misionera declarara que la violaba cinco veces por día a punta de cuchillo tras una falsa oferta laboral. La Bonaerense lo arrestó: estuvo detenido tan solo un día. “Me soltaron por viejito”, le dijo

Imagen anterior Imagen siguiente

Ignacio Cañete se seca el sudor del calor, echa panza sin remera y se relaja. "Me soltaron por viejito",  dice , acostado en su cama destartalada, rodeado de fotos de chicas en corpiño y herramientas viejas. Cañete, de 81 años de edad, vecino desde hace 40 años del Barrio Marítimo de Hudson, no muy lejos de Berazategui, jubilado de acuerdo a registros del PAMI, pasó apenas un día y una noche preso en la comisaría de la zona tras ser arrestado el viernes pasado por la Policía Bonaerense. Un fuerte operativo encabezado por efectivos del GAD junto a personal de la jurisdicción y la Policía Local irrumpió en la casa del anciano.

Cañete fue encontrado en su cama, bajo tules fluorescentes: se entregó recostándose en el piso, como un cordero, sin resistir. Entre papeles polvosos y chatarra, la Bonaerense incautó dos escopetas y una pistola calibre .380, algunas pastillas de Viagra, varios porros de marihuana, en un operativo a cargo del Juzgado Federal de Primera Instancia de Quilmes, con participación posterior de la UFI descentralizada de Berazategui y la UFI Nº2 de Quilmes a cargo de María de los Ángeles Attarian Mena.

Cañete, al ser detenido por la Bonaerense.
Cañete, al ser detenido por la Bonaerense.

"Te juro que soy inocente", asegura el anciano, "¿a quién le voy a poner un dedo encima? Si tengo las rodillas hechas pelota, me empujás al piso y me arruinás", asevera con dos muletas de caño soldado a su lado. Pero el delito que llevó a la Bonaerense a su casa y que le valió apenas un día de jaula, irónicamente, es de una barbarie que no se condice con su relato de viejito frágil: fue acusado de engañar a una joven vía Facebook con una falsa promesa laboral para convertirla en su esclava sexual, un régimen de sexo forzado a punta de cuchillo, violaciones cometidas cinco veces al día de acuerdo al relato de su presunta víctima, en la misma cama desde la que da esta entrevista.

La joven, oriunda de Oberá, provincia de Misiones, había respondido a un aviso que Cañete había colgado en la puerta de su casa. "Nesesito (sic) mujer sola para cuidar anciano de 81 años", decía el cartel. "No baga (sic nuevamente), no falopera, no borracha, no sucia, no rotera", eran las condiciones, con un sueldo de nueve mil pesos mensuales, las tareas incluían, en un principio, tareas domésticas. El trato se cerró a través de Facebook. Cañete pagó el pasaje en micro para que llegara desde Misiones al Conurbano.

El aviso que respondió la presunta víctima del anciano
El aviso que respondió la presunta víctima del anciano

El 16 de enero, la joven llegó en un estado de conmoción a la Comisaría 4º de la zona, a pocas cuadras de la casa de Cañete: aseguró que el anciano la había violado una y otra vez durante cinco días, que la mantuvo encerrada bajo llave, apenas permitiéndole salir para hacer las compras, lo que le permitió llegar hasta la comisaría según confirmaron fuentes policiales del caso. Fue acogida por personal del Programa de Asistencia del Ministerio de Justicia que constató su estado de vulnerabilidad. La orden de allanamiento contra Cañete, con una imputación del delito de trata de personas, llegó poco después. "Mirá, sexo tuvimos, pero fue consensuado. Encerrada no la tuve, si dormía acá al lado mío", dice el anciano.

—Pero usted fue acusado de violación y trata.

—Cuando me llamó por teléfono por el trabajo, yo le dije que puede ser que tengamos alguna relación sexual, ella me dijo que sí. Vino dos veces, primero en septiembre del año pasado, con un nene chiquito, que no paraba de llorar. Yo no lo aguantaba, así que la mandé de vuelta, le dije que pase las Fiestas con su familia. Después, vino para esta última vez. Me acuerdo que juntó unos bolsones de ropa, ella decía que se la había dado un pastor evangelista. Tardó cinco días en limpiarme la cocina.No sé por qué sale a acusarme de esta barbaridad, ¿cómo voy a violar a alguien?

—¿Usted toma medicamentos para lograr una erección?

—Pero muy poquito, le tengo mucho respeto a la pastilla. Tomo menos de media, aunque sufro de presión baja.

—De nuevo, ¿alguna vez fue violento con ella?

—Nunca. Ni una pelea, ni una discusión, jamás.

Casi todos los vecinos del Barrio Maritimo tienen algo poco agradable para decir sobre él. La mayoría lo insulta y escupe el piso al oír su nombre, mientras recuerdan altercados y cruces con el anciano, del que aseguran tiene la costumbre de decirles obscenidades a las mujeres. Otro vecino habla de un hábito poco agradable: apuntarle por las noches con una linterna a la cola de las chicas que pasan, desde su terraza de plantas secas plantadas en baldes de pintura con una pelopincho llena de agua podrida. Ninguno recuerda la cara de la joven misionera. "Aaaah, me parece que alguno la vio", dice un chico sobre una bicicleta playera.

Más allá de su  jubilación, Cañete trabaja como tejedor, tejiendo redes para arcos de fútbol o pesca; también compra y vende garrafas. Dos inquilinos alquilan piezas en el fondo de su propiedad. "Es mentira que la chica estaba encerrada, salimos de testigos cuando sea", dice uno de ellos. Hay tres pequeños locales comerciales en la planta baja, una verdulería, una peluquería, una mercería, que también pagan un alquiler. Cañete asegura tener ocho hijos, el más joven de 19 años de edad , dice él. "Viven acá cerca, solo vienen a verme cuando necesitan guita", dice. Acordó pagarle once mil pesos mensuales a su presunta víctima, dos mil más de lo que ofrecía el cartel.

Cañete arriesga, a pesar de no ser un psiquiatra: "Para mí que la chica tiene problemas mentales, por eso me denuncia". Su presunta víctima, por lo pronto, se encuentra en un refugio a cargo del Ministerio de Justicia. Cañete ni siquiera puede explicar los motivos de su repentina libertad. Su edad no es argumento suficiente: la cantidad de detenidos y condenados por delitos de lesa humanidad, una población carcelaria de larga edad, es desmentida suficiente. Ni siquiera tiene una patología grave. Cañete se queja de sus rodillas como principal malestar. La variedad de delitos –trata de personas, violación, tenencia de armas y estupefacientes– llevaron a diferentes competencias judiciales. Un investigador asevera: "No sé cómo está libre. Con las armas que tenía ya era suficiente para que esté detenido y no salga". Mientras tanto, el anciano sigue en su cama.

Cañete: repentino gesto desafiante. Investigadores de la causa aseveran que las armas que le incautaron serían suficientes para mantenerlo detenido. Sin embargo, está libre
Cañete: repentino gesto desafiante. Investigadores de la causa aseveran que las armas que le incautaron serían suficientes para mantenerlo detenido. Sin embargo, está libre



Cumpleaños:

Dalmiro Garay Cueli

abogado.

Fallecido:

Antonio Cespedes

El sepelio se realizará hoy, a las 09:00 horas, en el cementerio...
• Noticias breves

Concierto solidario “Un juguete una sonrisa”

El sábado 29 de septiembre y desde las 21.30 en la Sala UPCN ubicada en Sarmiento 471, Sur se realiza el Concierto solidario “Un juguete una sonrisa”, el mismo es en beneficio de la Escuela Virginia Moreno de Parkes, ubicada en Carpintería. Participan Ensamble de Percusión de San Juan, Orquesta Escuela San Juan y Grupo percusión Valparaiso, de Chile. La entrada consiste en donar juguetes para la escuela mencionada.

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.