ALGO DE ALGUIENDiciembre 14, 2018

El hábito hace al monje

Por Gustavo Ruckscholss
Imagen anterior Imagen siguiente
Dibujo Miguel Camporro

Por mi actividad, paso gran parte del tiempo haciendo trámites y gestiones en distintos entes y reparticiones para que los trabajos sigan. En una de ellas, siempre que voy, me encuentro con Carlos, que es quien me indica sobre cuál formulario llenar y recibe mis papeles, los sella y me da copias y cosas por el estilo. Es correcto, como administrativo con buena onda y experiencia en el manejo de papeles. Cuando no está, todos me dicen que deje el asunto, que cuando vuelva “el Carlos”, el administrativo, le dará el curso al trámite en cuestión.

Por mi trabajo y por mi forma de ser, estoy en la obra, con los proveedores y viendo cómo solucionar cada problema que surge, casi todos me llaman Don Gustavo o “el ingeniero”.

El otro día, mientras esperaba en la repartición alguien preguntó por el ingeniero Carlos y le dijeron que enseguida regresaba, Allí me enteré que “el Carlos” era ingeniero. Fue, entonces, que me acordé que mi abuelita decía más o menos que si algo tiene forma de león, ruge como un león, tiene cabeza y cuerpo de león, lo más probable es que sea un león. Seguí dándole cuerda al tema y vi que, por más ingeniero que sea, si “el Carlos” tiene actuación, comportamiento y actitudes de administrativo, para los que lo tratamos, y no tenemos por qué saber más que lo que vemos, será el administrativo de tal repartición Si, por otro lado, Don Gustavo actúa, se comporta y tiene actitudes de ingeniero, lo tratarán como como a un ingeniero.

Esto tiene varias interpretaciones; por un lado, es una lástima que quién se haya esforzado para concluir una carrera, no pueda o no quiera ejercerla, por las circunstancias que sean. Por otro lado, es una prueba más de que el común de la gente, a veces, concluye en base a lo que ve y vive cada día. Si ve que alguien funciona como médico, a la larga, le llamarán doctor, y si otro vende verduras, terminarán creyéndolo verdulero, aunque sea abogado. No sé si eso está mal o bien, si corresponde o no o si infringe alguna de las tantas reglas de la sociedad, pero es así. Por eso, en esta vida de apariencias, todos tratan de aparentar ser leones, aunque muchas veces no lo son. Hoy las etiquetas, casi valen más que el contenido, los blasones y actitudes son tan valiosos como muchas realidades que no siempre se ven.




Cumpleaños:

Flavia Cantoni Dibella

• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios