POLITICANoviembre 23, 2018

El gran desafío de los intendentes

Por Juan Carlos Bataller Plana
Imagen anterior Imagen siguiente
El gobernador Sergio Uñac y el ministro de Hacienda Roberto Gattoni, se reunieron con los intendentes varias veces a lo largo de este año para acordar el presupuesto (Foto: SI SAN JUAN)

Durante años, los intendentes reclamaron por una ley de Coparticipación municipal. Previsto por la Constitución de San Juan de 1986, no se había hecho efectiva hasta este año. Tras meses de reuniones del gobernador y el equipo del Ministerio de Hacienda con los municipios, se logró llegar a un consenso que contuvo a los 19 jefes comunales, más allá que algunos tuvieron que ceder y otros se vieron más beneficiados.


Ya había ley -que fue promesa de campaña de Sergio Uñac motivado por la experiencia de haber sido 8 años intendente de Pocito- pero había preocupación entre los jefes comunales porque más de una vez hay cambios entre lo prometido y lo cumplido.
Por eso era grande la expectativa respecto al proyecto de Presupuesto 2019 que iba a enviar el ministro de Hacienda, Roberto Gattoni, a la Cámara de Diputados para ser estudiado y votado por los legisladores.
Finalmente, lo previsto por el Ejecutivo Provincial para los municipios en 2019 es de 6.344.547.000 millones de pesos. Esa cifra es estimativa porque ahora los municipios verán fluctuar sus ingresos dependiendo de la recaudación provincial.
Para tener un dato comparativo, en el presupuesto 2018 se destinaron 3.180.300.000 pesos para dividir entre los 19 municipios, si bien después la provincia giró montos importantes para apoyo en determinadas cuestiones como ser los aumentos salariales.
Es decir, los intendentes van a duplicar sus ingresos provenientes de la coparticipación respecto a este año según lo presupuestado..


Algo similar les pasó a las provincias cuando les enviaron mayores porcentajes de coparticipación, que habían perdido cuando se traspasaron las cajas de jubilaciones a la Nación. Y los gobernadores se encontraron con mucho más dinero al mismo tiempo que la Nación dejó de hacerse cargo de numerosos planes sociales y obras públicas para compensar lo que debía entregar a las provincias.
En distritos ordenados como San Juan, con bastante ingeniería financiera, la provincia puede hacerse cargo de lo que la Nación deja de hacerse cargo. Incluso adelanta dinero a obras nacionales para que no se paralicen.
En provincias que vienen arrastrando quebrantos en sus arcas, sus economías están casi paralizadas y les impacta más la crisis.


Con esta nueva ley de Coparticipación, comenzarán a notarse las diferencias entre el jefe comunal que utiliza bien los recursos y quien los dilapida. Y se subirá la vara de exigencias.
Durante muchos años se equiparó la función del intendente con el barrido, el alumbrado y la limpieza.
Si un intendente tenía las cunetas limpias, las calles iluminadas y una buena recolección de residuos, cumplia con sus vecinos.
La complejidad de las sociedades actuales hace que un intendente le de un perfil económico al departamento, que gestione obras, que tenga proyectos sociales, culturales y deportivos. Problemas como el avance del alcoholismo y las drogas, no pueden ser obviados por los jefes comunales más allá que no sean tareas específicas de sus gestiones.


En pocas palabras, con la nueva ley de Coparticipación Municipal en San Juan, van a empezar a notarse las diferencias entre los departamentos que tengan intendentes con aptitudes de estadistas y aquellos intendentes de la vieja política, preocupados por mantener ñoquis y becados. Cada municipio va a poder gastar como quiera su dinero, para eso tienen su autonomía. Eso sí, ya no tendrán al Gobierno Provincial para que los auxilie en sus desbarajustes.
Si sólo piensan en pagar sueldos, podrán hacerlo. Si se transforman en “jefe de Estado” con todo lo que significa, será un gran plafón para los que busquen desafíos más grandes en el futuro.


Si bien por los tiempos electorales tras el adelantamiento de las elecciones, no se va a ver este cambio en el surgimiento de nuevas figuras en 2019, puede cambiar el escenario político provincial para el 2023.
Entre quienes asuman a partir del año próximo en los municipios, pueden llegar a surgir políticos con un perfil mayor de administrador provincial. El intendente que se luzca en sus cuatro años, puede transformar su departamento y su gestión tendrá mucho más brillo que lo que pueden hacer los actuales jefes comunales.
En una provincia en la que quien la gobierna tiene un gran poder, tras la ley de Uñac aparecerán nuevos líderes. Desde lo institucional, puede ser un avance trascendental para San Juan.




Cumpleaños:

Roberto Pugliese

Dirigente radical

Fallecido:

Santos Egidio Zalazar

Sus restos serán trasladados hoy, a las 10:00 horas, al cremator...
• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios