ImágenesSeptiembre 21, 2012

Miguel Dávila: Pinturas

Por Eduardo Peñafort
Imagen anterior Imagen siguiente
Alblanco, 1968, oleo sobre tela.

Bajo la denominación “Pasión y riesgo/Fenómeno oculto de la creación”, desde el 13 de setiembre se expone un importante conjunto de obras del artista plástico Miguel Dávila, en el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson. En la Sala 1 se han ubicado pinturas de diversas épocas, cuyo análisis constituye el objeto de esta nota. El otro conjunto – la obra gráfica – será motivo de una reflexión diferente.

Conviene recordar que en un certamen de fines de la década del cincuenta el pintor había obtenido un Premio en San Juan, por este motivo a partir de la adquisición de “El burro” – título de la obra en cuestión – se convirtió en una figura conocida en el medio artístico de la Provincia, antes que su figura alcanzara proyección nacional. Ciertamente la obra que forma parte del patrimonio del MPBA es de una admirable calidad y alcanza todo su valor al ser expuesta junto con otras obras del período, situación que favorece su justipreciación como una creación más próxima a una intensa experiencia interna de su entorno inmediato – Chilecito, La Rioja - y con la impronta otorgada por los años de aprendizaje con Policastro y Spilimbergo.

A este período le corresponde propiamente la calificación de regionalismo y americanismo que se señala en algunas críticas. La mirada urbana ingresa con la nueva figuración, en la que el pentagrama de temas y recursos es muy diferente.

Sin embargo, una de las características de la producción artística de Miguel Dávila es su necesidad de experimentar en diversos estilos y adherir a diferentes corrientes artísticas, por ello, en esta exposición se descubre un artista totalmente diferente a la imagen conocida. Las alteraciones de la producción se refieren a los enfoques formales que establecen diferencias de códigos visuales, pero también a modificaciones de carácter estético – buscan provocar distintos efectos y experiencias -.

Si bien las pinturas expuestas han sido realizadas a lo largo de casi cincuenta años – que llegan hasta los primeros del siglo XXI -, el curador ubica el comienzo en su adhesión a la ”Nueva figuración” y el desarrollo está constituido por las derivas posteriores a la década del 70. Se trata de una lectura válida, puesto que participó de la vida artística parisina con n Rómulo Macció, Ernesto Deira y Luis Felipe Noé. Además de la búsqueda de una nueva forma de dibujar lo real, en esa etapa se observa la continuidad en la atención a lo humano, una gran recurrencia del uso del acrílico – que simplifica los efectos del color - y la preferencia de realizar pinturas de formato grande – que imponen al observador ubicarse a cierta distancia para alcanzar el sentido de las composiciones -.

Desde un cierto punto de vista, como lo ha repetido en varios reportajes, para Dávila lo esencial del arte es la expresión y, en tal sentido, la comunicación pasa a ocupar un lugar subalterno. De allí la insistencia en experimentar a riesgo de no ser interpretado ni entendido de manera inmediata. El arte es una serie comunicacional abierta. Esta idea resulta particularmente ilustrada en sus películas experimentales – un aspecto que muchos artistas de su época no se atrevieron a indagar -. Una cinta donde esta posición queda clara es “Improvisación”, un corto en el que un grupo de músicos Squizojam, es interpretado por líneas o luces. De carácter hermético, hoy se puede decir que se anticipaba a muchas formas de expresión audiovisual. Una construcción de indudable calidad es el registro fílmico del mural “Semejantes, no iguales”, base del libro “Bocetos”, que por otra parte permite entrar en el mundo de las con conceptualizaciones. El aspecto de los videos – en especial los que se realizaron en la década del 70 – fusionan lenguajes, pero también demuestran intereses del pintor que exceden la tradición.

Entre los destacados antecedentes del artista se encuentra el haber contribuido con la fundación del Museo Municipal de Bellas Artes de La Rioja, obtuvo numerosas distinciones entre las que se recuerdan:: Premio Banco de la Provincia de Córdoba (1959), Primer Premio, Sociedad Argentina de Artistas Plásticos (1962), Premio a la Mejor Producción, Fondo Nacional de las Artes (1972), Premio Palanza (1975), Gran Premio de Honor, Salón Nacional de Bellas Artes (1980) y Premio Famatina de Plata (1995).

Seguramente con el tiempo se podrá reconstruir una obra que excede la pintura y avanza sobre los caminos que se abrieron en la inquietante producción estética de la segunda mitad del siglo XX.




Cumpleaños:

Aída Vanesa Giampietro

Odontóloga
• Noticias breves

EMICAR vuelve a Ullum en noviembre

Según lo informado por la municipalidad de Ullum, el curso y la evaluación teórica se realizará el 8 de noviembre y la Evaluación práctica el 16 del mismo mes. Las inscripciones ya se encuentran abiertas en la Secretaria de Gobierno en el edificio municipal de lunes a viernes en horario de 7 a 13. Los interesados deben ir con fotocopia de DNI, constancia de CUIL y grupo sanguíneo. El valor de inscripción $500.

El quirófano móvil de Salud Pública está a full en Rawson

El quirófano móvil, dependiente de la Sección Zoonosis del Ministerio de Salud Pública, está presente en la tradicional esquina rawsina de avenida España y República del Líbano. En esta esquina permanecerá el tráiler estos días hasta el 2 de noviembre inclusive. Los turnos se sacan en el mismo lugar, y hay que apurarse, porque el cupo es limitado.

PARA PELEAR A LAS CERVEZAS

Los vinos van contra la inflación y congelan sus precios

Los argentinos toman cada vez menos vino. Para contrarrestar la tendencia, los productores prometen pelear con bajos precios

Vuelve la Fábrica de Trovadores a recorrer la provincia

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Turismo y Cultura comienza la temporada de gira del taller Fábrica de Trovadores. La propuesta se realiza en coordinación con los municipios.