AniversarioMayo 7, 2019

A 100 años del nacimiento de Eva Perón

Nació el 7 de mayo de 1919 en Los Toldos, provincia de Buenos Aires. Murió a los 33 y dejó su huella en millones de argentinos.

Imagen anterior Imagen siguiente
Eva Duarte de Perón

Eva Perón nació para ser nadie. Y para no tener nada. Y para pasar por este mundo casi con la fugacidad de un destello. No quiso nada de eso para su vida. Se convirtió en la mujer más importante de la historia argentina contemporánea: tuvo en sus manos el poder y la gloria. Y si bien su vida duró lo que un resplandor (murió devorada por el cáncer a los 33 años y sólo actuó seis años en la vida política y social de la Argentina sin ocupar un cargo formal) partió al país en dos y desató tanto amor y tanto odio sobre su vida, su figura y su obra, que aquella breve chispa se transformó en una llamarada que la sobrevivió por largo tiempo.

Es imposible intentar explicar a Eva Perón sin comprender primero a Evita Duarte. Nació el 7 de mayo de 1919 en Los Toldos, provincia de Buenos Aires. Era hija natural, adulterina, de un viajante de comercio que tenía dos familias (una en Chivilcoy y otra en Los Toldos). Eva Perón entregó su vida al amor por un solo hombre al que se aferró para siempre en su primer encuentro, Juan Perón. Y proclamó ese amor a gritos en los balcones de la Casa de Gobierno con el celo irreverente y candoroso de una muchacha. Lo era: tenía apenas 25 años cuando conoció a Perón.

Supo desde chica de la miseria y las humillaciones que viven los más multitudes. Ya en el poder, se atrincheró en la Secretaría de Trabajo y Previsión para entregar, personalmente, colchones y frazadas, camas y ropa, máquinas de coser y pelotas de fútbol, muñecas y bicicletas, trabajo y vivienda, a miles de personas que no tenían nada de eso. Cuando la tarea la desbordó (en las Navidades de 1947 repartió cinco millones de juguetes y en mayo de 1948 recibía cerca de doce mil cartas diarias según consigna Marysa Navarro en su libro “Evita”) creó la Fundación Eva Perón, una institución que extendió la ayuda social a todo el país.

Eva Perón en una imagen hogareña de 1951. Pinilides Fusco

Sus críticos calificaron su accionar como “asistencialismo”. Sus enemigos vieron en ese reparto de bienes una intención política definida: la de eternizar a Perón en el poder. Ella respondía con una frase: “Sangra tanto el corazón del que pide que hay que correr y dar, sin esperar”.

Eva Duarte llegó a Buenos Aires en 1935 con el sueño de ser actriz. Deambuló por papeles sin importancia en cine y teatro, dos ámbitos en los que mostró desde temprano su inquietud social. Contaba Hugo del Carril que en los altos de la filmación “La cabalgata del circo”, Evita le preguntó si recibía cartas de la gente pobre. El le contestó que sí y que no podía contestarles a todos. “Ah, no -le dijo entonces la joven aspirante a actriz a la figura consagrada- a los humildes siempre hay que darles una respuesta”.

Discurso de Eva Perón junto a Juan Perón en 1952. Archivo General de la Nación

Fue un drama, el terremoto de San Juan de enero de 1944, el que la unió a Perón en un festival que recaudaba fondos para las víctimas. Asumió desde entonces el papel estelar de su vida: dejó atrás para siempre a Evita Duarte y pasó a ser Eva Perón. Si el peronismo determinó la irrupción en la escena política de una clase social hasta entonces postergada, Eva Perón encarnó la voz y el reclamo de esa clase social. Y lo hizo con vehemencia, con pasión, una pasión en la que quemó su vida, con un lenguaje llano, claro, siempre y por lo mismo inaceptable. Dijo su verdad a gritos. Y la crucificaron por la osadía. Lo cierto es que en los seis años que abarca el breve paso de Eva Perón por la vida política argentina, sus mensajes, su lenguaje y sus sentimientos expuestos a flor de piel y sin pudores, generaron un amor irrenunciable y un odio irracional, como es de irracional el odio por naturaleza.

Usó para definir a quienes juzgaba sus enemigos un término académico de origen griego: oligarcas. En cambio, para sus seguidores usó términos lunfardos, arrabaleros y despectivos que sólo en su voz eran tolerados y cobraban valor afectivo: “grasitas”, “descamisados”. No necesitaba mucho más un país siempre propenso a dividirse en dos y en el que brota con serena furia la semilla de la venganza: quienes amaban lo que Evita era y quienes odiaban los que Eva Perón representaba se hicieron irreconciliables.

Unos la juzgaron poco menos que una santa, un hada protectora y bienhechora, una revolucionaria, una mujer empeñada en que la justicia social llegara a cada rincón de un país devastado. Otros la juzgaron una ambiciosa, aventurera, resentida egoísta y falsa, cargada de odio yde hipocresía.

Para descalificarla la definieron como una fanática. Pero precisamente esa era una de las condiciones que Eva Perón rescataba como su mayor virtud: “El mundo será de los pueblos si los pueblos decidimos enardeceros en el fuego sagrado del fanatismo”, escribió cuando ya se sabía arrasada por el cáncer. Tres años antes se había anticipado a la definición: cuando su médico le acercó la certeza inapelable de su mal destino, Evita lo despachó con un grito de coraje desesperado: “Yo no estoy enferma”.

Consciente de su final inevitable, el último año de su vida joven lo consumió en un intento frenético por preservar el gobierno de su marido, al que llevó a ver amenazado por los fantasmas tangibles de un golpe de estado. Aspiró a ser candidata a vicepresidenta en las elecciones de noviembre de 1951. Pero, o bien por presiones militares, o por la enfermedad que la corroía, o por ambas razones, debió renunciar a la nominación en el mismo acto que se había montado para consagrarla. Antes de hacerlo, y en un episodio cargado de dramatismo, único en la historia, mantuvo un diálogo memorable con la multitud que en la alta noche del 22 de agosto de 1951 le exigía que aceptara. Eva Dudó. Y ese contrapunto de ópera verdiana en el que la voz enroquecida de la primera dama pide entre lágrimas un poco más de tiempo para pensar, mientras miles de voces le gritan “¡Ahora, ahora!”, sintetiza aún hoy la parábola trágica de aquel país a punto de descuartizarse, atado a las cinchas de sus deseos y su impotencia.

Dos meses después, el 17 de octubre y para premiar su renunciamiento, Perón le prendió en el pecho, frente a la multitud y en los balcones de la Casa de Gobierno, la medalla de la Lealtad Peronista. El discurso de Eva Perón fue una despedida anticipada. Agradeció a quienes habían rogado por su salud. Profesó su fe de peronista incesante y enarboló tres frases inolvidables, rítmicas, musicales, conmovedoras, un pequeño himno dolorido y profético: “Yo no quise ni quiero nada para mí. Mi gloria es y será siempre el escudo de Perón y la bandera de mi pueblo. Y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la victoria”.

No parece ser tan cierto entonces que Eva Perón se convirtió en mito luego de su muerte joven. Fue condenada a ser mito aún cuando no había cumplido los 30 años, apenas quince después de haber huido niña de las tierras de Coliqueo y con el sueño de actriz a espaldas. Condena que aceptó como una misión: su pasión, sus desbordes, su concepción de la vida, alimentaron ese fuego que le depararía un papel nunca imaginado, lejos de la ficción, en un mundo real, con las responsabilidades de una estadista veterana y la edad y el aura de una emperatriz sin corona en un reino de utopía.

Los logros del peronismo, el protagonismo dado a obreros y sindicatos, la satisfacción a necesidades básicas de los más pobres, la nacionalización de los recursos fundamentales que pasaron a manos del Estado, la obra social encarada por Evita, dominaron aquellos años singulares, apasionantes, irrepetiblesbles de la historia aregntina. Tanto que opacaron los desatinos del gobierno.

En uno de sus últimos discuros, arriesgó: "Confieso que tengo una ambición, una sola y gran ambición personal. Quisiera que el nombre de Evita figurase alguna vez en la historia de mi Patria". Imaginaba figurar en una nota al pie del capítulo que esa historia dedicaría. Y agregaba: "Me sentiría debidamente, sobradamente compensada, si la nota terminara de esta manera: De aquella mujer sólo sabemos que el pueblo la llamaba, cariñosamente, Evita".

Supo que se moría. Hasta el final. Ya desguazada por la enfermedad dictó con un hilo de voz unas páginas incendiarias en las que desnudaba las miserisa del poder y de los poderosos, las inicialó una por una, las leyó enardecida a ministros y legisladores peronistas y las dejó para que la historia las conociera como "Mi mensaje2. Fiel a su estilo, tuvo un gesto desafiante de conquetería cuando intuyó que el telón de su vida estaba por caer: pidió a su manicura que, al morir, le quitara el esmalte rojo de sus uñas y le colocara uno incoloro.

El 26 de julio de 1952, Eva Perón cedió al embate del cáncer en la residencia presidencial que se alzaba en la calle Austria. Cerró sus ojos a las 20.25, según fijó para siempre la Secretaría de Prensa y Difusión. Horas después, su manicura, Sara Gatti, quitó el esmalte rojo de sus uñas y aplicó dos capas de brillo transparente "Queen of Diamonds", de Revlon.

El frágil destello de vida de Eva Perón se había apagado para siempre.

Fue un breve instante de esplendor. Pero cuánto iluminó.




FUENTE. clarin.com




Cumpleaños:

Marcela Cuello

Fallecido:

Ilda Vicente

El sepelio se realizará hoy, a las 10.30 horas, en el cementerio...
• Noticias breves

Esterilización de animales en los departamentos en el mes de mayo

En el mes de mayo, los quirófanos de la Secretaría de Ambiente se instalarán en nuevos destinos, en los departamentos Chimbas, Rawson, Pocito y Ullum. Quirófanos de la Secretaría de Ambiente Barrio Obrero- Sala de Emergencia- Rawson- Hasta el 31 de mayo Club Las Lomas- Hermógenes Ruiz, entre Vidart y Las Moras- Ullum- Hasta el 10 de mayo SUM Villa del Sur- calle Benavidez antes de Colón- Chimbas- Hasta el 10 de mayo Unión Vecinal Lote 12- Calle 3 de septiembre y Las Marías- Pocito- Hasta el 10 de mayo Barrio Fanzolato- Manzana E, Casa 4, calle Juan Fanzolato- Rawson- Hasta el 17 de mayo Villa San Damián- Casa particular, calle Fournier 557 Sur, entre Boulevard Sarmiento y Quiroz- Rawson- Hasta el 10 de mayo.

CONOCIMIENTO

En Capital capacitaron a las mujeres en metalurgia

En el marco del Programa de Responsabilidad Social Empresarial, la Municipalidad de la Ciudad de San Juan brindó capacitación metalúrgica a mujeres en situación de vulnerabilidad que están alojadas en los Hogares Beraca.

La comercialización de animales de la fauna silvestre es delito

La Secretaría de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable recomienda a la población evitar la adquisición de animales silvestres para tenencia doméstica. Inspectores de la Subsecretaría de Conservación y Áreas Protegidas realizan constantemente operativos de rutina. Según establece Ley Nº 606-L queda prohibido en el territorio provincial la caza de animales de la fauna silvestre, el hostigamiento, la destrucción de sus hábitats, refugios, nidos, huevos, etc., como así también, la apropiación, tenencia y transporte de los productos derivados de los mismos.

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios