ÚLTIMO MOMENTO
  • Argentina y Países Bajos juegan por un lugar en semifinales
  • Los 11 de Argentina para enfrentar a Países Bajos
  • Brasil se quedó sin mundial tras perder por penales ante Croacia
  • Pasó en auto por la casa de su expareja, la amenazó de muerte y fue detenido
  • Conmemoraron en el Cine Teatro Municipal el Día Internacional de las Personas con Discapacidad

logo

2022-11-17 08:49:05

Un continente en vilo por un misil

“Las sospechas giraron inmediatamente hacia Rusia como responsable de disparar el arma que acabó con la vida de dos personas, pero las autoridades del país invasor se desligaron inmediatamente del hecho, aduciendo que sus ataques son precisos en territorio ucraniano y a una distancia no menor de 35 kilómetros con respecto a la frontera polaca”

Por Mariano Eiben

Días atrás, la explosión de un misil en Polonia le quitó el sueño al continente europeo. En un momento bisagra de la guerra, donde Ucrania parece navegar con viento en popa al recuperar ciudad tras ciudad, esa explosión en territorio de la OTAN causó un estado de shock por las consecuencias que podía traer consigo.

 

Las sospechas giraron inmediatamente hacia Rusia como responsable de disparar el arma que acabó con la vida de dos personas, pero las autoridades del país invasor se desligaron inmediatamente del hecho, aduciendo que sus ataques son precisos en territorio ucraniano y a una distancia no menor de 35 kilómetros con respecto a la frontera polaca. Las investigaciones han seguido su curso y, a día de hoy, la teoría que cobra más fuerza es que el misil provenía del sistema de defensa ucraniano.

 

Está hipótesis fue sostenida por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en reunión con sus pares del G-7, a la vez que recibió un guiño de parte del portavoz de Putin: «Presten atención a la reacción medida de los estadounidenses, que contrastó con la reacción absolutamente histérica de la parte polaca y de otros países». El presidente de Polonia, Andrzej Duda, afirmó también que no hay pruebas de que el misil fuera un ataque intencionado de Moscú. Según Duda, se trata de un aparato de fabricación rusa, pero que es probable que el cohete fuera disparado por las fuerzas ucranianas para derribar un misil ruso; por eso, Polonia no invocará ante sus socios de la Alianza el artículo IV del Tratado del Atlántico Norte, que prevé consultas entre aliados cuando esté amenazada «la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las partes».

 

Siguiendo esta línea, la OTAN ha expresado su solidaridad con las víctimas fatales de la explosión y vuelve a culpar a Rusia por lo acaecido al continuar con bombardeos injustificados sobre población civil, además de mostrar su apoyo a Polonia por la difícil situación fronteriza. Por su parte, Ucrania ha pedido acceso al lugar de la explosión para llevar a cabo sus propias investigaciones. En ese sentido, el gobierno alemán ha anunciado que ofrecerá a Polonia el refuerzo de su espacio aéreo con cazas y estudia ampliar el despliegue del sistema antimisiles en Eslovaquia hasta el 2024.

 

Para caldear un poco más el clima, Rusia lanzó ayer una gran oleada de misiles que provocaron explosiones en 13 provincias de Ucrania. Se trata de la mayor ofensiva contra infraestructuras clave realizada con cohetes desde el inicio de la invasión. Los ataques se produjeron en plena celebración de la cumbre del G-20, en el que la mayoría de los países más poderosos acordaron un comunicado de condena a la guerra rusa en Ucrania, afirmando que el mencionado bombardeo es una muestra cabal del desprecio que siente Putin por la cooperación internacional. También se criticó el coqueteo que ha hecho Rusia con la opción nuclear para resolver el conflicto, algo que ha alertado al propio Xi Jinping, máximo mandatario de China, que si bien ha sido aliado histórico de Putin, en el último tiempo se ha mostrado más razonable, dentro de lo que se puede esperar de él.

El invierno se acerca y el continente europeo continúa en vilo por una crisis que, en un abrir y cerrar de ojos, cumplirá un año.


Fuente:
 Nuevo Mundoedición 615 del 16 de noviembre de 2022