Último Momento

ALGO DE ALGUIENFebrero 23, 2018

Cambio

Por Gustavo Ruckscholss
Imagen anterior Imagen siguiente
Dibujo Miguel Camporro

En mi escritorio tengo una biblioteca que quién entra, la ve detrás de mí. Es amplia y bien nutrida con los libros que más frecuento.

Hay una jovencita que me visita, por un trámite, una vez al mes y es muy locuaz. Mientras yo escribía, ella miraba los libros muy compenetrada. Cuando terminé de escribir, la miré y le pregunté qué la tenía tan interesada. Me dijo que los libros; que a ella le gustan mucho; que también ella tenía libros.

- Tengo tres, aclaró, y los quiero mucho -

- ¡Cuántos que tiene! ¿Y los quiere a todos por igual? preguntó -

- No, no, a algunos los quiero más que a otros. Y hay otros que aunque no los quiera tanto, los necesito, dije -

- Ah, ah ¿y para qué los necesita? -

- Los consulto cuando quiero saber algo en especial -

- ¿Y de tantas cosas necesita saber? -

- Y...de acuerdo a las circunstancias, cuando me hizo falta sobre algún tema lo compré y así lo tengo siempre a mano. Así se fueron juntando, no siempre los necesito, a veces, me las arreglo sin ellos.-

- ¿Y ellos no se enojan cuando no los necesita? -

- Espero que no, dije -

- Yo a los míos los quiero mucho aunque no los consulte, los leí una vez y me gustaron mucho, no los quiero cargosear -

- ¿Y de qué temas son?, pregunté -

- No me acuerdo, hace mucho que los leí.

Como cambiando de tema me dijo:

- ¿Vio que ahora todo lo que se necesite lo puede encontrar en Internet?. Casi no van a hacer falta los libros-libros.

- Si, así es la tendencia, dije -

- Entonces nadie más que los viejos tendrán libros, de esos que usted tiene tantos - Dijo con la sutileza de un elefante en un bazar.

Se fue muy livianita, igual que llegó. Juventud espontánea, alegre, fresca y con muy poco tacto, por cierto.

Esa insolencia impensada me recordó que no solo es estrictamente cierto, sino que tendré que hacer algo para aligerarme de tanto "libro de viejo"; acostumbrarme a vivir dependiendo de la web. Ganar el espacio físico de las bibliotecas e idolatrar a mi humilde PC.

Ni siquiera alguien me recibe mis colecciones tan preciadas y queridas. Compañeras de estudio y alegrías. Ni la PC ni el celular tienen ese olor a libro; no hay lomos que acariciar ni fotos viejas o diagramas con recuerdos. Tampoco invitan a sentirse en una plaza a leer un poema ni a prensar unos pétalos de rosa entre las hojas.

Me dará mucho trabajo el cambio.




Cumpleaños:

Néstor Adrián Campillay

Poeta

Fallecido:

Beatriz Maria Gomez De Dominguez

El sepelio se realizará hoy, a las 10:00 horas, en el cementerio...
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios