POLITICAJunio 1, 2018

Así no hay quién quiera invertir

Por Juan Carlos Bataller Plana
Imagen anterior Imagen siguiente
La carga impositiva y los trámites burocráticos sacan incentivos a los que buscan invertir

Siempre es bueno respaldar con datos lo que se dice. Y el economista y empresario Gustavo Lazzari publicó en www.eleconomista.com.ar, datos que explican por qué muchos eligen la bicicleta financiera antes que invertir.

Primer dato: el nivel de gasto público sobre el PBI ronda el 44%. Carlos Manzoni, en www.lanacion.com.ar, hizo un detalle más fino de esto: un 14% del PBI es salarios públicos; jubilaciones representa un 9% del PBI, un porcentaje importante son transferencias corrientes (subsidios por servicios públicos y prestaciones sociales). En subsidios se bajó del 5% del PBI en 2015 al 3%. En los países del primer mundo, el gasto público promedia un 35% del PBI pero brindando servicios como educación y seguridad, mucho más eficientes.

Segundo dato: El dinero del gasto público sale en gran parte de impuestos y la presión tributaria sobre PBI alcanza el 37%. Según explica Lazzari, en los ‘80, la presión tributaria no alcanzaba el 20% y en los ‘90 llegaba al 25%. Es una presión tributaria mayor incluso que los países escandinavos que tienen un Estado que interviene en gran parte de la vida de sus habitantes.

Tercer dato: Sobre el sector privado pesan 96 impuestos. Incluso con barbaridades como que el 43% del precio de los alimentos son impuestos. O el 50% de una vivienda.También el 58% de los autos y el 55% de las naftas.

Cuarto dato: Hay 8 millones de contribuyentes privados y 20 millones de argentinos que tienen ingresos del Estado, o jubilaciones y pensiones o subsidios. Es decir, hay 2,5 personas a cargo de cada aportante.

Quinto dato: Cada mes hay 19 vencimientos impositivos, en 2017 hubo 250.000 embargos de AFIP sobre un total de 600.000 empresas y existen 69 mil regulaciones entre leyes, decretos, normas aclaratorias, etcétera, que debe tener en cuenta un empresario, un contador, un abogado para manejar una empresa. Se calcula que en Argentina, una empresa debe destinar 405 horas de un empleado -eficiente- para cumplir con trámites tributarios. En el resto de América Latina son 361 horas y en los países más desarrollados, en promedio son 177 horas. A eso se suman las horas perdidas en trámites burocráticos y ni hablar si tiene que gestionar créditos o descubiertos bancarios. En definitiva, una PyME puede tener cinco empleados y uno de esos tendrá que estar destinado exclusivamente a cumplir con la burocracia estatal a nivel nacional, provincial y municipal.

Sexto dato: Según explica Lazzari, en Argentina una PyME deberá realizar 22 trámites si quiere transportar bondiola, 164 trámites si busca producir pollo o deberá certificar 30 papeles ante un escribano si debe recurrir a un crédito. Ojo, esos números son aparte de los 22 trámites necesarios para pagar los diferentes impuestos. Hay cuestiones que están mejorando. Hasta hace poco, un trámite para constituir una sociedad anónima en San Juan demoraba meses en Inspecciones Jurídicas y hoy son 15 días. Es mucho más fácil constituir una sociedad simplificada. En Buenos Aires puede hacerse por Internet y tarda entre 24 y 48 horas.

Pero hay temas que son más difíciles de solucionar ya que depende de burocracias que no quieren cambiar, en algunos casos por dejadez, en otros porque hay todo un circuito montado que permite una red de peajes para aprobar o acelerar trámites. Y no son en la cabeza de los organismos solamente....

Si uno habla con un empresario o un comerciante, teme los trámites en Bomberos. Son 6 meses o más para tener una autorización que dura un año por lo que es un eterno empezar de nuevo. Lo mismo pasa con un arquitecto o un ingeniero que debe aprobar planos en Planeamiento o un negocio al que le cae un inspector municipal con la novedad que debe cambiar todo el tema eléctrico aunque le puede aconsejar un electricista amigo que cobra más pero lo hace rápido...

Lo que muchas veces no se tiene en cuenta es que quien invierte tiene de un lado todos los impuestos y las trabas burocráticas y del otro lado, apostar al dólar, al 40% de rentabilidad de las tasas, a un 27% de un plazo fijo, sin despeinarse, sin empleados, sin contadores ni abogados, sin AFIP... ¿Usted qué haría? Lamentablemente, así no se hace un país.




Cumpleaños:

Roberto Pugliese

Dirigente radical
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios