Julio 12, 2018

El sexo también se devaluó: brusca caída en el consumo de albergues transitorios

El alquiler de habitaciones por turnos cayó un 20% en un año y medio. Desde el sector, responsabilizan a la política tarifaria del Gobierno, a la presión fiscal y a la industria del juicio.

Imagen anterior Imagen siguiente
Los albergues transitorio, otro sector en crisis, según lo manifiesta José Manuel Capelo, presidente de F.A.D.A.P.H (Federación Argentina de Alojamientos por Hora), (Fuente: minutouno.com)

En el último año y medio, el consumo de albergues transitorios tuvo un descenso del 20% en Capital y Provincia. En la Ciudad se cerraron alrededor de 5 o 6 hoteles alojamiento por año.

Así lo aseguró a ámbito.com José Manuel Capelo, presidente de F.A.D.A.P.H (Federación Argentina de Alojamientos por Hora), quien describió la actualidad del sector como "muy crítica".

"La mayoría de las actividades comerciales han sufrido un deterioro importante, tanto por el consumo -que ha bajado, fundamentalmente, por cuestiones económicas-, como por el incremento de los costos", afirmó.

La actividad a nivel nacional emplea cerca de 10 mil personas. "El gran problema es el aumento de las tarifas, el ahogo impositivo y la industria del juicio laboral", describió.

Respecto al incremento en las tarifas, Capelo mencionó que esto les afecta y preocupa, ya que "el aumento significativo de los costos es imposible de trasladar al consumidor. Si se trasladaran en forma directa, no vendría nadie. El problema mayor es la pérdida constante de rentabilidad", sostuvo.

El turno en un albergue transitorio, que va de 2 a 3 horas, arranca en $ 400. Desde la entidad aseguraron que los establecimientos más perjudicados son los que apuntan a una clientela de clase media, que deben "recortar gastos sí o sí".

Fuente: minutouno.com




Cumpleaños:

Roberto Pugliese

Dirigente radical
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios