ÚLTIMO MOMENTO
  • San Juan llevó su poesía al Festival de Cosquín
  • La NASA difundió una imagen de Marte. Mirá qué se forma
  • El Gobierno le paga al FMI USD 1.400 millones y busca negociar un desembolso de USD 5.400 millones
  • Certificado de discapacidad: algunas personas ya no tendrán que hacer renovaciones
  • Planes especiales de OSP: Piden 15 días de antelación para la gestión por medicamentos

logo

2022-12-22 08:54:34

La algarabía y el salvajismo desde el viejo continente

“No pueden entenderlo, no entra en sus cabezas que la alegría vaya de la mano de la destrucción y de la puesta en riesgo de la propia vida”

La consagración de Argentina en el mundial de Qatar no pasó desapercibida en ámbito alguno, desde aquellos respiran fútbol hasta los que creen que la pelota pica «porque tiene un sapo adentro», como se le suele decir al que no tiene interés en este deporte; tampoco los distintos rangos etáreos han sido indiferentes, ya que la principal charla en estos días y en todas las edades fue la vertiginosidad del partido.


Menos desaparcibido fue el festejo posterior, dado que pocas veces en la historia de la humanidad se ha dado una concentración popular semejante motivada por un triunfo deportivo. El color, la alegría, la «abuela la,la,la,la,la», la emoción… todos fueron ingredientes que despertaron simpatía en el ciudadano europeo; simpatía y admiración por ese sentimiento tan fuerte y la niña vergüenza para demostrarlo.

Pero la moneda siempre tiene dos caras y el desenfreno, el vandalismo y la locura generalizada también hicieron mella; no solo eso, sino que terminaron opacando lo que en un principio había sido admirado y, como siempre, se trata de la imagen que es el país al mundo. Partiendo de la base de que el presidente francés Emmanuel Macron dijo presente, no solo en el partido, sino también en el vestuario para dar palabras de aliento al equipo derrotado, y el presidente argentino fue vetado por los campeones para no ser usados políticamente.

La destrucción, las peleas, las caídas que generaron heridos graves y hasta comas, pueden entenderse en palabras de uno de los tertulianos del programa de televisión más visto de España, que dijo que habría que preguntar a los argentinos si preferirían que el gobierno solucionara los problemas económicos del país o que la selección ganara el mundial, y que la respuesta estaba frente a nosotros.

No pueden entenderlo, no entra en sus cabezas que la alegría vaya de la mano de la destrucción y de la puesta en riesgo de la propia vida. Es igual al segmento «no te lo puedo explicar, porque no vas a entender» de la canción que marcó el mundial, pero en un tono negativo y que ha demostrado ser una nueva oportunidad desperdiciada para olvidarnos, al menos por unos días, de los problemas cotidianos que azotan a la población.

Al ver las imágenes desde otro lugar, pensaba en Nelson Mandela y en la película Invictus, que cuenta cómo hizo el presidente sudafricano para utilizar al mundial de rugby organizado por su país y el campeonato conseguido por su selección para unir a una nación que apenas dejaba atrás el terrible apartheid y que tenía el resentimiento a flor de piel. ¿Podría lograrse algo así? ¿Podríamos considerar esa posibilidad, o el año electoral que se nos viene encima es otra ocasión para juntar los míos con los míos y los tuyos con los tuyos? Lo irónico es que nadie puede decir que eso solo pasa en las películas, ya que ocurrió en la vida real.

Al final, una vez más,la población y la dirigencia demostraron que no están a la altura, que no pueden expresar amor/devoción sin caer en la locura y en el salvajismo. Pasó en un momento de tristeza para muchos como el velorio de Maradona y volvió a ocurrir en un momento de felicidad como el campeonato del mundo. Retomando el razonamiento del periodista español, hay que decir que el mundial ya lo tenemos; a ver si ahora demostramos el mismo fervor cuando tengamos que luchar por las causas que dignifican la vida.


Fuente:
 Nuevo Mundoedición 637 del 21 de diciembre de 2022