POLITICAAbril 20, 2018

La jugada de Cáceres y Basualdo apurando a Orrego

Por Juan Carlos Bataller Plana
Imagen anterior Imagen siguiente
Marcos Peña y Rogelio Frigerio recibieron a Eduardo Cáceres, Roberto Basualdo, Marcelo Orrego y Fabián Martín

Marcelo Orrego iba contento. Junto a Fabián Martín iban a poder reunirse con Rogelio Frigerio y Marcos Peña y hablar de obras y planes para que llegaran directamente a Santa Lucía y Rivadavia. El senador Roberto Basualdo y el diputado nacional Eduardo Cáceres habían gestionado la reunión y todos posaron sonrientes para la foto. Esa reunión fue el lunes pasado. El martes, los diarios La Nación y Ámbito Financiero publicaron la foto afirmando que Orrego iba a ser el candidato a gobernador de Cambiemos. Y la noticia pasó a ser reproducida en San Juan.

A partir de ese momento Marcelo Orrego contestó todas las llamadas del periodismo para aclarar que no es candidato, que la reunión no fue para eso y que se habló de obras para su departamento. Llamó la atención el esfuerzo que realizó para desmentir una posible candidatura, por lo que es fácil empezar a sacar conclusiones de los verdaderos motivos de la reunión y de la negativa de Orrego...

No hay dudas de que tanto Basualdo como Cáceres están empujando a Orrego a ser el candidato a gobernador. El senador no tiene intenciones de ser candidato, aduce necesidad de renovación, no cansar al electorado. Por su parte, Cáceres tampoco tiene intenciones de ser el candidato. Con buena llegada con
el Gobierno Nacional, maneja tranquilo el partido en San Juan sin que le discutan el liderazgo. Presentarse a elecciones supone un gran riesgo para todo político, que le cuenten las costillas. Y si queda lejos de los puntos que saque Macri en la provincia, pierde terreno. A esto se suma que no tiene una estructura provincial que le permita ser competitivo en cada rincón de San Juan.

Rodolfo Colombo ya avisó que va por la Capital. Desde hace años busca el cargo y cree que están dadas las condiciones para intentarlo el año próximo. Incluso está apurado anunciando sus intenciones para evitar que lo presionen a ser el candidato a gobernador. Fabián Martín tiene la posibilidad de tener un mandato más y lo va a aprovechar. El otro que podría ser, Enrique Conti, hace rato que está cómodo como integrante del Tribunal de Cuentas. Marcelo Orrego tiene buena imagen, su gestión es muy prolija, sin denuncias y tiene una perfil de dirigente joven y eficaz. No tiene posibilidad de ser reelecto y desde hace años que en el basualdismo se dice que es el sucesor de Basualdo. Entonces, ¿por qué tantas dudas, por qué no decide oficializar su candidatura? Y es aquí cuando se empieza a hablar de hipótesis.

Orrego no tiene problemas laborales. Cuando deje su cargo de intendente, lo espera su cargo de planta permanente en el Senado de la Nación. Por lo que no está especulando con ir a un puesto seguro como sería una diputación provincial. La cuestión pasa por otro lado y es lo difícil que resulta hacer política desde el llano. Lo vive Mauricio Ibarra. Tras ser intendente y diputado nacional, desde que dejó la banca en 2013. El mismo Roberto Basualdo fue candidato a gobernador en 2011 y al mismo tiempo fue candidato suplente a senador. Si bien perdió con José Luis Gioja, tras las oportunas renuncias de Guillermo Baigorrí y Susana Laciar a sus bancas, pudo ser senador. Hoy nadie le asegura a Orrego un trato similar.

Y por más que gane su hermano Juan José en Santa Lucía, Orrego no tiene intención de ser intendente en las sombras. La elección a gobernador será antes que las nacionales. Es decir, Orrego podría ser candidato a gobernador primero y a diputado nacional después. El problema es que Cáceres quiere ese lugar para el PRO y será difícil que Orrego acepte ser candidato a gobernador si lo quieren hacer jugar de prepo. Por su parte, Basualdo está preocupado por los cuestionamientos a su conducción, más después que medios de Buenos Aires lo hayan puesto como ejemplo de nombramientos de familiares en el Senado. Hasta su contador personal figura con una categoría alta en el Congreso... Enfrente tiene a un candidato en su plenitud. Tras la reunión del martes pasado en el Partido Justicialista, Sergio Uñac salió fortalecido desde lo interno. Más allá de todo lo que pueda hablarse en comentarios de café, Uñac obtuvo un fuerte respaldo para seguir siendo el conductor del peronismo.

El gobernador tiene sus problemas con los funcionarios nacionales, que siguen paralizando obras, tiene sus diferencias con José Luis Gioja, pero lo respalda su fuerte imagen positiva en el electorado. Eso sí, sabe que el candidato más complicado para enfrentar es Orrego.




Cumpleaños:

Roberto Basualdo

Senador Nacional y Empresario
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios