Diseño IndustrialFebrero 27, 2013

Nuevo uso para las tapitas de gaseosa

El desarrollo del arquitecto Francisco Ribero propone una relectura sobre el uso de las tapitas como alternativa de revestimiento. También trabaja sobre proyectos urbanos y sociales.

Imagen anterior Imagen siguiente
TAPAS. Se pueden aplicar en mobiliario, como mostradores, mesas y tarimas. (Foto de: arq.clarin.com)
TAPAS. Realizarán senderos por las veredas de Barracas, entre los edificios que integran el Distrito de Diseño. (Foto de: arq.clarin.com)
TAPAS. Una de las distintas opciones de ensamblado. (Foto de: arq.clarin.com)

Se necesitan 1.024 tapitas plásticas para cubrir un metro cuadrado del revestimiento ecológico creado por Francisco Ribero. Arquitecto, de 33 años, ya diseñó un catálogo con 20 combinaciones posibles para utilizar en pisos, paredes, mobiliario y murales.

La idea de encontrarle un nuevo uso a las tapitas de gaseosas (las de agua no sirven, porque tienen menos plástico) surgió mientras cursaba la carrera de Arquitectura en la FADU-UBA y al tiempo, trabajaba en el estudio de Guillermo Brunzini. “Me interesaba dar con un proyecto que combinara estética y sustentabilidad ”, dice Ribero. Junto a Cecilia Fortunato, su socia, hoy generaron una red de recolección propia desde el Centro Metropolitano de Diseño. Allí participan del programa IncuBA VIII (obtuvieron el mayor puntaje entre los seleccionados) y armaron un búnker donde stockean las tapitas.

También se vincularon con oficiales y ayudantes del barrio Caacupé y la Villa 21 para capacitarlos en el proceso de colocación.

La paleta de colores de Pisotapitas arranca por el rojo, el gris y el negro. “Aunque en las fechas patrias y los mundiales aparecen las celestes, pero luego se dejan de fabricar”, señala Ribero. Y también suma las azules, amarillas, verdes y naranjas, aunque en menor proporción.

A partir de la configuración de una matriz, la producción de placas se genera a partir de la repetición del sistema de mosaico veneciano, más el papel engomado. “Sustituimos la red de fibra de vidrio para que el proyecto sea más sustentable”, explica Ribero. El promedio mensual de producción es de 300 metros cuadrados, y cuando se les presenta un pedido que implica grandes superficies, recurren a las instituciones benéficas o las escuelas: “Ellos nos dan las tapitas a cambio de workshops y cursos de formación”, dice Ribero. Así, se conectaron con distintas ONG, jardines infantiles y el mismo CMD que los está incubando: revestirán una pared interna con un motivo futbolístico, aún a definir. “Puede ser el gol que le hizo Maradona con la mano a los ingleses”, anticipa el arquitecto.

También estudian la posibilidad de crear senderos urbanos por Barracas, que irían desde las paradas de colectivos hasta los edificios del barrio que integran el Distrito de Diseño. Y siguen trabajando en la realización de murales. “Como las tapitas actúan de píxeles, se pueden armar rostros. Hicimos al Che Guevara, Frida Kahlo y Bob Marley, entre otros”, comenta. Además, llevaron el desarrollo al INTI, donde se están analizando los resultados de aislación termoacústica e impacto UV. Ya obtuvieron el de resistencia al fuego: “Dentro de las tapitas queda aire estanco, que impide la propagación de las llamas”, señala Francisco Ribero, el señor de las mil y una tapitas.



FUENTE: arq.clarin.com

Cumpleaños:

César Eugenio Aguilar

Ingeniero civil, diputado provincial

Fallecido:

Faustino Eleazar Vidal

El sepelio se realizará hoy a las 11.00 Hs en el cementerio San ...
Vulnerability Scanner