ALGO DE ALGUIENJunio 1, 2018

Viajemos

Por Gustavo Ruckscholss
Imagen anterior Imagen siguiente
Dibujo Miguel Camporro

El diccionario dice que viaje es el cambio de ubicación, en nuestro caso, de las personas. Para saber un poco más tendríamos que preguntarnos el porqué del viaje, ya que puede ser por motivos religiosos o porque nos enfermamos; hoy se usan los viajes de egresados que hacen al recibirse y que antes les decíamos viaje de estudio y se aprendía algo y se farreaba menos. Al aumentar las facilidades turísticas, proliferaron, también, los viajes de jubilados que son, contra lo que se podría suponer, muy alegres y hasta algo transgresores porque ya no hay que fijarse más que en pasarla bien, sin pensar en las cuotas ni en las coyunturas. Mucho más discretos son los viajes de aniversario, que son más personales; como los de casamiento, que, por ahora, son de a dos, uno de cada bando, y que todavía se les sigue llamando "luna de miel". Pariente menor de estos, son los que se hacen al cumplir 15 las chicas con mucho ruido y a lugares acordes con esa inefable etapa de la vida. Además de todos estos que son de placer, están los que son por trabajo y hay quienes hasta viven en movimiento que son, precisamente, los viajantes ; esos que también suelen tener una novia en cada pueblo, como sus primos los marineros, que en cada puerto se ponen al día...

Menos entretenidos son los que se hacen por alguna enfermedad, tratamiento o accidente. Las agencias nos ofrecen cada día más y más opciones con ofertas y paquetes de paseos.

Todos estos viajes se pueden hacer de distintas formas y por distintos medios. Desde Cavallo, los viajes por tren son un recuerdo. Es una lástima porque son muy entretenidos y diferentes, como se pueden disfrutar en lugares del mundo normal. Si es en la tierra, se pueden hacer en colectivo, remís, taxi, subterráneo, roller, bicicleta, triciclo o a pie. Si es por agua, se puede viajar en barco, kayak, balsa, bote o yate si se tiene plata o submarino si se tiene coraje... Aunque para pasarla bien, lo mejor son los cruceros que han nacido para disfrutar a pata suelta. Si es por aire, no son tantas las posibilidades más que el avión o en globo, aunque tal vez, habría que agregar a los sueños y las ilusiones que son lo más etéreo que tenemos a mano.

Los viajes son buenos porque nos traen alegrías y nos hacen conocer lugares y gentes, costumbres y actitudes. Significan un cambio, y eso es bueno, también es mirar la vida desde otro punto. Es comparación y aventura. Es cambiar de ubicación, como dijimos al comienzo, y es cierto, no solo en el espacio, sino, y por sobre todo, en el sentir, en el pensar y en el ánimo.




› Encuesta

Cumpleaños:

Gabriel Alejandro Espínola

Técnico Universitario en Turismo
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.