POLITICAAgosto 10, 2018

¿Se animarán a cambiar para siempre el país?

Por Juan Carlos Bataller Plana
Imagen anterior Imagen siguiente
El juez Claudio Bonadío puede cambiar para siempre un sistema de corrupción ligado al Estado

El juez Claudio Bonadío y el fiscal Carlos Stornelli tienen la gran responsabilidad de cambiar para siempre al país. En sus manos está la causa más importante de los últimos años. Si bien es trascendente que se haya condenado a cinco años y 10 meses al exvicepresidente Amado Boudou por querer quedarse con la fábrica de billetes, lo de los cuadernos es un tema que lo supera.

Hasta ahora se hablaba de la corrupción kirchnerista. Incluso los empresarios acusados eran parte del equipo de gente que desembarcó con Néstor Kirchner en 2003. La novedad es que deberán dar explicaciones los empresarios que están desde siempre, con el oficialismo de turno, dispuestos a ser generosos con funcionarios que vieron crecer su patrimonio al punto que un simple chofer llegó a tener 65 millones de dólares en inmuebles en Estados Unidos. Y también empezó a dar explicaciones Norberto Oyarbide, el exjuez que nadie duda de su accionar sospechoso, premiado por los gobiernos de Menem y Kirchner y que tuvo la complicidad de este Gobierno para irse sin salir esposado.

La cuestión es saber lo que busca Bonadío. Si su objetivo es que Cristina Fernández termine con una condena por ser jefa de una asociación ilícita y no se anima al “establishment”, lamentablemente seguiremos siendo el país donde la única forma de hacer dinero es con negocios turbios, coimas y entuertos de empresarios corrompidos y corruptores y políticos ávidos que sus tataranietos vivan de la renta del dinero malhabido.

Los empresarios le están mintiendo al juez y Bonadío lo sabe y lo permite al darles las eximiciones de prisión. Nadie puede creer que eran obligados a solventar campañas políticas. Que parte de ese dinero iba dirigido a solventar elecciones, es cierto pero la plata era para el bolsillo del funcionario de turno. Si los dueños de las empresas que ganaron licitaciones millonarias eran presionados, tenían que haberse presentado el 11 de diciembre de 2015 para denunciar el delito. Lo hicieron solamente para beneficiarse de la figura del arrepentido, mintiendo a un juez que hasta ahora le preocupa más el político corrupto que terminar con ese sistema que tanto le ha costado a los argentinos.

La cuenta es fácil. Si para acceder a una obra, el empresario debía dejarle a un ministro un millón de dólares, el costo de conseguir dinero en negro era superior. No es gratis sacar plata sin respaldo de una empresa y no se puede hacer figurar como gastos en los balances. Y si el de arriba se quedaba con un millón, todos los de abajo querían su parte, además que la empresa elevaba los costos para que la ganancia sea mayor.

Lo mismo pasa con Oyarbide. Si lo “acogotaban” para beneficiar al kirchnerismo, lo hubiese denunciado cuando cambió el Gobierno o cuando se desmanteló el servicio de inteligencia manejado por Jaime Stiusso. Y parece que no sólo lo acogotaban lo obligaron a que su pareja tuviese un incremento patrimonial que no puede justificar.

Muchas de las empresas señaladas siguen siendo las que ganan obras en la actual gestión. Y hasta ahora no hay anuncios concretos de funcionarios actuales afirmando que alguna empresa corrupta vaya a ser sacada de cualquier contratación con el Estado. Ya en Roma el peor castigo era la muerte civil, incluso era una pena más grave que la propia muerte. Quizás sea una buena señal que a empresas a las que se les compruebe actos de corrupción, tengan su condena más dura, sin posibilidades de ganar una licitación. Eso sería ir a fondo con los cambios profundos.

La única forma de eliminar la corrupción o disminuir los casos, es si hay miedo. Un millón de dólares en un bolso tarde o temprano va a encontrar el funcionario o empleado público dispuesto a corromperse. Más si las penas posibles son en suspenso, si no van a sacarles los bienes y sigue esa sensación de impunidad.

Y otro tema importante son los tiempos. Las anotaciones en los famosos cuadernos comenzaron en febrero de 2005. Nadie es tan iluso como para creer que
desde ahí empezó la corrupción. Ya lo dijo el líder espiritual de los peronistas, “los hombres son buenos pero si se los vigila son mejores”.
Y en este tema no hay buenos...




› Encuesta

Cumpleaños:

Juan José Vargas

Director de Creativos Unidos
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.