Lo dejaron por gordo: ahora es fisicoculturista y sale con una modelo

Tras el rechazo de su ex, un británico tocó fondo y desde hace un año decidió cambiar totalmente de rutina. En menos de 12 meses perdió 38 kilos y compite profesionalmente.

Imagen anterior Imagen siguiente
Lo dejaron por gordo: ahora es fisicoculturista y sale con una modelo

Cuando su  ex novia lo dejó hace seis años por "estar demasiado gordo", el hombre modificó por completo su manera de ver la vida, dejó la pizza y la comida rápida y optó por una dieta con mayor número de proteínas, combinadas con una buena rutina de ejercicio. En menos de un año, Judt se despidió de las lonjas y las sustituyó por puro músculo.

Así lucía Miro Judt.


"Cuando era más joven no me importaba lo que estaba comiendo o bebiendo, me tomaba muchas botellas de refresco y comía mucha chatarra. Pero cuando mi novia de seis años terminó conmigo, ese fue un punto para cambiar. Ella fue muy cruel conmigo, y me dijo que no creía que yo pudiera bajar de peso", aseguró.

Muy al contrario de las apuestas de su cruel ex pareja, el hombre de 33 años, pudo perder el peso y no solo eso: ha conseguido una novia que no solo lo quiere por su apariencia, sino que admira su determinación para ponerse en forma.

Judt, de Wakefield, Reino Unido, trabaja dentro del mundo del fitness y su novia, Victoria Wilson, es una modelo que está completamente impresionada por su determinación. Llevan viviendo juntos cerca de un año.

La mujer que hoy acompaña al ex "gordito"

Su actual novia es muy importante para mantenerse en forma, pues lo acompañó al gym y siempre lo ayuda a seguir firme en su dieta.

Sobre su ex, este chico tiene un par de cosas para decirle: "Si mi ex novia me puede ver ahora, espero que se dé cuenta de todo lo que se perdió".




Cumpleaños:

María Mercedes Noguera

Comunicadora Social
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios