DEBATE EN CHILEFebrero 19, 2018

La desgarradora historia de la joven de 19 años que quiere morir

Ella asegura que su cuerpo está "desgarrado" por una enfermedad sin diagnóstico y pidió ayuda a la presidenta Bachelet.

Imagen anterior Imagen siguiente
La desgarradora historia de la joven de 19 años que quiere morir

Paula Díaz Ahumada tiene 19 años y es víctima de una enfermedad no diagnosticada que le genera fuertes dolores. “Tiene tanto dolor que solo quiere morir”, según su hermana. Su deseo de no continuar sufriendo la llevó incluso a apelar a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, para que se autorice su eutanasia.

"Sólo pido descanso, le suplico que me dé la eutanasia, no soporto mi cuerpo", le aseguró Paula a la presidenta, un desgarrador mensaje que ya dio la vuelta al mundo. "No tengo descanso ni de día ni de noche, le suplico con toda mi fuerza que me venga a ver porque ya no puedo esperar más, no comprendo, no puedo comprender, si hemos hecho de todo y sigo luchando para que ella me escuche", dice en un video que circula por Internet en el marco de la campaña #JusticiaParaPaula.

Paula asegura que su cuerpo está "desgarrado" y no hay ninguna parte que no le duela. Ni siquiera su mamá, María Cecilia Ahumada, la puede abrazar. "Todo me quema", asegura la chica en su cama. "¡Quiero pedir ayuda y ya no sé como hacerlo", dice, antes de contar que ya no quiere saber más de hospitales porque "nada le calma".




Paula comenzó con un dolores persistentes de cabeza en 2013, a lo que siguieron dolores corporales e insensibilidad de las articulaciones. Su hermana, Vanessa, está segura de que todo comenzó cuando Paula fue hospitalizada por síntomas que los médicos asociaron con una tos convulsa. "Nosotros como familia lo tendemos a relacionar con que Paula en 2013, un poco antes de caer hospitalizada, recibió una vacuna trivírica que cubre tres tipos de enfermedades (difteria, tétanos y tos convulsiva) y mi hermana cayó precisamente hospitalizada primero por una supuesta tos convulsiva", argumenta Vanessa.

La familia considera que un virus de la vacuna se alojó en la médula de Paula y le provocó la actual condición. "A partir de entonces, comenzó a presentar una serie de síntomas que no se asociaban con la tos”, dijo Vanessa. “Vivió una serie de hospitalizaciones, estuvo en muchas clínicas internada y comenzó a perder movilidad en las piernas, los brazos, se le agarrotaron las piernas, las manos, perdió la movilidad, la sensibilidad en algunas partes y en otras siente muchísimo dolor”.

Actualmente, los dolores que padece Paula ni siquiera le permiten dormir y prácticamente no puede abrir los ojos porque la luz le quema. No puede sentarse ni ponerse de pie ni estar por más de 5 minutos en la misma posición. Ningún médico pudo decirle a ciencia cierta qué tiene y nadie está seguro de poder curarla, tratarla o, al menos, aliviarle los dolores.




Cumpleaños:

Nélida Martín

Contadora, Ex Senadora
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios