POLITICAFebrero 16, 2018

No respetan ni a los policías

Por Juan Carlos Bataller Plana
Imagen anterior Imagen siguiente
Dos o tres veces a la semana, la noticia policial es que se atacó un movil policial o un agente fue golpeado. Este es el móvil destruido al intervenir para controlar a 30 personas que atacaban la planta de tratamientos de residuos

Es un debate mundial y no hay una fórmula que sea 100% efectiva. No lo solucionaron los países de primer mundo y mucho menos los países más pobres. Y no hay magia para resolver el problema: ¿Qué se hace con los inadaptados? ¿Se deja actuar a la policía respaldando su accionar? ¿Se pone límites a tal punto que la policía deja hacer a quien quiera romper un patrullero o un monumento?


Hay países en los que los policías cuentan con todo el poder para actuar. En otros lugares, las fuerzas de seguridad no cuentan con respaldo. En Argentina, depende la época, se pasa de un garantismo absoluto a una política de mano dura total, sin términos medios. Esos cambios tan bruscos hace que haya marchas y contramarchas, pasemos de demonizar a la policía al efecto “Blumberg” con marchas multitudinarias y pedidos de instalar la pena de muerte.


Entre las novedades que trajo el sistema de flagrancia en San Juan, está la inmediatez de la noticia. Pasa un caso policial en el que se le da participación al Ministerio Público y a los pocos minutos se comunica a la población. Después incluso se da a conocer el fallo condenando o absolviendo al acusado. Esto permite poder sacar conclusiones de los hechos que van sucediendo.
Y lo que llama la atención es la cantidad de casos en los que se agrede a la policía o a los móviles policiales. Sólo en la última semana, una persona que ya estaba en el móvil policial, una Renault Duster, comenzó a destruirla a patadas. A los dos días, tras la detención de otra persona, él y sus familiares comenzaron a pegarle al policía. Y en la madrugada del miércoles, 30 personas que estaban apedrando la garita del predio donde se recicla la basura, atacaron un móvil policial y tuvieron que intervenir más efectivos con la utilización de balas de goma para controlar la situación.


-Ni loco le daría vía libre a la fuerza policial. Como en toda institución, hay un pequeño porcentaje de policías violentos y si tienen vìa libre para hacer lo que quieran, nadie los controlará. Eso sí, no se puede tener una policía atada de pies y manos que castiga al policía que interviene. En ese caso todos van a llegar tarde, ninguno va a jugarse su carrera para evitar un delito.
El análisis lo hizo un viejo policía, ya retirado, que tuvo mando de tropa.
Y asegura que no hay una solución mágica a la hora de resolver el tema.
-Es importante que los policías pasen por la universidad. Les da incluso un nuevo status social. No alcanza con eso, debe terminar de formarse en la calle. Y principalmente tiene que sentirse respaldado a la hora de actuar. Los cambios se ven en el tiempo, las mejoras que pueden verse ahora son producto de lo que se hizo hace cinco años. Y en esta transición conviven quienes entienden los cambios de época y quienes no lo entienden- sigue analizando el viejo policía.


Es tan difícil el tema que incluso terminó con un gobierno. Eduardo Duhalde adelantó las elecciones en 2003, tras el asesinato de los manifestantes Kosteki y Santillán en la estación Avellaneda en junio de 2002 por parte de un policía con gatillo fácil. Se pasó al otro extremo, con manifestantes que escupían a los policías, lo agredían y la orden que tenían los uniformados era no hacer nada. Los tiempos a nivel nacional cambiaron. Con la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, las diferentes fuerzas de seguridad cuentan con un mayor respaldo a la hora de actuar.


El mayor problema en estos tiempos es que hay sectores de la población que perdieron el respeto por la fuerza policíal. Hay barrios y villas de San Juan que cada vez que entra un móvil policial, lo reciben con piedras. Incluso chicos pequeños no dudan en tomar un cascote y apuntar a los vidrios del auto o a la cabeza del agente. Un buen porcentaje de los nuevos móviles policiales son prueba de esto.


La solución no pasa por el agente de policía. Quienes pueden solucionarlo son las autoridades. Desde el ministro de Gobierno al jefe de Policía, pasando por la justicia, deben dar señales claras que el policía que actúe siguendo el protocolo, no será entregado a la parrilla para que lo cocinen.
Es fácil decirlo, es complicado hacerlo con una institución con 5 mil integrantes.


La anarquía es tan peligrosa como los excesos. La falta de respaldo produce tanto daño como dar libertad absoluta. Son los desafíos de estos tiempos, ni más ni menos.




› Encuesta

Cumpleaños:

Mauricio Ismael Zanni

Propietario de Zanni amoblamientos

Fallecido:

Miguel Oscar Montilla

El sepelio se realizara hoy a las 09:00 horas en el cementerio de...
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.