EN EL DOMINGO FAUSTINO SARMIENTOOctubre 11, 2018

La renovación del aeropuerto local arrancará en noviembre

Con una inversión estimada de $1.100 millones para mejorar el nivel del servicio para pasajeros.

Imagen anterior Imagen siguiente
Imagen de archivo

El Ministerio de Transporte de la Nación y Aeropuertos Argentina 2000 darán comienzo a las obras de infraestructura en el aeropuerto de San Juan Domingo Faustino Sarmiento en los primeros días de noviembre. Se trata de la construcción de una nueva terminal de pasajeros, la repavimentación de la pista, calles de rodaje y plataforma comercial, y el nuevo balizamiento, que se suman al nuevo estacionamiento vehicular ya finalizado.

Las obras demandan una inversión total estimada de $1.100 millones y permitirán que el aeropuerto provincial mejore el nivel del servicio ofrecido a pasajeros; necesario en virtud del incremento sostenido de vuelos en la región. Las obras generarán un total de 431 empleos directos y 516 empleos indirectos.

"Tuvimos una excelente reunión de trabajo con el ministro Dietrich. Entre otros temas, acordamos retomar el proyecto original que va a ampliar la terminal y sumar mangas nuevas. El impacto en la mano de obra será de más de 400 trabajadores, sumado a que la nueva infraestructura fortalece el perfil turístico de la provincia que estamos construyendo los sanjuaninos. Agradezco la predisposición de todo el equipo de Transporte", Sergio Uñac, gobernador de la Provincia de San Juan.

La construcción de la nueva terminal de pasajeros del aeropuerto de San Juan responde a la necesidad de contar con un edificio moderno, con infraestructura renovada y tecnología de vanguardia. Contará con una superficie total de 4900 m2 —la anterior, que será demolida, tenía 1706 m2— y tendrá dos pisos diseñados de acuerdo a las normas sísmicas actuales. La nueva terminal contará, además, con dos nuevos puentes fijos, con sus correspondientes mangas.

En la planta baja estará el hall de arribos y partidas, el hall de Check in con 12 puestos de atención, se incorporarán 12 cintas con balanzas y una cinta colectora, a fin de mejorar el traslado del equipaje y el carrusel. Se ubicarán allí las oficinas para líneas aéreas y áreas de control como Migraciones, PSA, Aduana y SENASA, confitería, locales comerciales y sanitarios.

En la planta alta habrá sectores de control de rayos con 2 scanners y cerramiento corredizo, lo que permitirá flexibilizar el espacio y utilizarlo en caso de tener sólo operaciones de cabotaje. Además, estará el sector de Migraciones con 4 puestos de atención, sala de preembarque de cabotaje, que incluirá dos puertas de embarque y espacio de espera de 320 m2 con capacidad para 60 personas sentadas, sala VIP, confitería y sanitarios. La sala de preembarque internacional incluirá dos puertas de embarque, espacio con capacidad para 120 personas sentadas, sanitarios, locales comerciales y confitería.

Por otro lado, se repavimentarán la pista y las calles de rodaje. Se reparará la plataforma comercial del aeropuerto y se ampliará de 22.000 m² a 42.000 m², lo que permitirá duplicar su capacidad y el estacionamiento de aeronaves de mayor porte, como las utilizadas en vuelos internacionales. De esta manera se podrá disponer de 6 posiciones para aeronaves del tipo de un Boeing 737, o bien otorgar espacio para 2 aeronaves del tipo de un Boeing 757 o 767, y 2 posiciones para aeronaves del tipo Boeing 737.

El aeropuerto contará con nuevo sistema de balizamiento con tecnología de vanguardia que garantizará la máxima seguridad en las operaciones, tanto en horario diurno como en horario nocturno, a largo plazo.

Estas obras se suman a la del nuevo estacionamiento vehicular, ya finalizada. Hoy cuenta con más del doble de capacidad - aumentó de 110 a 274 cocheras - además de tener espacios cubiertos y lugares designados especialmente para embarazadas y personas con discapacidad.




Cumpleaños:

Daniel Gustavo Solar

Periodista
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios