FRANCIAFebrero 8, 2018

A fuerza de goles, Di María ya se ganó la confianza del PSG

Hizo un hattrick, se ganó un lugar en el equipo y recibe elogios del entrenador y de los compañeros. Ahora, buscará proyectarlo a la Selección.

Imagen anterior Imagen siguiente
Angel Di María ya se ganó la confianza del PSG

Angel Di María está enfocado. Se lo percibe hasta en la intensidad de sus celebraciones después de cada gol. Arrancó el 2018 como si fuera a llevar el mundo y el fútbol por delante. No se trata de una exageración: es en este comienzo de 2018 el futbolista más influyente del París Saint Germain que arrasa en Francia y que se prepara para jugar ante el Real Madrid, por los octavos de final de la Champions League.

Lo cuentan los números: desde que empezó el año fue titular en cada uno de los diez partidos del equipo, convirtió nueve goles y ofreció cinco asistencias. La jerarquía del logro también la retratan los apellidos de quienes compiten con él: como extremos están Neymar y Kylian Mbappé; como mediocampistas interiores (más allá de las características de cada uno) aparecen Marco Verratti, Julián Drexler, Javier Pastore, Giovani Lo Celso y Adrien Rabiot.

Su última puesta en escena, el martes, fue una demostración al respecto: por los octavos de final de la Copa de Francia, el PSG venció 4-1 al Sochaux, en Montbéliard. Di María se llevó la pelota: hizo un hattrick. Y, claro, fue la gran figura de la cancha.

La misma versatilidad que está brindando para ganarse un lugar en la constelación del PSG, la exhibió con su repertorio de definiciones en el último encuentro. Hizo el primero de cabeza, tras una asistencia de Mbappé; el segundo, con un remate de zurda; y el tercero, de rebote. Para todos los gustos.

En el último invierno estuvo a punto de irse del PSG. Había perdido espacio a consecuencia de las contrataciones récord realizadas por Qatar Sports Investments (la dueña del club): Neymar y Mbappe, en 412 millones de euros entre ambos. Lo quiso el Barcelona. Estuvo cerca de ser compañero de Lionel Messi. Pero no. El destino quiso que se quedara. Y él comenzó a reclamar espacio con actuaciones convincentes. A esta altura, a nadie en el PSG se le ocurriría incluir a Di María en una lista de transferibles.

Incluso ahora, Di María aparece como la contracara profesional de Neymar. En el encuentro ante Sochaux, Neymar no jugó por decisión de Emery. El crack brasileño festejó su cumpleaños 26 con una fastuosa fiesta durante la noche del domingo. Las redes sociales lo condenaron: se hicieron virales algunos videos de la celebración de madrugada. Se enojaron mucho y muchos en París. Incluso Florian Tardieu, capitán del rival inminente, el Sochaux, expresó su fastidio: "Es una falta de respeto también para nosotros".

Emery lo elogió. Le reconoció su búsqueda: "Cuando pasaba malos momentos hablé con él. Ahora ya recuperó la confianza y la ambición. Está muy competitivo y eso es muy bueno. Cuando no juega muestra su enojo, pero lo hace siempre con respeto". Sus compañeros, también lo elogiaron: los aplaudieron en el vestuario, tras el partido con Sochaux.

Ahora, en Francia y en España, está planteada la pregunta: el 14 de este mes, ante Real Madrid, ¿le sacará el lugar a alguno de los cracks de arriba? ¿Jugará de mediocampista? Casi nadie se plantea la posibilidad de que se siente en el banco. Se ganó un lugar. Y la confianza de Emery.

Su próximo paso no resulta tan lejano: ganarse un lugar en la Selección de Jorge Sampaoli. Ese horizonte que inspira su inmejorable comienzo de 2018.




› Encuesta

Cumpleaños:

César Eugenio Aguilar

Ingeniero civil, diputado provincial
Vulnerability Scanner