conflictoEnero 8, 2019

DAMSU: Renunciaron Zulma Corzo y su equipo

La presidenta del Consejo Directivo y los consejeros de los sectores docente, no docente y jubilados presentaron la renuncia "indeclinable" para que la obra social "reestablezca las relaciones con las autoridades de la UNSJ. Le piden a los afiliados defender la insttiución para evitar el "desguase".

Imagen anterior Imagen siguiente
La presidenta de DAMSU Zulma Corso y el apoderado legal Cayetano Dara en A Media Mañana

Zulma Corzo presentó su renuncia como presidenta del Consejo Directivo de Damsu y también como consejera de la obra social de la UNSJ, junto con ella también presentaron su dimisión Osvaldo Carrizo, secretario; Daniel Correa, consejero titular y Carlos Borcosque, consejero suplente.

La renuncia llega tras el escándalo de la ultima elección convocada por la asamblea ordinaria de Damsu donde se eligió a dos nuevos miembros del Consejo Directivo que fueron proclamados por la Junta electoral y por cuyo hecho las autoridades de la obra social (que ahora renuncian) se presentaron ante la Justicia solicitando la nulidad del sufragio.

En el documento donde comunican su renuncia al vice presidente de DAMSU, Sergio Castro, argumentan la dimisión en el conocimiento de que "nuestro alejamiento permitirá el reestablecimiento de las relaciones con las autoridades de la UNSJ que fueron rotas exclusivamente por el presidente del Consejo Superior y los consejeros del mismo en 2017".

Tambien citan como un fundamento la "tranquilidad de conciencia" al haber mantenido y mejorado el servicio de la obra social y aseguran que dejan un plazo fijo en el Banco Hipotecario de un millón 200 mil dólares y que el servicio se brinda sin recortes de ningún tipo.

Sobre el final advierten además a los afiliados de DAMSU del desguase que se producirá cuando las autoridades de la UNSJ asuman la dirección de la obra social.




Cumpleaños:

Pablo Plana Castano

• Noticias breves

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios