ÚLTIMO MOMENTO
  • Gana Argentina con un gol de Molina y todo el país sueña con la semifinal
  • Los 11 de Argentina para enfrentar a Países Bajos
  • Brasil se quedó sin mundial tras perder por penales ante Croacia
  • Pasó en auto por la casa de su expareja, la amenazó de muerte y fue detenido
  • Conmemoraron en el Cine Teatro Municipal el Día Internacional de las Personas con Discapacidad

logo

2022-11-23 09:59:09

La iniciativa popular

La iniciativa popular


Por Alejandra Dománico


“…Una quinta parte de las leyes aprobadas por el Congreso de la Nación a partir de la Reforma de la Constitución de 1994 han sido impulsada por petitorio de particulares vía plataformas on line ...”, ”...entre algunas: “la de protección a Electro dependientes; la que crea el Programa de acompañamiento para  adolescentes y jóvenes  sin cuidados parentales; la que autoriza el uso medicinal, terapéutico y paliativo de Cannabis por indicación médica; la que Prohíbe la carrera de Galgos...” Nos dice la Agencia noticiosa Télam.

 

Otros portales dan información similar: “En CABA un grupo de vecinos, ha presentado un proyecto de ley para derogar la legislación local que habilita la venta de terrenos en Costa Salguero” (diario Clarín -11/04/2021)

 

Esta facultad de proponer ideas, es posible gracias a una herramienta constitucional de participación ciudadana (democracia semidirecta) llamada “Iniciativa Popular”, que consiste en el derecho que tiene todo elector, bajo determinadas circunstancias y cumpliendo ciertos requisitos, de proponer un proyecto de ley para su sanción, o para la modificación o derogación de leyes ya existentes.

 

Las Provincias en general, y CABA han incluido este derecho en sus Constituciones y en la Constitución Nacional, con la reforma de 1994 fue consagrado en su artículo 39.   En este artículo se establecen las pautas básicas de procedencia de esta figura, responsabilizando al Congreso a sancionar una ley que la reglamente. Expresa, además, que no serán objeto de iniciativa popular, proyectos referidos a reforma constitucional, tratados internacionales, tributos, presupuestos y materia penal y que la Cámara de Diputados será el órgano competente para recibir esa Iniciativa, exigiendo contar con el aval de un porcentaje del padrón.

 

La ley que reglamenta a nivel nacional esta potestad ciudadana es la 24.474/96. Establece como requisitos para presentar un proyecto: a) redactar la petición en forma de “Proyecto de Ley”; b) explicar la situación real que se pretende mejorar con la iniciativa; c) los antecedentes que pudieren haber; d) individualizar el sector de la población que se vería beneficiada con el proyecto; y e) un calculo de gastos y beneficios que convierta al proyecto en factible.

 

Así elaborado el proyecto debe contar con la aprobación del Defensor del Pueblo y el apoyo del 1,5 del padrón electoral, (no de todo el país, siendo suficiente que represente como mínimo, seis distritos electorales), debiendo adjuntarse al proyecto la planilla que identifique a cada ciudadano que lo avala. Presentado en la Cámara de Diputados, ésta tiene un año para tratarlo, según el texto constitucional, siguiendo en los hechos el mismo tratamiento de cualquier otro proyecto de ley.

 

En la práctica, hay plataformas como change.org o Juntemos firmas.org, que han implementado sistemas on line para adherir a los distintos proyectos que ellos mismos publican y promocionan. “...Quienes inician peticiones son personas comunes que creen que pueden ser escuchados en el congreso a través del apoyo de quienes adhieran con sus firmas, por ello ponemos a su disposición la posibilidad que con un simple clic efectuado en sus dispositivos, logren ese acompañamiento” (Gaston Wrigth, director de Change.org)

 

Volviendo a la nota inicial de Télam, nos permitimos opinar que es optimista y no muy ajustada a los números reales (al menos a nivel nacional), ya que la experiencia y los medios nos informan que a esta figura no se le da un uso satisfactorio, ya sea por desconocimiento, por imposibilidad de cumplir con los requisitos de la ley o por falta de tratamiento ya dentro del Congreso.

 

Finalmente creemos, puede ser una buena “idea” (iniciativa) proyectar una ley superadora de la actual (24.747/96) que promueva la difusión de este importante derecho y lo haga más accesible.

(*) Abogada, delegada provincial de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina, juez de Paz letrada, integrante de la comisión directiva de Conciencia San Juan

Fuente: Nuevo Mundoedición 618 del 22 de noviembre de 2022