POLITICAMarzo 2, 2018

Los problemas de salud no son por los bolivianos

Por Juan Carlos Bataller Plana
Imagen anterior Imagen siguiente

Hay un problema concreto de salud en las provincias que limitan con Bolivia y Paraguay. Hay tours de salud que llegan de esos países para atenderse en Argentina en forma gratuita e incide en los presupuestos de provincias como Jujuy y Formosa. Es cierto pero, ¿la mala calidad de atención de la salud en el país es culpa de los bolivianos que vienen a atenderse aquí? ¿Es culpa de la atención a extranjeros que los medicamentos sean tan caros, que no se pueda aplicar una política de genérico por la presión de los laboratorios, que los gastos per cápita de salud son de primer mundo y la atención es de tercer mundo?


Hay un discurso que se instala rápidamente con conclusiones simplistas que buscan esconder los verdaderos problemas. Y después de los titulares grandes, de mostrar gente indignada porque un boliviano se atiende en un hospital público, de crear rispideces diplomáticas y de aumentar los niveles de intolerancia hacia nuestros países vecinos, vienen aclaraciones a las que nadie presta atención.
Por ejemplo, aunque el gobernador jujeño Gerardo Morales, quiera dejar de atender a las extranjeras que vienen a dar a luz en nuestro país, ninguna ley puede amparar esto.
Constitucionalmente, quien nace en territorio argentino es argentino, sea hijo de extranjeros o no. Se sigue en el país el principio de Jus Soli por lo que sólo por nacer en los límites de nuestro país tiene los mismos derechos que el que viene de varias generaciones. Si quieren cambiar esto, deben modificar la Constitución Nacional.
El ministro de Salud de la Nación salió a aclarar que los casos de emergencia seguirán atendiéndose. Es decir, quienes sean extranjeros y estén en el país por el motivo que fuese, serán atendidos en casos de accidentes o una peritonitis, por ejemplo.
Y en San Juan si esa persona tiene algún tipo de cobertura, se harán los trámites para que el hospital recupere lo que gastó. A esto hay que sumarle que también por Constitución Nacional, todos los extranjeros que quieran vivir en suelo argentino serán recibidos y tendrán los derechos de quienes hayan nacido acá.
Evo Morales anunció que va a haber reciprocidad y a los argentinos que estén en Bolivia se les dará los mismos servicios que los bolivianos que estén en el país. La verdad es que todo seguirá igual porque hoy en día tiene más motivos un boliviano para acceder a los hospitales públicos argentinos que los argentinos a Bolivia. Eso sí, se presenta como un triunfo lograr la reciprocidad. Está bien, se consiguió, pero los problemas de salud son los mismos que los que teníamos la semana pasada.


Acotado el problema, la queja de Jujuy se reduce a quienes llegan al país para recibir tratamientos que no son accesibles en sus hogares. Un caso típico es el del enfermo oncológico cuyo tratamiento es absorbido por el Estado. Y no es una urgencia más allá de la gravedad de la enfermedad. Cada paciente oncológico le cuesta al Estado miles y miles de pesos pero no es ese gasto el culpable de los problemas argentinos. Hacen más daño al sistema de salud los grandes laboratorios, y los médicos, que hacen lobby con los gobiernos para que en Argentina fracase el sistema de genéricos. En Brasil hay una fuerte campaña para que se compre el genérico y no el medicamento de laboratorio extranjero.


Si queremos una mejor salud, hay que hablar de los grandes agujeros negros por los que se van los dineros públicos. Hay que controlar a las obras sociales sindicales, hay que renegociar los contratos de los grandes laboratorios proveedores, hay que cambiar el sistema de salud dirigido a sanar -que le conviene a muchos- por el sanitarista que busca prevenir. Hoy tenemos una salud de primer mundo accesible para muy pocos y una salud gratuita muy despareja.

Con hospitales muy bien equipados y con centros de salud que no llegan siquiera a la categoría de dispensarios.
Eso sí, es preferible echar la culpa a los bolivianos y paraguayos que tratar el verdadero problema con empresas millonarias prestando malos servicios.
Pasa lo mismo con educación. Más allá que es bueno que también haya reciprocidad y se permita a los argentinos estudiar gratis en el extranjero -como pasa en nuestro país- no es el problema real de nuestra educación. La pauperización de la educación pública no es a causa de bolivianos o chilenos que estudian gratis en nuestro país. Aunque se les impidiese asistir a las aulas, las universidades argentinas conservarían el mismo nivel educativo, ni mejor ni peor.


Alarma realmente la simplificación que se hace de los temas. En momentos en que se busca formar bloques entre países para poder comercializar en su conjunto, se busca también el cultivo del odio al extranjero. Y se toma al boliviano como el villano causal de los problemas, cuando la realidad indica que un gran porcentaje de los que llegaron al país, lo hicieron con una extraordinaria capacidad de trabajo. Basta ver las cuadrillas de trabajadores golondrinas para saber que son extranjeros con ganas de trabajar.





› Encuesta

Cumpleaños:

Andrea Romina Ontivero

• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Becas CIN para estudiantes universitarios

En el marco del “Plan de Fortalecimiento de la Investigación Científica, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en las Universidades Nacionales”, el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) otorgará por octavo año consecutivo Becas de Estímulo a las Vocaciones Científicas (Becas EVC – CIN) para estudiantes de grado de instituciones universitarias públicas que deseen iniciar su formación en investigación. La convocatoria incluye disciplinas científicas, humanísticas, tecnológicas o artísticas. La convocatoria 2018 permanecerá abierta entre el 4 de junio y el 2 de julio. La beca se ejecutará de abril de 2019 a marzo de 2020.

Comenzaron las inscripciones para ingresar a la Armada

La Delegación Naval de la Armada Argentina en San Juan vuelve a abrir las inscripciones para ser parte de esta entidad. Las inscripciones son hasta el 15 de junio del 2018. Además, la Armada Argentina busca ingenieros y médicos para que se sumen a la armada. Los interesados deben acercarse a la oficina de la delegación ubicada en Alem 487 sur o al teléfono 4223744. Estos son los requisitos: Secundario completo (se pueden inscribir cursando el último año) Tener no más de 24 años Exámenes académicos en San Juan en octubre o diciembre. Ingreso en febrero de 2018. Se facilitan programas, bibliografía, etc. Aprobar exámenes médicos, de perfil laboral, físicos y de aptitud militar. Educación paga: Alojamiento Vestuario Inscripción Material de estudio Cobertura médica gratuita Percibe una remuneración mensual mientras estudia equivalente al salario mínimo vital y móvil (actualmente 9.500 pesos). Formación. Sustentada en valores, posibilidades de superación personal y profesional. Estabilidad laboral.

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.